Chau Cacho: se nos fue una leyenda del fútbol de la región

Se nos fue Cacho, nomás. Y hablamos en primera persona, porque la gente que se destaca en su labor y es buena gente, lo consideramos patrimonio de todos. De un pueblo, de una región, de un país o de la humanidad.

Con 79 pirulos a cuestas, Francisco “Cacho” Fiandino, se fue a dirigir a otras latitudes, menos terrenales, más cerca de los arcos del cielo.

Una neumonía le complicó la existencia y terminó con el peor final para este reconocido hombre del fútbol de la provincia. Un DT que gozaba de un amplio reconocimiento, respeto y afecto en una amplia región del centro y sur de Córdoba.

Fue un trotamundos del fútbol, anduvo por muchos lados, pero por estos lares supo ganarse aplausos, cariño, trofeos y grandes amistades.

No vamos a enumerar su extenso currículum. Pero hizo historia en Río Cuarto, Villa María, General Deheza, Las Perdices, Ticino y muchos sitios más. Anduvo por el sur, por Estados Unidos y varios puntos más. Hizo debutar a quien con los años sería un gran capitán, el Cholo Guiñazú, y tuvo que ver bastante con el desarrollo futbolístico de Julio Buffarini.

Dirigió en primera, pero también en inferiores. Un maestro del fútbol para los pibes que tejen el gran sueño de jugar en la cancha grande.

Y tuvo sus lindas locuras, claro. Como cuando a los 76 años se fue en una Zanella que le habían regalado para el Día del Padre, desde Las Perdices hasta Oliva, para no faltar a un entrenamiento.

Su partida causa mucho dolor, sin dudas. Pero, nos deja el mejor de los recuerdos de alguien, que más allá de su oficio o profesión, sobresalió por su calidad y calidez humana.

Un buen tipo, que se le dice.

Hasta siempre, Cacho.

Facebooktwitterlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat