Incendios en Córdoba: ¿desastre agropecuario o catástrofe ambiental?

Escribe: Rocío Barrera (*)

La provincia de Córdoba se ve afectada por los incendios forestales más grandes en los 12 últimos años, se estima una pérdida de unas 60.000 hectáreas, siendo damnificados el bosque nativo y parte del sector productivo rural.

Si bien el sector agrícola y ganadero de todo el país está siendo castigado por una sequía prolongada, lo cual dificulta la disponibilidad de forrajes para el ganado, se debe destacar que los incendios además de perjudicar a estos sectores productivos, han afectado una gran parte de bosques nativos.

Estos espacios corresponden a la categoría de mayor protección denominada “zona roja”, son sectores de muy alto valor de conservación que no deben transformarse, según la Ley vigente N° 9814 de Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos y regulación de Bosques Exóticos de la Provincia de Córdoba.

Consecuencias

La quema de manera reiterada provoca un daño ambiental devastador y los suelos sufren un deterioro irreversible. Toda la sedimentación proveniente del suelo será arrastrada pendiente abajo produciendo serias pérdidas.

Este inconveniente provoca que el suelo disminuya la captación y retención de agua de lluvia a través de las raíces y de la cubierta vegetal que evita la erosión del suelo, lo cual dificultará recuperar toda la vegetación del lugar.

Esto repercutirá en el ecosistema y la fauna, ya que se destruye su hábitat natural. Todos los servicios ambientales y procesos de regulación claves para la salud de los ecosistemas son afectados y destruidos.

El humo como consecuencia, puede provocar serios problemas de contaminación visual: se ha comprobado que el hollín que se desprendía de los incendios anteriores en el Amazonas viajó miles de kilómetros, depositándose en glaciares y sitios de nieve.

El color negro del hollín puede “absorber”, por así decirlo, la radiación solar, produciendo un aumento de temperatura en estas superficies, estimulando aún más su derretimiento (sumado al incipiente calentamiento global).

Además, el humo presenta un serio riesgo para la salud humana, la nubosidad del humo es contaminante y contiene compuestos tóxicos.

Razones e intereses

Estos incendios son causados por la actividad humana, es un efecto generado por malas prácticas agropecuarias y de ordenamiento territorial, por cuestiones económicas y el desarrollo urbano. En definitiva, por medio de la quema se genera una excusa para lotear territorios antes protegidos.

Actualmente, en la provincia de Córdoba existe menos del 3% de superficie de bosques nativos. Desde el gobierno provincial se reglamenta la emergencia agropecuaria, que es una medida muy adecuada debido a la persistente sequía que invade el centro del país, aunque está descuidando la situación ambiental. La cual, en todo caso, es la verdadera catástrofe.

(*) Estudiante de Quinto Año Agronomía – Universidad Nacional de Villa María.

Facebooktwitterlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat