El relato kirchnerista y la pose zen de la oposición

“La violencia es el miedo a las ideas de los demás” (Mahatma Ghandi)

Escribe: Cristina Pablos

El relato es una historia hecha con palabras que se usan para entretener a la gente.

Para construir un relato hacen falta: 1) un narrador con estilo 2) qué se cuenta 3) el destinatario (relación sujeto y objeto).

Se necesita hacer una selección de palabras para convencer al oyente. Se puede usar un tono frío, dramático o apasionado. El relato debe comenzar de forma atractiva; tener dosificación de la información; guardar lo importante para el final. A veces, los finales no son tan claros, se trata de un final abierto.

Todas estas características reúne el “relato kirchnerista”, con claro tinte político partidario que los militantes aplauden embelesados.

La principal narradora del “relato K” es CFK. No podemos negarle sus dotes para contar historias con énfasis, con ademanes grandilocuentes, pero…siempre puro realismo mágico: totalmente alejado de la realidad.

Alguien que adhiere al “relato kirchnerista”, sobre todo en el tema de la pobreza, es el Papa Francisco: “benditos los pobres porque de ellos será el reino de los cielos”.

Por estos días, del “relato kirchnerista” se han apropiado otros actores como, por ejemplo, el flamante ministro de Justicia, Martín Soria. Ya avisó, antes de asumir que “se encargará de terminar con la supuesta persecución judicial a su jefa”.

Y, en pedirles, por boca de Tailhade, declaraciones juradas a los jueces y fiscales que intervinieron en la investigación de la corrupción. Muy ignorante el ministro (con causas abiertas en su provincia por violencia para con mujeres y hombres) que no sabe que a esas declaraciones las pueden ver quienes las pidan.

Convengamos con la Casa Blanca (EEUUU) que “la Argentina tiene un sistema judicial ineficaz y politizado incapaz de resolver las causas de corrupción”. Esto es algo que todos compartimos.

En el mientras tanto, Alberto Fernández sigue secuestrado en las redes de su vicepresidente. El gobierno nacional rechazó vacunas ofrecidas gratuitamente por Estados Unidos, de Moderna, que fueron a parar a Paraguay y a Uruguay, sin tantos cuestionamientos ideológicos en época de pandemia; lo han hecho porque son democráticos y porque les interesa la salud de sus ciudadanos.

Y la oposición… con la ingenuidad y el estilo zen de siempre que, insisten en que están unidos, ¿y eso qué?

Comiencen a actuar chicas y muchachos, no permitan que los patoteen en el Congreso ni en la Rosada; cuiden a los periodistas independientes que están en peligro. Cuiden la democracia. No esperen que siempre sea el pueblo el que salga a defenderla. No nos merecemos los despojos de un país que fue.

1 comentario en “El relato kirchnerista y la pose zen de la oposición”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat