[Buena vida] Los beneficios de la actividad física en la salud sexual

Escribe: Prof. José Morales

Hacer actividad física mejora en gran medida la calidad de las relaciones sexuales, ya que prepara nuestro cuerpo para la excitación y mejora las disfunciones eréctiles (dificultades para lograr una erección, por ejemplo).

Se sabe, como ya comenté otras veces, que la actividad física aporta muchos beneficios… mejora tu imagen corporal, te sentís con más energía y mejora tu salud, pero, además, está comprobado que aumenta el deseo sexual y mejora las relaciones sexuales.

El entrenamiento físico REGULAR (como están leyendo, R-E-G-U-L-A-R) mejora nuestro sistema cardiovascular, aumenta la capacidad pulmonar y tonifica nuestros músculos, motivos más que suficientes para aportarnos mayor resistencia y potencia en la cama.

Cuanto mejor es la circulación de sangre en los genitales, más fácil llegás a excitarte y más intenso será tu orgasmo, ya que habrá más nutrientes y oxígeno al circular más sangre, necesarios para un rendimiento óptimo.

En el caso de las mujeres, está comprobado que aquellas que hacen ejercicio regularmente tienen la capacidad de llegar al orgasmo más rápida e intensamente. Cuando una persona está depresiva, estresada o con la autoestima baja, suele bajar su deseo sexual pudiendo generar impotencia.

Durante la actividad física, sobre todo durante el entrenamiento de fuerza, se destaca la liberación de hormonas tanto estrógenos en la mujer, como testosterona en el hombre y la adrenalina, las mismas que se vinculan con la aparición del deseo sexual y que explicaría el hecho de que cuando hacemos ejercicio aumente notablemente nuestra libido, nuestro deseo.

Las endorfinas que liberamos nos hacen más fácil lograr el placer en nuestros encuentros sexuales.

Las endorfinas

Cuando la excitación aumenta, las endorfinas (hormonas responsables de la sensación de placer, además que actúa como analgésico ayudando a inhibir el dolor) entran en juego y llegan a su máxima concentración en el momento del orgasmo.

El ejercicio físico estimula la producción y liberación de endorfinas y, además, consigue intensificar la actividad del sistema nervioso, potenciando la transmisión de sensaciones placenteras, aumentando la sensibilidad, favoreciendo el placer en todos los sentidos y una vez pasado el momento de mayor placer, la relajación física total.

Es decir, que cuanto más frecuente sea nuestro entrenamiento físico, más endorfinas son las que liberamos y eso nos hace más fácil lograr el placer en nuestros encuentros sexuales.

Por otra parte, practicar sexo además de ser un placer tanto para el cuerpo como para la mente, proporciona una piel hermosa, un pelo más radiante, disminuye los dolores de cabeza, previene el insomnio, ayuda a prevenir el cáncer de próstata en el hombre y regula los ciclos menstruales en la mujer, mejora nuestro humor, quema calorías y pone en funcionamiento muchos músculos, refuerza nuestro sistema inmunológico (aumenta nuestras defensas para prevenir y combatir enfermedades), nos hace más optimistas, elimina el estrés, las penas y nos hace sonreír más.

Resumiendo, hacer actividad física mejora….

1. Tu desempeño sexual.

2. Aumenta tu libido (deseo sexual) sobre todo cuando entrenas intensamente.

3. Incrementa tu resistencia física para que tengas una actividad sexual más larga y placentera.

4. Liberas más endorfinas que sumado a la actividad sexual, te sentirás mucho más contento, satisfecho y menos estresado.

5. Mejora tu imagen corporal.

Considera la salud sexual como uno de los puntos claves para lograr tu bienestar general.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.