El Subnivel que no fue: el ferrocarril como obstáculo

Escribe: Julio A. Benítez – benitezjulioalberto@gmail.com

El tema que trataremos hoy tiene que ver con la significativa frase “Villa María, hija del riel”, escrita en todos los medios gráficos, dicha en todos los discursos, por radio y televisión, etc.etc.

Increíble, pero cierto, y se puede comprobar según la página 14 (punto Nº 13) del libro de don Bernardino Calvo “Historia de Villa María y sus Barrios”, que en 1880 el F.C.C.A. ya era un “Obstáculo”, por distintos motivos, que no viene al caso detallar, pero la “Hija del Riel” ya renegaba de su “Madre (El riel)”. Y los años fueron pasando, el tráfico ferroviario aumentó como la de automóviles, camiones y los pasos a nivel con sus barreras bajas  atrasaban el tránsito vehicular.

Y así llegamos a la década de 1960, cuando el comisionado municipal don Alfredo Vijande emitió el “Decreto Nº 836 “I”, que consideraba estudiar reformas en el ferrocarril.

La firma de Vijande en el decreto mencionado.

Qué decía el decreto

“VISTOS: Los inconvenientes que trae aparejado el tránsito y el adelanto urbanístico de la ciudad de Villa María por el actual estado de las vías ferroviarias, que en su oportunidad dieron lugar al nacimiento de esta población: 

Y CONSIDERANDO: Que resulta imprescindible buscar la solución que desplace a otro lugar las tareas de descarga, depósito y carga de los productos y las mercaderías pesadas, de facilitar el tránsito, de embellecer la ciudad en aquel lugar y de encontrar los medios económicos de financiar todo ello: Que este Departamento Ejecutivo estima que el estudio de este problema de tan vastas proyecciones, necesita de la cooperación de entidades de bien público y vecinos entendidos del problema y que la mejor forma de concretar ésta, lo es mediante la creación de una comisión que se ocupe de preparar y presentar iniciativas y proyectos que juzguen conveniente, con la colaboración de esta Municipalidad:

Por ello, el Comisionado Municipal en uso de sus atribuciones: DECRETA:

Art.1º) Crease la “COMISIÓN MUNICIPAL PRO URBANIZACIÓN VÍAS FERROVIARIAS”, que se encargará del estudio del problema del ferrocarril.

Art.2º) Dicha Comisión estará compuesta por catorce miembros, integrada por entidades de bien público y/o vecinos, con carácter ad-honorem, que será presidida por el Titular del Departamento Ejecutivo Municipal.

(Art.3º y 4º) La comisión dictará su propio reglamento y creará los cargos que estime necesarios, tendrá un voto cada integrante y dos el presidente si existe empate… El Departamento Ejecutivo proveerá los fondos que sean indispensables para su funcionamiento…

Art.5º) De forma. Firman Jorge Villasusso, Secretario General – Hay un sello – Alfredo Vijande. Comisionado Municipal. VILLA MARÍA,  16 de Agosto de 1962”

El arquitecto Alonso

El periodista Iván Wielikosielek entrevistó en abril de 2017 al arquitecto Carlos Alonso, lo que determinó la impresión del libro “Memorias de un Arquitecto de Las Pampas” (Ediciones C.C. – Villa Nueva – Cba.- Año 2019) del que nos referimos a algunos conceptos vertidos por el profesional con respecto al tema por el cual  don Alfredo Vijande, cinco años antes, ya había dispuesto que una comisión tratara el tema del “obstáculo ferroviario”.

Sólo tomaremos partes de las páginas 26/27/28/29 y 30, donde Carlos dice: “Era empleado en el Departamento de Obras Públicas y al pasar a otra función el director, Carlos Tolosa, el doctor Julio Nóbrega Lascano, comisionado municipal, el 23/9/1967 me designó a mí. Fueron apreciadas mis propuestas para mejorar la urbanización de Villa María y entre los temas se trató el del ferrocarril”.

“Me dediqué al tema muy convencido de que sería un subnivel, realicé todos los estudios necesarios, me contacté con los ingenieros Pons y Juan Tumosa, ambos de Córdoba, Pasetti y Carlos Pajón de nuestra ciudad. El resultado de mi trabajo pareció a todos como factible. También el arquitecto Invernizzi  presentó  una propuesta,  distinta.

Mi proyecto era factible para llevarlo a cabo. Saqué  fotocopias para autoridades municipales, provinciales y nacionales, con varios viajes a mi cargo a Buenos Aires y Córdoba. Fotocopias y planos desaparecieron”, finalizó Alonso.

Gracias estimado amigo arquitecto Carlos Alonso por tu colaboración.

Fuente: Material del Archivo Municipal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat