¡¡El mañana que me espanta!!

El semáforo de la 25 de mayo y Sarmiento nos encendió la roja. Íbamos hacia el centro por la 25 de Mayo. Un hombre con un barbijo extrañamente enorme como una escafandra, pantalón oscuro y un saco de codos aceitados, caminaba como corriendo sin correr. Miró hacia el automóvil antes de cruzar. En el brazo una canasta de mimbre con varias varillas de pan, envueltas en papel film. Giró nuevamente la cabeza para confirmar sí su sospecha era cierta, levantó los hombros como escondiendo el rostro. La duda de instantes, también se me disipó.  Imposible no reconocerlo. Era él. Cientos de mañanas acercándonos el cortado o el café corto. Algo me perturbo.  Seguramente más a él. Mozo de oficio. El bar, estaba cerrado desde hacía más de dos meses y medio. Alguien había comentado que no lo abrirían más. Repasé el número de laburantes del lugar. Sumé cinco. Más el propietario. Lo perdí de vista. Algo me hizo ruido entre las vísceras. Quiso la casualidad que un día después, lo encontrara tocando timbre en una casa de la calle Tucumán al 1000. Afortunadamente no me vio. En una ocasión nos había contado que tenía cinco hijos, uno de ellos casado, con un bebé, y vivían con ellos. Morocho de cabello corto. Siempre amable. Frecuentemente se la rebuscaba los fines de semana con la bandeja, en grandes fiestas. No le escapaba al trabajo.

Recordé los informes que publicaron recientemente economistas y analistas sobre que la pobreza post pandemia, alcanzaría al 50% de la población, o seguramente algunos puntos más. Esos puntos son personas. Gente de carne y hueso. Gente que bebieron desde la misma cuna la cultura del esfuerzo, pero que ya comenzó a dolerles la existencia. Por eso escondía su rostro. No es lo mismo una bandeja que una canasta. Supongo que debe suponer. Es imposible no pensar qué sucederá mañana cuando el despertador ya no nos suene. Genera temor. Un pavor mucho más latente que el saturante COVID 19, o la exacerbada cuarentena con la que nos aislaron. Ya no hay vuelta atrás. Se detuvo la máquina que hacía girar al país. Los resultados nos atropellarán y el pozo de la desocupación hará estallar todo atisbo de esperanzas acuñadas. Los muertos nos chocarán… y el miedo será una piel de iguana sobre la nuestra.

Recordé los informes que publicaron recientemente economistas y analistas sobre que la pobreza post pandemia, alcanzaría al 50% de la población, o seguramente algunos puntos más. Esos puntos son personas. Gente de carne y hueso.

De solo pensar…

La imagen del ex mozo, ahora vendedor de pan callejero, me pareció un adelanto del futuro, un mañana que ya hoy, me espanta el sueño. No solamente a mí. No pude evitar suponer cuántas canastas veremos colgar en brazos que se estiraron en un país arisco, cada vez menos vivible, donde millones de bichitos invisibles a los ojos, les fue funcional a un poder que corre enceguecido en el desafío de lograr un nuevo “reino”, donde la exclusión, la marginalidad y la pobreza, nos equipare de a poco.  Sospechar cómo será la patria que viene, debería ser una obligación de todos. Posiblemente nos encontremos con muchas canastas esperándonos. Tal vez, una lleve el imaginario nombre de cada uno de nosotros… siempre el tal vez. No puedo evitar un escozor de solo pensar que eso, indefectiblemente, sea nuestro futuro…

Facebooktwitterlinkedinmail

1 comentario en “¡¡El mañana que me espanta!!”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat