El virus como excusa: la revolución digital

Escribe: Román Cavaglia

En Argentina, al día de hoy, llevamos exactamente 7 meses de cuarentena y prohibiciones. En Argentina, la Pandemia eclipsó a tantos otros temas. El crecimiento de la pobreza al 40% por ejemplo, la desocupación al 15% y una inflación que rondará el 40% este año. Pero la idea no es hablar de Argentina, sino de la Pandemia en general.

El Covid-19 fue el virus que sacudió al mundo, literalmente, y tal vez esta sea la noticia. Nadie sabe con exactitud ni científica y coherentemente cuán letal fue este virus en realidad, y cuántos de los fallecidos fueron directamente por coronavirus y cuántos de los informados por comorbilidades, es decir, por patologías preexistentes.

Entonces, no caeré en la tentación de hablar del Covid-19 en términos de medicina, sino que lo haré en términos de comunicación.

Esta pandemia significó, en materia comunicativa, la puerta de entrada a una nueva era: la netamente digital. Ya ni siquiera la globalización alcanza. El Coronavirus será el signo que divida la historia en un antes y un después. No hay otra, nada se podrá comparar después de esto, con un nuevo elemento necesario: lo digital.

Una de las cosas que ha traído el Coronavirus fue la señal de que el teléfono es un aparato del que ya no se puede prescindir. Hasta el año pasado esto era discutible, pero tras el Covid, el celular pasó a ser el dispositivo más imprescindible de todos.

Otra es que la forma de comunicación es mediante Internet, por ende, mundial. Ya no existen otras formas, la primera forma de comunicación tras la pandemia es Internet, todo lo demás, juega en otras ligas. “No existe” algo que no salga en la web.

Hasta el año pasado la velocidad de transmisión de datos era un tema solo para entendidos. Hoy, es un tema primordial para el desarrollo humano. Tanto para un docente que tiene que dar una clase por Zoom, como para un mecánico que debe pagar sus impuestos.

Estar conectado es una forma de “estar”, sin conexión no hay vida posible de proyección: en lo laboral, en las relaciones, en los vínculos. La conectividad es la nueva forma de “respirar” de las personas, tan necesaria como el aire.

Habría tantísimas cosas más para decir de la Pandemia, pero entre tantas, estas son algunas señales que han salido desde este nuevo orden mundial que tiene a los satélites como los nuevos relojes que marcan el pulso del planeta.

Comunicacionalmente hubo una gran Revolución mundial con la Pandemia que, literalmente reorganizó a todas las personas del mundo detrás de las pantallas.

Tanto que algún despistado podría pensar que el virus, fue solo una excusa.

Facebooktwitterlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat