29 de enero de 2022

Corazoncitos Solidarios: “No pudimos recuperar nada, se perdió todo”

La organización solidaria sufrió días atrás el derrumbe de la habitación donde funcionaba el ropero comunitario luego de que, por el cortocircuito de un cable, se prendiera fuego el lugar.

Escribe: Carolina Durand

El merendero y ropero comunitario “Corazoncitos Solidarios” funciona en la zona del ex Matadero, a una cuadra de ruta 4 y el peladero de pollos.

Pasado el mediodía del pasado viernes 12 de noviembre, los hijos de Natalia Peralta, referente de la organización, notaron el fuego y dieron aviso a su madre de lo que sucedía.

“Cuando vi el fuego en cercanías a los náilones de la pieza de los chicos atiné a llamar a los vecinos para que me ayuden a apagarlo. Tengo agua de bombeador por lo que fue bastante complicado el trabajo, pero, pudimos controlarlo”, explicó Natalia.

El techo precario de la estructura tenía chapas y tirantes, debido a las lluvias, los cables pelados hicieron un cortocircuito y eso detonó la explosión que prendió fuego el lugar.

Solidaridad al 100%

El ropero comunitario funciona los días viernes de 14 a 16 horas y entrega ropa para todas las edades, bebés, niños, adolescentes y adultos.

“El grupo de trabajo varía constantemente porque nos todos pueden venir todos los días, algunos vienen una vez por semana, otros dos y otros tres, pero, cada uno colabora en la medida que puede con tanta gente que a diario se acercan a mi casa donde funciona el ropero/comedor”, destacó.

“Nosotros, además del ropero, también entregamos comida con la ayuda de ADESIN porque, con la pandemia las donaciones para las ollas populares dejaron de llegar y no podíamos cubrir las necesidades de comida como lo hacíamos pre pandemia”, comentó la referente.

Natalia, además, destacó, la solidaridad de la gente que contribuye con las necesidades de la gente a través de donaciones de todo tipo, desde medicamentos, muebles, hasta elementos ortopédicos. “La gente me escribe a través de Facebook sobre sus necesidades y nosotros compartimos cuales son, para que de manera transparente la comunidad sepa cuál es la necesidad real de quien lo pide a través de nosotros. Vergüenza es robar, no pedir”.

Este corazón necesita de la solidaridad de todos

Desde Corazoncitos Solidarios presentaron una nota al municipio, pidiendo coloración para reconstruir el lugar.  El marido de Natalia es albañil y toda la mano de obra podría realizarla él.

Lo que están necesitando son ladrillos, chapas, tirantes y todo material que contribuya a reconstruir la estructura que guarda permanentemente donaciones.

“Ahora no tengo donde guardar ni armar el ropero, porque mi casa también es muy precaria. Es una tristeza muy grande no tener para quienes te vienen a pedir, pero en este momento, somos nosotros los que necesitamos una mano para seguir trabajando”, sostuvo acongojada Peralta.  

Cómo colaborar

Desde “Corazoncitos Solidarios” tomaron la iniciativa de hacer alfajores de maicena para recaudar fondos para la reconstrucción del lugar, entre otras actividades que les permita juntar dinero para los materiales. 

Para colaborar con la organización, se encuentran en Facebook como: Corazoncitos Solidarios y en el teléfono: 3534 01-7209

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat