El furor por el Bitcoin: riesgos, estafas y millones

Una experiencia bitcoinera personal

Escribe: Julio César Nieto

Con la disparada del dólar, sus limitaciones e incertidumbre financiera en medio de una cuarentena sin rumbo, varios amigos y/o conocidos, obsesionados con el verde, me consultaron sobre “el qué hacer” con sus ahorros.

Al no ser asesor matriculado, no suelo recomendar ningún instrumento financiero de inversión, salvo aconsejar algo más que obvio, que es no tener pesos ni dólares debajo de un colchón o quietos en un banco.

Así mismo, tras un suceso inusual en los mercados financieros, hice una excepción y decidí compartir una experiencia de inversión.

Bitcoin representó un punto de inflexión en mi vida de ahorrista, cuando tras el colapso financiero de 2008/09 (la cual seguí con tanta atención como una serie adictiva de Netflix) escuché y/o leí hablar sobre una moneda digital, intangible y no regulada por el Estado.

Las grandes crisis desde 1929 hasta la Crisis Subprime de los años 2008/09 tienen a la banca pública como partícipe necesario.

Oferta y demanda

Mi curiosidad por esa “utopía” del Mercado basado en el libre juego de la Oferta y la Demanda, una teoría profundizada por la Escuela Austriaca de Economía (en particular su fundador Carl Menger) se vio aplicada en este fenómeno hoy en boga: las criptomonedas.

Bitcoin nace en 2009. Su fundador es anónimo. Su particularidad es única, ya que no tiene intermediarios y su sistema de atesoramiento (Blockchain) es inviolable.

Si analizamos el precio de su cotización histórica, encontramos movimientos graduales con escasos períodos de alta volatilidad. De centavos de dólares durante muchísimos meses hoy vuelve tocar picos históricos rondando los USD 18.000.

En mi caso, adquirí mi primera cripto en diciembre de 2016 cuando su cotización oscilaba entre los USD700/800.

Al principio lo adquirí como refugio de valor (como el oro digital), luego -en un país obsesionado con el dólar- le fui descubriendo su costado inversor (MerCap 2.0.) y comencé a estudiar el mercado de las criptodivisas.

Viví su momento de euforia, cuando exactamente un año después (diciembre de 2017) su valor subió un 1200% llegando a cotizar casi USD 20.000. Pero también de merma, cuando cayó por debajo de los USD 4000 durante casi todo el 2018 (donde vendí un poco más de la mitad).

¡De esto se trata! ¡Oferta y Demanda! Adrenalina de Mercado (o volatilidad).

Club de millonarios

Hoy, una vez más, tras mantenerse por meses debajo de los USD 10 mil va camino a perforar los USD 20 mil.

Desde hace meses, BTC se encuentra en un periodo de alza (Bull Market), y como suelen mencionar los amigos “bitcoineros”: “El mejor momento para comprar es cuando nadie está hablando del tema”.

Quienes apostaron desde centavos de dólares hasta días previos a la cuarentena, integran hoy en Argentina el nuevo ‘Club de los Millonarios’.

Hoy un BTC cotiza a casi $3.000.000 (convertido a dólar Blue), cuando según la historia en 2009 ¡se necesitó 10.000 BTC para comprar una pizza!

Hoy, en medio de tanta incertidumbre económica y de regulaciones, es preciso aclarar que no habrá impuesto o regulación que detenga un instrumento que vino para quedarse.

Los “vivos” de siempre

Tampoco los “vivos” que ofrecen sistemas piramidales e inversiones sin respaldo conocida como “Esquema Ponzi”, lo cual acecha a todo aquel interesado en capitalizar sus ahorros y cae presa de varios estafadores sueltos en la web con la promesa en que seas “Tu propio Jefe”.

Bitcoin implica estudio, información fidedigna (como algún Broker matriculado o la ONG Bitcoin Argentina) y capacidad de riesgo.

El futuro será digital, la pandemia aceleró la virtualidad no sólo en nuestros trabajos o estudios, sino también en nuestros ahorros e inversiones.

¡No lo perdamos de vista!

Facebooktwitterlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat