[Buena Vida] Qué tener en cuenta para organizar un plan de entrenamiento

Escribe: José Morales

1. Preguntar el o los objetivos que buscan: bajar de peso, aumentar la masa muscular, para endurecer, mantenerse, por salud, como complemento al deporte o simplemente por bienestar y sentirse bien, es decir para despejarse.

2. Si la persona dispone de alguna enfermedad metabólica (Diabetes, Hipertensión, Hipotiroidismo, Hipertiroidismo) u alguna enfermedad de cuidado.

3. Si presenta o presentó alguna lesión como tendinitis, esguinces, fracturas, luxaciones, rotura de meniscos, hernia de disco, etc.

4. Si presenta o presentó dolor en alguna articulación, cuello, columna, cadera, rodillas, hombros, etc. para darles ejercicios adaptados para que puedan hacer la actividad que les gusta sin ningún riesgo. 

5. Evaluar asimetrías posturales, es decir, ver si el cuerpo presenta malas posturas, ya que si bien el alumno, puede venir por otros objetivos, muchas veces no saben si tiene una mala postura, escoliosis, hipercifosis, hiperlordosis, genu varo (rodillas hacia afuera), genu valgo (rodillas hacia adentro), etc.

Imagina si le descubres esas asimetrías, y les ayudas a corregirlas con ejercicios. Tu alumno chocho de la vida. Recuerda que en algunos casos de esas alteraciones posturales pueden corregirse o permitir que no avancen para posteriormente evitar problemas mayores.

6. Si la persona venía realizando actividad física, ya que no es lo mismo una persona sedentaria a una que venía haciendo, incluso por más que la persona quiera hacer aparatos y nunca hizo, pero estaba jugando al fútbol, eso suma respecto a la persona que es sedentaria.

7. Si traslada cargas (pesos) pesados en el trabajo o vida cotidiana, ya que de ser así y la persona quiere aumentar la masa muscular, entrena y de ahí se va a trabajar, no es aconsejable que levante cargas pesadas o que haga entrenamientos muy intensos, ten en cuenta que esa persona sigue su vida trabajando….

Lo bueno es que, con el ejercicio practicado de manera regular, mejorará mucho su estado físico y mental que se verá reflejado en la productividad del trabajo y en la vida cotidiana.

8. Si en el día está mayormente parado, sentado o caminando. Esto es muy importante, ya que por ejemplo si la persona trabaja mucho sentada, puede tener acortamientos (tensos) determinados músculos que hay que estirarlos, además de entrenarlos para evitar con el tiempo dolores en determinadas zonas del cuerpo, como así también fortalecer ciertos músculos que estarán debilitados por la posición de sentado.

Lo mismo si la persona camina mucho o está mucho tiempo parado y sumado a que tiene sobrepeso, darles parte del trabajo, acostado para que no cargue demasiado las articulaciones, etc.

9. Preguntar su régimen nutricional (su alimentación diaria), ya que como muchos saben, la alimentación es lo más importante. Si la persona quiere bajar de peso, se “mata” en el gimnasio y no se alimenta bien, nunca verá resultados.

10. Preguntar si la persona se realizó (y hace cuanto) un chequeo médico para ver si su cuerpo está en condiciones de realizar determinada actividad.

Disfruta de tu entrenamiento. Tu cuerpo y mente estarán agradecidos. Date una oportunidad. ¡La actividad física es lo más lindo que hay!

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *