[Desde Adentro] Darío Capitani: “El municipio debe ser un polo productivo de oportunidades, no un prestador de servicios mediocre”

Entrevista: Carolina Durand

Darío Capitani tiene 49 años, es hincha de River, está casado con Jacky hace 18 y este mes cumplió 28 de haber iniciado una relación con la madre de sus hijos, Ramiro (13) y Franco (10).

La conoció de adolescente en una sala de videojuegos a través de una amiga. “Además de tener una relación consolidada, sin el apoyo de mi esposa no podría desarrollar plenamente mi función política y afrontar los desafíos que conlleva. Ella me conoció haciendo esto y ha sido mi apoyo incondicional”.

Fue comerciante y emprendedor en distintos rubros y servicios y, en 2015, se abocó de lleno a la política. Es legislador provincial, referente del PRO, actual vicepresidente del bloque Juntos por el Cambio. Tiene la convicción de que su fuerza será gobierno de Villa María y que, “junto a su equipo de trabajo harán de la ciudad un polo productivo de empleo y oportunidades”.

Creció en barrio San Justo, hasta los 18 que se fue a vivir solo. Hijo de padres trabajadores de clase media, hermano de cuatro varones. “Mi papá hacía cámaras frigoríficas, todo un desafío para esa época”.

Si pudieras hablarle al Darío del 2003 que asumió como concejal, ¿qué le dirías?

Lo alentaría a seguir haciendo lo que hizo, que se anime. Ese Darío fue producto de la crisis del 2001 y, con la recuperación de algunas herramientas, en el 2003 eligió participar en Juntos por Villa María con el acompañamiento de Enrique “Gato” Sella. Era joven, arriesgado y quería ser intendente. Terminé con un primer periodo de concejal y un segundo en el 2011.

Adherimos en ese momento (2003) a un espacio menor que era el de Macri, pero con gran proyección y, armamos Compromiso para el Cambio.

Estaba y estoy convencido de que, mi decisión en involucrarme, que era todo un interrogante para mí y una pasión por querer saber cómo funcionaba internamente, me llevaron a tener la firme decisión de cambiar la realidad de la sociedad.

¿Tu acercamiento a la política?

Fue en el ´93 de la mano de un amigo “El Negro” López (de López y Reale) y con él conocí a Sella que había formado Partido PAIS y se había separado del PJ.

Opinión sobre la frase “Los políticos son todos iguales” …

Nos atraviesan cuestiones personales y eso define el “por qué perduramos”.  Paradójicamente acumulamos una carrera en materia política y mientras uno habla de cómo mejorar una gestión pública, la sociedad lo condena.

No obstante, no somos todos iguales, nosotros todavía no gobernamos, entonces no somos parte de lo que se hizo hasta ahora en términos de gestión y administración de las arcas públicas.

¿Qué es el poder?

El lugar desde donde hay que transformar la realidad y se generan las decisiones. Buscamos el poder para resolver los rumbos y desarrollo de un pueblo. Las transformaciones se gestan en el Ejecutivo, las normas se discuten en el Concejo.

Una frustración

Ser arquero. Amaba de chico el fútbol. En los años 80, Ernesto Echegaray, un símbolo en el fútbol de inferiores, me reclutó para ir a jugar al baby del Industrial. Después, junto a Pedro Calderón se fueron a dirigir al Club Argentino en barrio Santa Ana y me llevaron. Cuando empecé en cancha grande, adquirí una gran experiencia como arquero.

Una vez viajamos a Mendoza a un torneo y junto a tres jugadores fuimos convocados por Belgrano de Córdoba para entrenar. En ese momento tenía 14 años y los cambios de vida para esos entrenamientos y viajes, eran marcadamente importantes. Mi papá no me firmó la posibilidad de viajar para entrenar y perdí la oportunidad de ir. Eso marcó un antes y un después en mi vida y el fútbol.

¿Qué similitudes y diferencias encontrás en el legislativo local de hace 20 años con el actual?

Es un excelente lugar para interiorizarse y discutir las normas. Pero, de hace 20 años, nada cambia. La oposición tiene limitaciones porque el peronismo siempre tuvo estrategias para obtener la mayoría e imponerse, por lo tanto, no deja prosperar las propuestas opositoras.

La gente está disconforme porque el oficialismo distorsiona las necesidades reales y las decisiones abordan prioridades cambiadas

¿Disfrutás más de la ciudad o el campo?

Soy urbano, me gusta mi ciudad. Mi ciudad y su potencial.

Cuando eras más joven, ¿qué boliches o pub frecuentabas?

Flop, Fancy, Metrópolis, Clapton, el tradicional Café Argentino, me gustaba ir a todos.

¿Eras el que invitaba a bailar o esperabas a que te inviten?

Me quedaba observando, esperando que me inviten.

¿Cuál fue tu primera experiencia en la cocina?

La tuve de grande, en mi matrimonio. Me gusta hacer asado y atender a la familia. Cuando vivía solo no cocinaba prácticamente.

¿Qué es la inclusión?

Poner adentro al que está afuera. Generar oportunidades. Es una realidad que hay que abordar.  Hay muchas necesidades que necesitan ser incluidas y reparadas.

¿Por qué querés ser intendente?

No es un desafío personal, es un desenlace para trabajar sobre ejes bien definidos desde nuestro partido. Sueño con una ciudad que tenga un norte claro y bien definido.

Villa María tiene mucho potencial y debemos ser un polo productivo de empleo y oportunidades y no un mero estado administrador de la cosa pública y prestador de servicios mediocre.

El poder local debe generar mejoras en la calidad de vida y hay que generar condiciones para que eso ocurra. La gente está disconforme porque el oficialismo distorsiona las necesidades reales y las decisiones abordan prioridades cambiadas que no condicen con la realidad.

El villamariense tiene la necesidad de cambio porque no se resuelven los problemas de los sectores puntuales, más allá de lo transversal a todos. Necesitan respuestas permanentes que no hay.

Si mañana asumieras en el Ejecutivo, ¿qué es lo primero que harías estando en función?

Convoco al dialogo a las patas fundamentales de la sociedad. Por ejemplo, al sector empresarial y productivo, para generar inversión local que estimule el desarrollo a través de una planificación y colaboración mutua. Ese trabajo empieza mucho antes, ese día se ejecuta. Nosotros construimos realidades, no utopías.

¿Tenés personaje o superhéroe favorito?

No. Soy muy objetivo, no creo en las utopías.  

¿Cine o película en casa?

Película en casa toda la vida.

¿Qué te dejó en lo personal la pandemia?

La decisión política de trabajar para ser intendente. Si no lo logro, me retiro de la construcción partidaria en la política y vuelvo a mi actividad privada.

Me sentaba en el living, frente a la ventana y, con muchas horas de laburo me focalicé en construir el embudo de trabajo para gestar una propuesta de trabajo superadora.

Además, dejó un aprendizaje importante y resaltó a personas que pusieron lo mejor de sí para empatizar con quienes peor la pasaron.

¿Te vacunaste enseguida cuando te tocó o fuiste reticente?

Me vacuné cuando me tocó. Hice la fila como todos los vecinos.

¿A qué prenda de vestir le das mayor importancia?

A todas. Trato de poner en línea toda la indumentaria, me gusta.

¿Qué perfume usás?

Los voy variando, cada un par de meses voy rotando, no uso siempre el mismo.

¿Azúcar o edulcorante?

Edulcorante.

Si no logro ser intendente, me retiro de la construcción partidaria en la política y vuelvo a mi actividad privada

Tu opinión sobre la educación pública local.

Hay falta de coordinación entre el Municipio y la Provincia. Es tibia la intervención, cubren los baches del déficit provincial.

El oficialismo en la Legislatura no apuesta en darle a los municipios mayor participación para resolver situaciones que hacen de base para a calidad educativa, falta de gas, agua, electricidad, cuestiones que llevan mucho tiempo en resolverse y el municipio no se involucra para acelerar los procesos. 

Además, hay que generar mayores salidas laborales. El nivel universitario es de excelencia en todo sentido, sin embargo, el sistema medio educativo tiene un bache abismal y demuestran que no les interesa interceder con la provincia para dar soluciones a los estudiantes/docentes.

¿Qué es el cambio?

Es un impulso a buscar una mejoría. Cambiar lo que no funciona y dejar lo que sí. El que gobierna tiene que tener la capacidad de distinguir lo que no funciona. Los cambios generan temor e intriga, pero, cuando la situación no da para más, el cambio llega. El gobierno actual está desgastado, aburguesado y han dejado de dar respuestas a los vecinos.

¿Vino o cerveza?

No me gusta el alcohol, pero, entre los dos me quedo con el vino. Con una buena copa de vino tinto.

¿Tenés fobias?

No.

¿Una debilidad en la gastronomía?

(Ríe) me gusta comer, podría decir muchas, asado, milanesas, embutidos.

¿Traicionaste alguna vez a algún amigo?

No. Soy leal conmigo mismo y, a partir de allí, es un principio que aplico en mi vida.

¿Cómo está tu relación con Juan Zazzetti?

Es mi amigo. Nos juntamos casi todos los fines de semana. Lo respeto mucho, hablamos de la política, de los destinos de la ciudad.

¿Por qué en los últimos años la interna de “Juntos por el Cambio” ha crecido tanto?

Porque vamos a ser gobierno y en esa posibilidad, la puja tiene que ver con liderar. Tenemos falta de un liderazgo fuerte y consolidado (como ocurrió con Macri), porque hay algunos enfoques diferentes, pero es un espacio serio a diferencia de otros y, nos vamos a poner de acuerdo entendiendo la capacidad de gestión de todos nuestros referentes. Hay fortalezas y debilidades, pero el objetivo es claro, queremos gobernar para cambiar la realidad de la gente.

Frase de cabecera

“La firmeza absoluta de lidiar con los problemas que tenemos”. Sabemos cuáles son, estamos esperando la oportunidad.

También podés ver:

[Desde Adentro] Alicia Peresutti: “Muchas veces fui perseguida por desbaratar prostíbulos y convivía con las amenazas”
Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *