Los genes de la maldad: la otra lucha de científicos cordobeses contra el coronavirus

Escribe: Gabriela Beck

El Dr. Franco Fernández, biólogo, es un joven científico cordobés de 37 años, trabaja para el INTA, Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, y allí pudo realizar su doctorado.

Se desempeña actualmente en un banco especial que tiene el INTA a lo largo de todo el país y que es el Instituto de Patología Vegetal, con sede en Córdoba Capital.

Desde el inicio de la pandemia lo tiene abocado a él y a otros científicos en estudios que entiendan a comprender y conocer la aparición del Covid-19 que sumió al mundo en una pandemia.

El campo de acción de Fernández es la Biología Molecular, donde le preocupa entender los genes para tratar de comprender algunos procesos biológicos. “Particularmente yo no trabajo con virus, pero sí trabajo con bacterias que nos llevan a entender ciertas enfermedades de las plantas y que forman parte de los cultivos de nuestro país. De ahí que cuando me llaman para formar parte de este proyecto junto a mi colega Humberto Debat, quien también es biólogo y tiene como especialidad la Biología Molecular, otro apasionado de los genes, pero que en lugar de trabajar con bacterias trabaja con virus, ambos aceptamos gustosos para ser parte de Proyecto PAIS (Proyecto Argentino Interinstitucional de genómica de SARS-CoV2). Nos pusimos a disposición de este proyecto, con todas nuestras capacidades en Bilogía Molecular e Informática, para tratar de entender a esos genes”.

Franco Fernández y su colega Humberto Debat

Todo un desafío científico

“Ser convocados nos puso muy contentos, porque por un lado es una gran desafío, porque en medio de esta pandemia estamos trabajando con un virus nuevo, en una situación sumamente compleja, pero sabiendo que tenemos capacidad para poder aportar a este proyecto nuestro granito de arena y con ello contribuir a tratar de entender un poco mejor esta enfermedad que es muy grande y muy compleja”, explicó días atrás el especialista en una entrevista con Radio Centro.

Particularmente en este proyecto lo que busca es saber qué genes tienen los virus del Covid que están circulando en la Argentina, si los virus pueden ser detectados por los sistemas de detección de la enfermedad, si hay algunas mutaciones particulares en algunos de sus genes, que pudiera resultar en alguna característica epidemiológica especial.

“El proyecto tiene carácter nacional y tiene muchísimos participantes justamente de distintos puntos del país, algunos son los que recolectan las muestras cuando se hacen los hisopados y se sabe si tienen o no coronavirus activos. Otros centros se encargan de secuenciar es decir obtener la secuencia específica de esos virus y en el Nodo Córdoba estamos recibiendo las muestras cordobesas para conocer si hay particularidades dentro del territorio provincial”, explicó.

Los primeros logros

Fernández contó que “en la primera parte se está descubriendo todo lo que es la parte microbiológica en cada sector de la Argentina para obtener la secuencia, porque uno de los principales objetivos es establecer capacidades de una forma federal sin que todo dependa de Buenos Aires, ya que en el interior también hay mucho potencial. Trabajando de manera coordinada con los que trabajan efectivamente en Buenos Aires, y que sirva toda la experiencia para monitorear esta enfermedad u otras enfermedades o pandemias que podrían venir, si fuera necesario. Es una forma de ir compartiendo los conocimientos”.

Genes, linajes o parentescos del virus

“En esta primera etapa se han monitoreado 22 muestras, genomas o linajes, que se tomaron en distintos puntos de la Provincia, que muestran que hubo 16 introducciones independientes del virus, es decir que han venido con personas que han estado en el exterior y lo introdujeron en Córdoba cuando regresaron de viaje. Esos linajes tienen parentescos con otros virus que están circulando en el mundo y en la mutaciones o diferencias que se han encontrado no tienen peligro biológico”, precisó el especialista.

Hasta ahora los linajes de las muestras cordobesas, indican que tenemos más similitudes con el coronavirus desarrollado en Europa, Estados Unidos o el resto de Sudamérica. A nivel mundial, la buena noticia es que el virus es poco diverso y sus mutaciones no son trascendentes.

“Estos estudios, por ejemplo, permitirán si tal brote en Córdoba, ocurrió por un único ingreso de una persona que vino del exterior o si se parece más a la circulación del virus que está en Buenos Aires. Podemos suponer o presuponer que el brote que se inició en tal lado puede venir de tal o cual lugar”, explicó el joven científico.

Buscando una vacuna exitosa

Hasta ahora, los estudios no permiten a ciencia cierta saber si una vacuna puede ser más efectiva que otra desarrollada en distintos laboratorios, pero se ha notado que el virus muta poco, es poco variable, lo que implica que el desarrollo de las vacunas tendrían más chances de ser exitosas. “Las vacunas tienden a tener más exito si el virus es poco diverso, como en este caso, lo que nos lleva a albergar buenas expectativas a futuro para combatir la enfermedad”.

Cuando se le preguntó si sabiendo el linaje de ese virus, se lograba saber si era de mayor o menor letalidad el coronavirus contraído, el biólogo Fernández señaló: “que hasta el momento no hay evidencia suficiente que podría decirnos que existen variables más riesgosas, más virulentas, que otras. No hay estudios que nos permitan sustentar eso. Sí sabemos, que en la naturaleza hay variables de otros virus, que pueden ser menos virulentos que otros, pero en caso del coronavirus no hay pruebas o evidencias para sostener eso. De momento no tenemos esa certeza”.

Gran parte de los científicos que participan de Proyecto PAIS

¿Ganaremos la guerra contra el coronavirus?

“Sin lugar a dudas nos estamos enfrentando a una situación muy difícil, pero no me caben dudas de que tenemos las capacidades y la fuerza para que lo podamos resolver toda la humanidad unida. Y digo toda la humanidad, porque de este problema no se sale o escapa solo, lo tenemos que resolver como sociedad o no lo revertimos. Yo creo que más temprano que tarde seguramente tendremos una vacuna eficaz y segura. Por lo pronto debemos seguir extremando las medidas de bioseguridad ya conocidas, evitar los lugares cerrados, utilizar el barbijo, higienizar bien nuestras manos. Ser responsables y solidarios ante todo y cuidar a los que son más vulnerables, porque la solución llega en conjunto, como sociedad”.

Saber informarse y protegerse

Sobre el tratamiento de los medios sobre el coronavirus, reflexionó Franco Fernández del siguiente modo: “Como científico opino que al hablar de coronavirus, falta rigurosidad científica desde el periodismo, entiendo que hay apresuramientos, hay necesidad de informar y eso a veces puede ser perjudicial y desinforma más de lo que informa. Estamos en un momento que debemos dar información fidedigna, el virus tiene una gran circulación y nos debemos cuidar mucho y estar atentos a fuentes oficiales de información”, concluyó.

Facebooktwitterlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat