“Blue Monday”: por qué el lunes 18 fue el día más triste del año

Escribe: Luciana Piva

El día de la Luna no cuenta con un gran número de seguidores. Cada domingo a la noche se puede oír en la amplia mayoría de los hogares el “otra vez lunes”. Este día marca el final del fin de semana y es el primero hábil, dando inicio a un nuevo período laboral.

De hecho, se ha cargado con tan mala fama, que estudiosos han realizado cálculos que llevan a la conclusión de que el día más triste del año es justamente un lunes: el tercer lunes del año es el blue Monday o lunes triste.

Existen muchas discrepancias y desacuerdos con respecto a esta efeméride que figura en el listado internacional, pero lo cierto es que un grupo de científicos, psicólogos y matemáticos comunicó en 2011 esta afirmación e instauró este recordatorio en los calendarios basándose en algunos principios tales como:

  • El tercer lunes del año el cuerpo termina de recomponerse del período de las fiestas: reuniones y festejos, despedidas de año y cierres de etapas, comidas poco saludables y abundantes, alguna copa, sonidos elevados y demás ingredientes que hacen de diciembre un mes tan alegre. Para este lunes, todo eso ya definitivamente quedó atrás.  
  • El final del año trajo balances, sueños y nuevos propósitos para alcanzar en el siguiente. El tercer lunes del año nos pone en aprietos: ¿iniciamos ese proyecto? ¿comenzamos con ese cambio? ¿resolvimos aquella cuestión? Generalmente, la respuesta a la mayoría de esos planteos es negativa. Y este día nos lleva a ver que ya entramos de lleno en el nuevo ciclo y nada hemos cambiado, todo sigue exactamente igual.

¿Te sentiste extraño ayer? ¿Tal vez desanimado? ¿Quizás molesto? Si es así, probablemente caíste en las garras del Blue Monday.

Pero a no desanimarse. Cada día puede ser el final o el comienzo de algo nuevo. Anotá en tu agenda, pegá un recordatorio en la heladera que te aliente a recordar cada mañana que hoy puede ser ese día.

¿Y por qué me traen una noticia vieja? Ayer fue lunes…

Porque mi abuela decía que, si no le ves, no duele o duele menos. Y yo le creo más a ella que a los científicos. Felicitaciones, ya sobreviviste al día más triste del año y no lo habías notado.

A encarar con alegría los que siguen. 

Seguinos Facebooktwitterlinkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat