El furor por andar en bicicleta: entre la salud, la moda y el negocio

En el mundo se está hablando del furor por las bicicletas. Argentina y nuestra ciudad y la región no han quedado fuera de esta movida. ¿Será así? ¿Es para tanto? Para conocer opiniones más localistas sobre el supuesto “boom”, charlamos con gente que se mueve en torno a esta “rueda”.

Escribe: Gabriela Beck

Una postal típica de cada día, sobre todo en esta época y tras varios meses de prohibiciones por la pandemia: casi a modo de catarsis por efecto de la cuarentena, cientos de personas salen a bicicletear por la Costanera, los parques, rutas y calles de Villa María y Villa Nueva. En las localidades de la región se vive también un fenómeno similar.

A este boom se le suma la aparición de nuevos comercios relacionados con la venta de bicicletas y repuestos, y los altos valores de estos rodados que se van incrementando al ritmo de la inflación y la alta demanda. Para adquirir una bicicleta básica y de las más baratas un trabajador debería destinar al menos un sueldo mensual promedio. Pero, hay bicicletas en el mercado que superan el millón de pesos o cuestan lo mismo que un auto.

Al parecer, en el crecimiento de esta movida ciclística se combinan razones de salud, el deseo de una vida más sana, una inclinación por cuestiones de moda o tendencia, y un próspero negocio para el rubro.

El ciclismo como deporte

Para el presidente de la Asociación Villamariense de Ciclismo, José Avalis, la bicicleta llegó para quedarse, como parte de la tendencia de muchas personas a adoptar un deporte para lograr una vida más sana.

Avalis destacó que en los últimos seis años la gente ha adoptado un deporte para sentirse bien, y que el ciclismo, es una actividad con la cual se distiende, ya que practicada de manera tranquila no produce tantas lesiones como otras disciplinas.

“Por eso, la bicicleta es algo que vino para quedarse y que cada vez se disfruta más, por lo que desde la Asociación pretendemos aprovechar este momento para mejorar el ciclismo y apuntalarlo”, remarcó.

Este fin de semana se produjo el regreso de pruebas ciclísticas en la ciudad. Por ahora, se decidieron realizar en la modalidad contrarreloj, ya que por la actual situación pandémica faltará la competencia en pelotón. La gran cantidad de inscriptos demostró las ganas de competir de los fanáticos del ciclismo.

La visión de un ciclista

José Pérez practica ciclismo desde hace unos seis años, a partir de un problema en la rodilla. Le gustó tanto que hasta incluso ya participó en un par de competencias. “Es una práctica muy linda. El ciclismo como deporte diario como para mantener una vida saludable se ha vuelto una moda. Antes, las personas optaban por otros deportes, donde no hacía falta invertir en una bicicleta teniendo en cuenta los altos costos”, opina.

El ciclista remarca que es muy común que quienes practican la actividad busquen ir profesionalizándose. “De a poco, van buscando equipar la bici, incrementar la cantidad de kilómetros recorridos y participar en distintas competencias”.

“El boom del uso de la bicicleta va acompañado de una gran demanda, hasta llegar al punto de vaciar stock. En muchas tiendas de Villa María hasta hace unos meses atrás no se conseguían algunas clases de bicicletas o no querían vender”, analizó Pérez.

Un recorrido por dos bicicleterías

Buscamos las apreciaciones de quienes están en el rubro y se dedican a la venta de bicicletas. Francisco Villasuso, un joven emprendedor de 23 años de edad, hace relativamente poco está inmerso en ese mundillo, desde que se decidió abrir su propio negocio, Bike´s Store.

A principios del 2021 Bike´s Store cumplirá dos años. Todo surgió cuando Francisco se decidió a comprar una bicicleta para él mismo, se puso en campaña con la idea de conseguir buen precio y algo que lo convenciera en sus gustos personales.

Hizo una investigación tan exhaustiva para esa adquisición que descubrió que eso podría abrirle una veta comercial interesante y, además, le encantaba hacerlo. Se contactó con un proveedor, empezó de a poquito, a palpar el negocio y hoy está vendiendo entre 10 a 12 marcas de bicicletas desde Villa María.

Se pedalea más que nunca

Francisco desde su local no lo duda y nos dice su sensación actual con el tema de las bicicletas: “Después de que salimos todos de la cuarentena, fue un furor, no hemos parado de trabajar, me encanta el rubro y lo que estoy haciendo, día a día suben las ventas. Es increíble lo que provocó el encierro en la gente, es como que valoró más el hecho de poder salir y algunos se volcaron eso, a la liberación que produce tal vez andar en bicicleta”.

“No nos podemos quejar para nada, con el agregado que nosotros ampliamos nuestro circuito de ventas y de vender en Villa María y la región, pasamos a vender a todo el país, por lo que estamos despachando todos los días a diversos lugares, entre 20 a 25 rodados diarios”, precisa.

“Soñé poder vender en todo el país y me sorprendo gratamente en poder estar haciéndolo”, destaca. La distribución la está manejando junto a una empresa de transporte y, en caso de que no vayan al lugar, buscan otra firma. “Un gancho que buscamos es que no cobramos el flete al comprador”, remarca.

Este fanático de las bicicletas (tiene varias), sostiene que son varios los factores que han contribuido a que la gente se vuelque más a la bicicleta. Está en principio lo económico y fácil de su traslado, la necesidad de practicar alguna actividad física y hasta un pensamiento ecológico sobre la utilización de este tipo de rodado.

“Para mí esto es más que un boom, la utilización de la bicicleta va a seguir perdurando entre las preferencias de la gente, por cómo se está dando todo y porque la mentalidad de la gente en algunas cosas ha cambiado y eso es positivo”, sostiene.

En el caso de Bike´s Store están trabajando con marcas importadas, salvo algunas marcas de bicicletas para niños, como Tomaselli, pero incluso algunos rodados nacionales están usando componentes importados.

“La situación de la escalada del dólar fue terrible, tuvimos que cerrar las puertas durante 25 días, fue una pesadilla, porque no se podía comprar y no te vendían directamente, no nos entraban los rodados. Los precios, en algunos casos de las bicicletas se duplicaron. Por ejemplo, una bicicleta tal, que hace cuatro meses costaba 25 mil pesos, hoy lamentablemente pasó a costar 56 mil pesos. O sea, más del 100 por ciento de aumento. La mayoría viene de China o Taiwán”, grafica.

Los precios acompañan el boom de las ventas: “Hablando siempre de un rodado 29, lo más económico está en alrededor de 50 mil pesos, siempre de excelente calidad, con cuadro de aluminio, cambios Shimano y cubiertas muy buenas, entre otros detalles. En este momento tenemos bicicletas que pueden llegar a los 200 mil pesos”.

No hace mucho se mudaron a su actual local en Corrientes 1584, pero ya les está quedando chico: “Estamos acomodando porque se recibirán unas 180 bicicletas, para adultos y niños, y sumaremos además monopatines eléctricos, rollers para chicos y grandes, patinetas…”.

El negocio en serio que va sobre ruedas.

Tesán, larga trayectoria en el rubro

Buscando más respuestas o miradas sobre el tema, acudimos también a Tesán Bicicletas, con 70 años en el rubro bicicletería. El negocio surgió por iniciativa de Don Constantino Tesán; luego el negocio quedó a cargo de su hijo Edgardo Aníbal Tesán, de 63 años, por lo que la bicicletería es gran parte de su mundo. También continúa en el rubro su hijo Aníbal, de 31 años, convertido en la tercera generación, y con quien estuvimos charlando desde El Regional.

¿La bicicleta es un boom en la actualidad?

“Efectivamente, lo de la bicicleta es un boom en la ciudad de Villa María como se ha convertido a nivel mundial. En este momento hay faltante de mercadería, insumos y repuestos, en parte por la demanda que es altísima y la situación del dólar también juega una carta fuerte en tal sentido, especialmente en todo lo que es importación”, comenzó relatando el joven comerciante, que se crió entre bicicletas.

El marco de la pandemia

Aníbal concuerda con que uno de los motivos de este aumento en la venta de bicicletas tiene que ver con el coronavirus; la pandemia y el temor de utilizar un transporte público por miedo al contagio, llevó a la gente a optar por un transporte propio, que por lo cómodo y económico terminó siendo la bicicleta.

“Otro factor que hemos notado nosotros ha sido el tema del encierro, a muchos los afectó enormemente y así nos lo hacían saber en el negocio.
Cuando se empezó a flexibilizar y se permitió hacer deporte, la práctica de la bicicleta, al ser una actividad algo solitaria o individual, pasó a ser de las preferidas”, apunta.

Paridad de género

“Años atrás, era el hombre el que más se volcaba a este tipo de rodados, pero en la actualidad hay una paridad de género, ya que son hombres y mujeres por igual los que se han volcado a la actividad ciclística, incluso niños y niñas, de entre 11 a 12 años que quieren moverse en bicicleta”, detalla.

“Con los niños o adolescentes, notamos que son los padres los que eligen comprarles una bicicleta, para que empiecen a ganar en independencia, pero además para poder sacarlos de la computadora, el celular, los videojuegos, de todo ese mundo virtual que hoy por hoy es muy común en las nuevas generaciones”, indica el comerciante.

¿Bicicletaría o vidriera virtual?

Sobre si la venta por internet iba en detrimento o no de las bicicleterías más tradicionales, destacó que por suerte ellos mantienen una clientela de manera asidua. “Lo que pasa es que la bicicleta es algo muy personal, es como que querés verla en detalle y hasta ver cómo te queda. Si bien la venta virtual te detalla todo, muchos tienen miedo a alguna falla; incluso muchos piensan también en el servicio postventa, dónde reclamar en caso de algún problema, porque como a un auto, a la bicicleta siempre hay que hacerle un ajuste, que un cambio, neumáticos, frenos, etc. De ahí que nos sentimos con cierta ventaja en el local físico, porque la gente se siente más respaldada a la hora de hacer la compra y valora otras cuestiones, además del precio, repuestos, garantías, etc.”.

“Los modelos que más salen en la actualidad son las bicicletas todo terreno, después hay bicicletas de paseo o más recreativas, pero ese es un público más acotado. Sin dudas, las bicicletas más deportivas, como las mountain bike, son las preferidas del mercado. En la actualidad, podés encontrar una bicicleta económica, de las más comunes, desde los 20 ó 23 mil pesos y luego para una todo terreno, tenés que empezar a hablar de alrededor de 40 mil pesos”, explica.

“Estamos hablando de un rodado 29, con 21 velocidades, freno de disco y cuadro de aluminio. En el caso de las bicicletas económicas, son las que más complicaciones hay en materia de stock por estos días”, acota. Tesán tiene proveedores de Buenos Aires, algunos de Córdoba y Chaco también, donde hay algunos importadores.

El oficio de bicicletero…

Con tanto furor por las bicicletas, preguntamos si eso traía aparejado la aparición de bicicleteros, aquellos trabajadores que te emparchaban la rueda, arreglaban el freno y más.

“Hoy por hoy, hay una demanda de bicicleteros, han quedado pocos de las viejas camadas y en la actualidad se hace difícil encontrar bicicleteros jóvenes. Con lo que sería una salida laboral interesante para algún apasionado de las bicis. Sin ir más lejos, acá en el local comercial se nos complica para la atención al público o la parte del taller, encontrar personal que conozca de bicicletas y sepa arreglarlas, porque no hay ningún tipo de formación hacia este rubro”, revela Aníbal.

Una profesión a punto de desaparecer, parece revivir con el boom

De bicis y computadoras

“Aunque parezca sencillo, el mundo de las bicicletas implica ciertos conocimientos específicos, conocer sobre medidas, tipos de transmisiones, incluso hay muchas que se han tecnificado muchísimo y hasta han sumado informática. Año a año cambian los modelos y cambian también los sistemas, ya que existen bicicletas que tienen cambios electrónicos, que no llevan cable; la dinámica de la tecnología cambia rápidamente e implica estar siempre a la vanguardia de todo eso. Después está el usuario que sigue usando su vieja bicicleta, con un solo piñón, cadena común, que igual se sigue utilizando porque hay gente que sigue prefiriendo lo básico. De ahí que un bicicletero tiene que tener amplios conocimientos, desde lo más viejo o tradicional hasta lo más nuevo, con cambios electrónicos que se programan desde un celular”, precisa.

¿Y con la seguridad como andamos?

“El ciclista se autoexige bastante en materia de seguridad, aquí lo notamos así, por lo menos se preocupan en primera instancia del casco, que sería lo más importante también de las luces. A diario vemos con buenos ojos que los que quieren salir a bicicletear en serio, como un hobbie, piensan en esas premisas, algo que aplaudimos, ya que va a contramano de lo que pasa con el tema de las motos, pese a la gran cantidad de accidentes que hay”.

Pleno siglo 21 y las bicicletas siguen teniendo su espacio

“Años atrás no me imaginaba que la bicicleta estuviera tan vigente por estos días, es más, hasta pensé que desaparecerían, pero el tiempo me está demostrando lo contrario. Crecí en la bicicletería y confieso que no tengo un fanatismo tan grande por este rodado, tal vez porque siempre lo vi como un trabajo”, finaliza.

El abuelo Constantino Tesán indudablemente tuvo una visión muy futurista…

¿Sabes cuáles son las ventajas que supone pedalear habitualmente?

Cada vez la gente es más consciente de que hacer deporte es necesario para mantenernos sanos y para prevenir numerosas enfermedades. Mucha gente opta por correr, otra tanta por andar, pero cada vez son más las personas que prefieren montar en bicicleta. Con el paso de los años, pedalear se ha posicionado como uno de los ejercicios más extendidos por todo el mundo.

Se estima que, con una hora de bicicleta, se queman unas 500 calorías, la mayor parte de ellas en forma de grasas.

Gracias a actividades físicas como montar en bicicleta, nuestra mente tiene un funcionamiento óptimo que le permite la creación de sustancias beneficiosas para nuestro organismo. Es el caso de las denominadas “hormonas de la felicidad”, encabezadas principalmente por la endorfina.

Ahora, entendemos mejor el furor de la bicicleta, al final el secreto estaba en la felicidad. Porque después de todo… ¡Todo el mundo quiere ser feliz!

Facebooktwitterlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat