[Historias] Cuando los ingleses le ofrecieron a Perón compartir la soberanía de Malvinas

Compila: Julio A. Benítez – benitezjulioalberto@gmail.com

Ocho años antes de la guerra de Malvinas hubo un intento del gobierno inglés de llegar a un acuerdo con Argentina para compartir las Islas Malvinas.

El gobierno laborista inglés de Harold Wilson se acercó al presidente argentino Juan Domingo Perón en 1974, con un plan confidencial para un gobierno compartido de las islas.

Las negociaciones se frustraron por su muerte solo 20 días después del primer contacto, ya que el Reino Unido no confiaba en que su sucesora, María Estela de Perón, pudiera seguir el poder hasta el fin de su mandato, por lo que cortó el diálogo con Argentina.

Las conversaciones no continuaron con Estela Martínez de Perón.

Después llegaría la dictadura, la guerra de 1982 y la relación bilateral daría un vuelco difícil de revertir hasta nuestros días.

El documento secreto de aquellas tratativas lo divulgó el Daily Mail, tema que quería poner fin a la disputa de la soberanía sobre las islas, para crear una atmósfera favorable dentro de la cual los isleños podrían desarrollarse de acuerdo a sus intereses.

El texto del posible acuerdo fue entregado en forma secreta a Perón por el entonces embajador británico James Hutton.

La propuesta (en inglés) que quedó trunca tras la muerte de Perón.

La propuesta

La propuesta inglesa cedía a Argentina parte de la soberanía, que incluía que ondearan las dos banderas en Puerto Argentino y que el castellano y el inglés se convirtieran en dos idiomas oficiales para todos los isleños.

En el texto se notaba el interés de Londres por compartir la soberanía y sobre estas bases, el gobierno de Su Majestad propone que, si el gobierno argentino está de acuerdo, deberían realizarse conversaciones oficiales o preliminares en Buenos Aires lo antes posible, según escribió el Foreign Office.

La propuesta de Londres, además, avanzaba sobre el gobierno del territorio, que también sería compartido. Según el texto. Se nombraría un gobernador que sería decidido en forma rotativa británico y presidente argentino.

Argentina intento reconquistar las islas en 1982.

En ese mismo sentido, el exvice canciller, don Fernando Petrella, en una entrevista con Infobae sostuvo que durante “el período 1965-1982, el Reino Unido y la Argentina discutieron el condominio, el retroarriendo y una solución a lo Hong Kong, es decir, un solo país, dos soberanías. Nada de eso se pudo concretar. Petrella había explicado didácticamente los pasos de esa negociación de soberanía”.

“En diplomacia hay cuatro etapas para obtener un resultado en una negociación bilateral: primero el diálogo, después una conversación, después la discusión y finalmente la negociación, cuando lo que se discute pasa a ser formal”, resaltó el diplomático.

La Argentina, en los mejores momentos de la relación bilateral con el Reino Unido, llegó a discusiones muy de fondo sobre Malvinas, que nunca se tradujeron en negociación porque existió, del lado argentino, la idea de conseguir de inmediato lo que en realidad debía ser el objetivo final, si es que se llega a él”.

La otra opción que afirma Petrella que se barajó en la década del 70 y también en la ONU, dos meses antes de la guerra, es la de una propuesta de retroarriendo. Esto significaba que el Reino Unido transfería la soberanía y la Argentina le alquilaba las islas por 99 años.

Ortiz de Rozas se codeaba con la diplomacia inglesa. Y en medio del fragor de la Guerra Fría, en la que el Reino Unido era protagonista, las Malvinas empezaron a ceder protagonismo para Londres. Es así que, en 1966, un alto subsecretario del Foreign Office para Asuntos de América del Sur le reveló en forma confidencial que las islas ya no tenían el valor estratégico y hasta le sugirió que en poco tiempo se integrarían a territorio argentino.

En la década del 60 fueron varios los intentos de acercamiento entre ambos países, en pleno proceso de descolonización del mundo occidental.  En 1965 una nueva resolución de la ONU, la 2065, incluyó explícitamente a las islas Malvinas.

Con este impulso, Argentina, gobernada por Arturo Illía, invitó a Gran Bretaña, cuyo primer ministro era el laborista Harold Wilson, a entablar negociaciones, y en enero de 1966 llegó a Buenos Aires el canciller británico Michael Stewart para tratar la disputa por la soberanía. Era la primera vez, desde el inicio de las protestas argentinas, en 1833, que el gobierno inglés dialogaba oficialmente sobre el tema.

El reclamo de soberanía argentina no cesa.

Argentina se comprometió a respetar los intereses y el modo de vida de los malvinenses, como el idioma inglés, la libertad religiosa y el derecho de propiedad. Los delegados argentinos informados extraoficialmente que el gobierno británico no tenía intereses estratégicos, políticos o económicos que perseguir en las Malvinas.

Pero para transferir el territorio a Argentina, era necesario convencer a los isleños de las ventajas de un acercamiento con el continente mediante comunicaciones y entendimientos.

En setiembre los cancilleres se reunieron en Nueva York durante la Asamblea General de la ONU y allí se redactó un documento que se llamó Memorándum de Entendimiento.

Cuando supo de estos avances la Falkland Islas Company (FIC), empresa lanera con dueños británicos, propietaria de 2 tercios de las tierras de las Malvinas, comenzó un importante lobby en contra de la cesión y envío una carta a los medios y al Parlamento británico que decía que “los isleños no quieren ser argentinos” y “que son tan británicos como nosotros”.

Luego la dictadura de Onganía hizo caer los avances.

En la nada

El acuerdo quedó en la nada cuando el 1 de julio de 1974, tres semanas después de la primera reunión con la comitiva inglesa, murió Perón, y Argentina entró en una gran convulsión, entre la multitudinaria despedida al Presidente y la violencia política que terminaría derivando en la última dictadura militar el 24 de marzo de 1976.

Isabel Martínez de Perón heredó la presidencia y el asunto del condominio entre ingleses y argentinos en Malvinas quedó sin resolver. La flamante presidente no avanzó porque les temía a algunos sectores del peronismo que pretendían una posición más dura con Gran Bretaña.

Tras la muerte de Perón, la propuesta del Reino Unido no prosperó.

Ortiz de Rosas en su libro confirmó que existe un documento nombrado como “non paper” fechado el 20 de diciembre de 1974 que revela que el proyecto no había sido borrado de la agenda diplomática.

Se trata de una versión traducida de la propuesta de Londres firmada y sellada por el Departamento de traducciones de la Cancillería argentina.

Pese a todo, con Perón muerto, los ingleses ya se habían retirado de la mesa de negociaciones para siempre.

Fuente: Infobae

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.