¡Chau invierno! Postales de la estación más linda del año

La primavera ya está con nosotros. Su llegada levanta el estado de ánimo y dibuja una sonrisa en nuestras caras. La estación del amor tiene otro aire: días más cálidos y alegres, noches que invitan a quedarse, un paisaje cotidiano renovado y un recatado destape que anticipa el verano que vendrá. Pero la estación más esperada del año también tiene otras postales.

Ha pasado mucho tiempo desde las primaveras hippies de los años ’60 donde todo parecía ser “sexo, drogas y rock and roll”; desde las edulcoradas primaveras de las películas del Club del Clan de los ’70; y desde los picnics a la canasta en parques y plazas durante los ’80 y ’90.

Muchos padres y abuelos abandonaron la imagen campestre, tipo familia Ingalls, que tenían de la estación del amor cuando vieron a hijos y nietos consumir hectolitros de alcohol, desfallecer en una rave en los bosques de Palermo, o cuando, sin irnos más lejos, la Costanera se convierte en un muestrario de chicas de oferta ligeras de ropa, cuerpos sudorosos y bocas sedientas, ombligos danzantes y falsos pilotos de Fórmula 1 que buscan llevarse la vida por delante. Pero, ¿todo tiempo pasado fue mejor?

La primavera, se sabe, es la estación del amor. Los poetas se inspiran en ella, los enamorados copan las plazas y parques, y los piropos más groseros se confunden con las frases más delicadas. El “bichito de la primavera” y los “ratones” hacen estragos entre excitados adolescentes (y adultos también) incentivados por aires primaverales, parecen animarse un poco más en casa y fuera de ella.

En Internet existen millones de sitios web dedicados a la primavera. En el ciberespacio, una especie de cambalache virtual, se puede encontrar cualquier cosa. Desde un lugar llamado “Primavera XXX” que oferta a mansalva desnudos de jovencitas, hasta otro sitio español denominado “Eterna primavera” que ofrece “perros sementales para montas y cachorros para exposiciones”.

Entre las rarezas, una se destaca: “Feliz Primavera” no es sólo una expresión de buenos deseos, sino también una compañía de Hong Kong especializada en la venta de zapatos argentinos para bailarines de tango. Para muchos, la red de redes se ha convertido en una “primavera virtual”.

“Primavera 0” se llamó una de las canciones menos conocidas de una de las mejores bandas que parió el rock nacional: Soda Stereo. El grupo, que había tomado forma durante una primavera de comienzos de la década del ’80, tras 14 años de carrera decidió separarse. Lo hizo con un recital en el estadio de River Plate el 20 de septiembre de 1997. El último concierto, como no podía ser de otra manera, se prolongó hasta las primeras horas de la nueva primavera. Tiempo después volverían a juntarse. Fue en la primavera de 2007.

Desde tiempos remotos, la humanidad tuvo una particular relación con la primavera. Siempre se la vinculó con el renacimiento de la naturaleza y la vida. Los griegos tenían su propia divinidad que representaba a la primavera: Perséfone, hija de Démeter, diosa de la fecundidad de los campos. Los romanos la llamaban Proserpina. Algunos pueblos escandinavos prolongaban sus borracheras durante semanas, ya que la llegada de la primavera era motivo de festejos. Claro que muchos no esperaban necesariamente la nueva estación para sucumbir a los efectos del alcohol.

Un amplio abanico de objetos y eventos recibe o recibió el nombre propio de “Primavera”, a saber: un festival de música dance en Barcelona, un servicio técnico de una empresa informática, un banco que otorga créditos vía on line, una radio anarquista de un país del este europeo, un plan económico argentino, una canción del mexicano Santana, entre otros.

Un proceso democratizador ocurrido en la Checoslovaquia comunista en 1968 fue bautizado con el nombre de “Primavera de Praga”; “Prohibido suicidarse en primavera” se llama uno de los textos más recordados del español Alejandro Casona; “Nunca Primavera” fue el sugestivo nombre de una banda de rock platense…

En fin, por acción u omisión, la primavera siempre está presente.

¡Bienvenida!

Leé más:

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.