Encuentro Vecinal presentó un proyecto para usar Boleta Única en futuras elecciones villamarienses

Los dirigentes de Encuentro Vecinal Córdoba de Villa María presentaron el proyecto de ordenanza para la aplicación de la boleta única en la ciudad.

El mismo fue presentado por Alejandro López, ex candidato a intendente del espacio y el dirigente del mismo partido Julio Nieto.

Entre los fundamentos de dicho proyecto se destaca que una de las funciones esenciales de la boleta de sufragio es la de estructurar el voto del elector con miras a facilitar la operación de selección por parte del mismo. La otra, radica en constituir la prueba del voto, proveyendo así el medio para realizar su recuento o escrutinio.

López y Nieto frente al Concejo Deliberante cuando fueron a presentar el proyecto

Entre las fortalezas de la boleta única se destacan:
Favorecer la equidad partidaria en la competencia electoral: Dado que la
generación y provisión de boletas queda a cargo del Estado, todas las fuerzas
políticas se encuentran en condiciones de igualdad unas respecto de otras, más
allá de las estructuras partidarias que posean.
Garantizar la provisión de boletas durante toda la votación: Como el Estado asume
el rol de ser el único proveedor de boletas de sufragio, al no depender más de las
estructuras partidarias, las mismas siempre están disponibles en cada mesa
durante toda la votación; siendo el garante de que la gente pueda optar entre todas
las ofertas electorales.
Disminuir el gasto electoral: Toda vez que sólo se imprimen un poco más de
boletas de la cantidad total de electores, dotadas de un mecanismo de seguridad
que impida su reproducción; evitándose así la impresión innecesaria de
ejemplares.
Eliminar el cuarto oscuro: La boleta única contiene todas las opciones partidarias,
ya sea para cada cargo o categoría de candidatura. Por dicho motivo, a los fines
de garantizar el secreto del voto del ciudadano sólo hace falta un pequeño espacio
privado dentro del cual aquel pueda proceder a marcar la, o las boletas en
cuestión, que son los denominados boxes, casillas de votación.
Departamento General San Martín
25 de mayo 669 – Villa María
evcsanmartin@gmail.com
Agilizar el trámite de votación y escrutinio: La
utilización de boxes o casillas optimiza la distribución de los espacios dentro del
cuarto de votación, permitiendo que las autoridades de mesa se ubiquen dentro
del mismo y que en él se pueda disponer de más de un espacio privado destinado
al sufragio a través de la habilitación de dos o más boxes, cabinas o casillas de
votación, lo que redunda en una dinámica de emisión del sufragio más ágil, como
así también el proceso de escrutinio.
Eliminar y disminuir determinadas malas prácticas electorales: Hay dos
características de la boleta única que favorecen la desaparición o disminución de
prácticas electorales desleales. La primera es que un órgano estatal monopoliza
su distribución, lo cual resulta clave en la disminución de los niveles de coerción
sobre los votantes favoreciendo el secreto del voto. De esta forma se termina con
el clientelismo político y con la irrupción de los aparatos partidarios mediante la
distribución anticipada de boletas, la introducción de marcas o señas en las
mismas, destinadas a facilitar la identificación del voto, o el trabajo de fuerzas
políticas que el día anterior entregan el voto a la gente, bajo algunas promesas de
favorecerlos con beneficios, o lisa y llanamente presionándolos bajo amenazas de
pérdida de beneficios sociales u otras prebendas ya alcanzadas. Así, mediante la
boleta única se consolida el piso mínimo de libertad de la que debe gozar el
derecho de sufragio, esto es su carácter secreto. La segunda, radica en que, al
contener a todos los candidatos, evita su reemplazo por ejemplares apócrifos,
puesto que la declaración de nulidad sobre los mismos afecta a todas las fuerzas
políticas por igual. Además de las descriptas, la boleta única también dificulta –
aunque no siempre llegando a impedirlas- algunas prácticas como las del voto
cadena, voto marcado y otras creatividades de nuestra idiosincrasia política.
Otorgar mayor libertad al elector, disminuyendo el efecto arrastre: En efecto, otra
de sus bondades es el aumentar el techo de libertad del elector, al estimular una
marcación separada de opciones partidarias diferentes por cada categoría de
candidatura, evitando también la marcación de “lista completa”. Es que con la
boleta única que se propone, el elector tiene que marcar su voto específico por
Departamento General San Martín
25 de mayo 669 – Villa María
evcsanmartin@gmail.com
cada categoría electoral, manifestando
expresamente su voluntad, con una tilde, o una cruz en el casillero de cada
categoría o candidato de su preferencia. Con la boleta partidaria, la única
posibilidad para el elector de aumentar su libertad al momento de elegir, era
tomándose el trabajo de cortar los diferentes cuerpos de la boleta y mezclar
candidatos de diferentes partidos o frentes electorales en su voto, lo que
históricamente siempre representó un porcentaje muy bajo por la dificultad que
esto representa.
Forzar a todos los candidatos a hacer campaña electoral: A consecuencia de lo
anterior, la boleta única termina impulsando a todos los candidatos a hacer
campaña, a mostrar sus propuestas y salir a convencer al electorado para que los
vote. Es así que la campaña electoral deja de ser un patrimonio exclusivo de la
fuerza política y de sus candidatos a cargos ejecutivos, pasando a enriquecerse
con la necesaria participación de los diferentes candidatos a cargos legislativos,
en procura de familiarizarse con el electorado, haciendo proselitismo con nombre
y apellido.

Facebooktwitterlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat