El día que se conocieron Charles Chaplin y Carlos Gardel [Video]

“Carlos Gardel, después del suceso que fueron sus presentaciones en teatros, clubes y cines de Buenos Aires y del interior del país, tomó la decisión de viajar para poder realizar a escala internacional sus actuaciones como intérprete del Tango Argentino”.

Escribe: JULIO A. BENÍTEZbenitezjulioalberto@gmail.com

Decidido a realizar su sueño, el 15 de diciembre de 1923 viajó a Europa, en el transatlántico “Antonio Delfino”, destino la ciudad de Vigo (Galicia) donde el empresario Francisco Delgado lo contrató para actuar en esa región de España.

De allí, Gardel se dirigió a Madrid y se presentó en el teatro “Apolo”, a la que asistieron los Reyes de España. El 13 de febrero de 1924 se embarcó en el vapor “Giuglio Cesare” rumbo a Buenos Aires. Desde ese momento realizó sus viajes en buques italianos, empresas que siempre fueron de su preferencia.

Ya con la experiencia adquirida en sus viajes anteriores se embarcó hacia Barcelona el 26 de octubre de 1927, donde pudo ya asentar su fama de excelente cantor, con su agradable voz, por lo que vio la posibilidad de actuar más tiempo en el viejo mundo, principalmente en París y otras ciudades de la bella Francia, donde consiguió rotundos éxitos

Carlos con Imperio Argentina


Buenos Aires lo reclamaba, volvió, pero pudieron más sus deseos y sus posibilidades de mejores ingresos, que le hicieron tomar otra vez un buque italiano, el 14 de junio de 1928, y nació desde ese momento la consagración del cantor criollo.

Precisamente, en Niza, se encontró con Julio de Caro, quien había llegado a Francia en 1927, que con su orquesta típica, que también conquistó al público francés con éxito y se destacó en Mónaco e Italia, interpretando los grandes tangos de su repertorio y de otros autores.

Casualmente y con respecto a este querer continuar actuando en Francia del “Zorzal Criollo”, Julio de Caro, tenía grabada en su memoria la última conversación que mantuvo con Gardel, antes de regresar con su orquesta a Buenos Aires.

Chiste de Chaplin


Gardel le dijo. “No te vayas, Julio. Mira, Buenos Aires es una gran ciudad, siempre añoro sus calles, los amigos, las carreras, pero en verdad cuando estoy allá me dan ganas de viajar, irme lejos. El público me quiere mucho, pero se hace muy cuesta arriba quedarme allí, para ganarme el pan de cada día. No te vayas, quédate aquí y volvé a Buenos Aires de cuando en cuando, como hago yo”.

Fue una confesión reveladora en la que Gardel admitía conscientemente que Argentina ya no era el centro de su vida y de su actividad profesional. Sus cálculos eran comprensibles, las oportunidades inmediatas se encontraban en el exterior, Europa, Hollywood, el cine sonoro y sus sueños comenzaron a hacerse realidad, tanto fue así que filmó, en 1931, para la Paramount, en sus estudios de París, la película “Luces de Buenos Aires” y en 1932, cantando a dúo con Imperio Argentina, “La Casa es Seria” y “Melodía de Arrabal”.

Chaplin por cortar torta de su cumpleaños. Gardel atrás parado.


Como el título de esta nota lo deja bien claro, lo descripto anteriormente es, simplemente, una síntesis de la actividad de Carlos Gardel, cuya historia completa ya la han detallado, en importantes libros, los escritores e investigadores dedicados al tema.


En esta nota hemos realizado un simple recorrido de sus éxitos europeos, pero como lo adelantamos en el título… ¿Cómo, porqué y dónde Carlos Gardel conoció y entabló amistad con Charles Chaplin?


De resultas de sus éxitos como cantor y actor en películas ya sonoras y a su simpática personalidad, no solamente los fanáticos del tango lo acompañaron en todas sus actuaciones en España y Francia, sino que, también, la alta sociedad quedó impactada por la popularidad del astro argentino.


Y en este caso la señora Sadie Baron Wakefield, heredera de una empresa dedicada a la industria tabacalera, y su familia fueron admiradores del artista criollo, a quien solían invitar para pasar las vacaciones en la Costa Azul, donde Gardel también llegó a actuar.


El caso es que la citada familia era amiga del actor Charles Chaplin y a quien el día de su cumpleaños, cuarenta y tres, le ofrecería una recepción en su domicilio, con los detalles pertinentes de una gran reunión social.


La dueña de casa tuvo la gran idea de invitar al “Zorzal Criollo” a esa fiesta, presentando a ambos artistas, quienes pasaron muy buenos momentos, con alguna genialidad de Chaplin, remedando quizás algunas escenas de sus películas que nos alegraron tanto y que todavía podemos ver por los nuevos medios de recopilación de imágenes de films antiguos.


Dos grandes del espectáculo se conocieron, un artista de fama mundial con un cantor de tangos nacionalizado argentino.

  • Mirá el video:


FUENTE: Material y fotografías INFOBAE – Lunes 28 de diciembre de 2020.

Facebooktwitterlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat