[Argentinadas] Asumilo, la primavera ya no es lo que era

Ya llegó la primavera/ y empezaste a estornudar…

Escribe: Raquel Baratelli

Quien diga que la primavera es la mejor de las estaciones del año, claramente está en una fase de negación eco estacional. Aceptemos de una buena vez, chicos, la otrora estación cordobesa del amor, templada, verde y reluciente, viene perdiendo aceite.

En los últimos años, septiembre se ha convertido en otro mes de vientos tórridos que cubren la vida de un sepia terroso que no te deja ver los retoños incipientes; los pastos crujientes y las cuencas hídricas en jaque claman por la lluvia, que se hace rogar, los incendios prometen escasos brotes tardíos y el humo diario provee más contaminación al ambiente. 

Digamos la verdad, viejo, la primavera no es la que sabía ser, hoy es la temporada archienemiga de los alérgicos, las temperaturas se han vuelto impredecibles y las lluvias demoronas, hasta Cupido entra en crisis para estas épocas.

Aceptemos de una buena vez, chicos, la otrora estación cordobesa del amor, templada, verde y reluciente, viene perdiendo aceite.

Que el calorcito de la tarde no te engañe, a la mañana necesitarás el gamulán, todavía puede caer la helada negra, incluso alguna que otra nevadita descolgada.

Sin embargo, el primero de septiembre las plantas se empecinan en brotar, los pajarillos se apuran en renovar los nidos y algunos valientes osan programar el picnic del día del estudiante en medio del tierral y ante la posibilidad de una lluvia torrencial.

En octubre, los árboles lucirán su verde intenso, los jardines y las plazas estarán florecidos, habrá pichones en los nidos, hasta puede que alguien se enamore.

Al fin y al cabo, no todo está perdido, a pesar de los pesares cada veintiuno de septiembre festejamos la llegada de la tan ansiada primavera.

Y aquí estamos…

También podés leer:

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.