El doble que la inflación: ¿El asado más caro del mundo? [VIDEO]

Escribe: Julio César Nieto

Durante la última campaña electoral del 2019, el Frente de Todos tuvo entre sus eslóganes de campaña el famoso spot “Volvamos al Asado”.

  • Mirá el video:
Spot “el asado perdido” de Alberto Fernández y Cristina Kirchner.

La pandemia y la cuarentena cambiaron el panorama para el Gobierno, quien con controles y restricciones económicas no logró contener el precio del plato más popular de los argentinos.

En su último informe, la Cámara de la Industria y el Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (CICCRA) afirmó que el consumo de carne vacuna cerró el 2020 en los niveles más bajos de los últimos 100 años.

El trabajo viene a colación luego de que el Presidente dijera que los argentinos pagan el mismo precio por el kilo de asado que un ciudadano chino o alemán.

Con datos y fuentes, el sector agroexportador y analistas desmintieron al mandatario dando cuenta de los valores de la carne en los países europeos citados con cifras que triplican los precios que se pagan en el país.

Por ejemplo, la Cámara Argentina de Feedlot, sostuvo que si bien el asado no es un corte que los alemanes se caracterizan por comer, su precio oscila entre 18 a 20 Euros. “Al cambio oficial de la moneda de la Unión Europea -de $104 promedio- da entre $1.872 y $ 2.080 el kilo contra un promedio de $700 en el mercado interno en Argentina”, afirmó en una entrevista su presidente, Juan Eiras.

De esta manera, según CICCRA, el consumo presentó una caída del 2,3% en relación al 2019, un 13,5% menor en comparación con el promedio de 2007-2009 y el más bajo del último siglo.

Por ejemplo, el kilo de asado en CABA y el GBA aumentó un 93% desde el inicio de la cuarentena.

A su vez, el informe detalló que los valores de la carne vacuna crecieron el último mes un 21,6% en relación a noviembre último en los puntos de venta que atienden en barrios de nivel socioeconómico alto. En los de nivel socioeconómico medio, los precios aumentaron un 18,4%, y en los de nivel socioeconómico bajo subieron un 22,1%.

En medio de un nuevo conflicto con el campo por el cierre de las exportaciones de maíz, el Gobierno (quien por el momento pierde la pulseada) afronta una batalla con los precios donde los de la carne vacuna aumentaron el doble que la inflación.

En el país donde volvía el asado a la mesa de los argentinos, el consumidor final pagó por los cortes un incremento del 74% (bovina), un 58% arriba (pollo entero) y un 59% más (porcina).

Una vez más, la realidad se llevó puesto al relato.

Seguinos Facebooktwitterlinkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat