Deuda pública: fueron todos… culpables

Escribe: Julio César Nieto

La “pesada herencia” es la frase más famosa cada vez que asume un nuevo gobierno de distinto color político al de su antecesor.

El presidente Alberto Fernández, anunció el lunes en la apertura de sesiones del Congreso, la intención de iniciarle una querella al expresidente Mauricio Macri y sus funcionarios por la deuda tomada con el FMI en 2018 (USD44 mil millones) llevando a endeudar y desfinanciar el Estado.

Pese a la arenga, los datos brindados por el presidente contradicen su propia gestión, ya que desde que asumió, el Gobierno nacional no ha parado de aumentar la deuda bruta de la administración central.

Según datos del Ministerio de Economía, del tercer trimestre del año pasado, la deuda bruta aumentó en U$S 9.183 millones con respecto a lo que dejó Mauricio Macri.

Para el economista Esteban Domecq de Invecq Consultores, “Todos los gobiernos endeudaron al país. Es la consecuencia del déficit fiscal crónico. Pero ninguno despilfarró y arrasó las finanzas públicas como lo hizo el kirchnerismo (iniciaron +2,1%; entregaron -6,2%). Probablemente la mayor administración fraudulenta de nuestra historia”.

Lo cierto es que un país que gasta más de lo que le ingresa siempre tendrá desequilibrios en sus cuentas.

El Estado con sus tres formas tradicionales de financiamiento: emisión, deuda y bonos viene acumulando un déficit casi insostenible.

Al margen de la cuarentena, el Gobierno terminó el 2020 con un fuerte déficit fiscal del 8,5% del PBI, siendo el más elevado desde el “Rodrigazo” en 1975.

La irresponsabilidad fiscal y de endeudamiento van de la mano, y ha atravesado a todos los gobiernos, aun el de Néstor Kirchner, quien tras pagarle al FMI en 2005/06 la totalidad de su deuda con el organismo, no tardó en iniciar un endeudamiento hacia adentro (deuda interna) con emisión u organismos como ANSES.

Cómo suele repetir el economista Alberto Benegas Lynch (h): “La deuda es totalmente incompatible con la democracia pues compromete el patrimonio de futuras generaciones que no participaron en el proceso electoral para elegir a los gobernantes que contrajeron tal deuda”.

¡Que la historia los juzgue!

1 comentario en “Deuda pública: fueron todos… culpables”

  1. Mientras “EL NEGOCIO DE LA POLÍTICA” (manipulado por políticos y/o sindicalistas del color partidario que sean), siga con esta llamada “GRIETA”, y “LA CULPA ES DEL OTRO”, nada va a cambiar para los argentinos, absolutamente nada, pero… El Soberano (los ciudadanos, o la gente. o Juan Pueblo, etcétera) en su gran mayoría se está cansando, y cuidado con eso, pues las consecuencias podrían llegar a ser muy nefastas para todos, incluidos los mismos corruptos.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat