Argentina, ¿el país menos feliz del mundo?

“El más terrible de todos los sentimientos es el sentimiento de tener la esperanza muerta”. (Federico García Lorca)

Escribe: Cristina Pablos

Según un estudio realizado hace un tiempo por IPSOS GLOBAL ADVISOR, Argentina es, entre varios países, el país donde la gente es más infeliz de acuerdo a inseguridad, educación y corrupción.

Por supuesto, Venezuela ocupa el primer puesto en infelicidad y Finlandia el primero en ciudadanos felices. Vivimos en un país donde se acumulan la suma de todas las tristezas; un país especialista en destruir sueños, especialmente, sueños de progreso.

Según el artículo 36 de la Constitución, luego de la reforma de 1994, la corrupción está considerada dentro de los delitos de lesa humanidad, es decir, no prescriben. Sin embargo, la Justicia está dando la libertad a varios presos por corrupción. Sin contar a Milagro Sala, Boudou, Zaffaroni y otros pidiéndole al presidente el indulto o una amnistía, ¿no sería más saludable que demostraran su pretendida inocencia en un juicio?

Ahora intiman a jubilarse a jueces y fiscales para cubrir esos cargos con magistrados afines… ¿eso, no es corrupción, también? Con el kirchnerismo en la Justicia se romperá el sistema democrático y republicano.

Como si sobraran vacunas, ahora las politizaron; vacunando a funcionarios, concejales, diputados y jóvenes de la Cámpora, sin pertenecer a los grupos de riesgo, ¿eso, tampoco es corrupción?

Por el otro lado, se está llevando a cabo un ataque feroz contra 12 empresas alimenticias por el desabastecimiento y las amenazan con cobrarles $10 millones de multa. Ya se fueron Mercado Libre, Lan, Fallabella; están en eso Claro y Fargo. ¿Sabremos vivir con lo nuestro en un mundo globalizado?

Es incierto si Argentina brindará las condiciones mínimas necesarias para darnos una oportunidad. Lo que quizá ya se haya perdido para siempre es ese estado idílico de ensueño perpetuo, porque después de tantos embates y desencantos, de crisis y volatilidad, lo que nadie encuentra ya en ningún lado es tranquilidad.

Yo, particularmente, hace rato que dejé de ser feliz en mi país. Trato, y tratemos todos, de serlo en nuestra burbuja (palabra de moda): la familia, el trabajo, los amigos, mientras encontramos la salida del laberinto que la hay, con seguridad.

Seguinos Facebooktwitterlinkedin

1 comentario en “Argentina, ¿el país menos feliz del mundo?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat