Incendios: ¿Y si con la ayuda de los aeroaplicadores se los hubiera dominado más rápido?

Un planteo a la Provincia

Escribe: Gabriela Beck  

En una entrevista telefónica que realizó Miguel Andreis en su programa “Escuchándonos” por Radio Centro, Fernando Rasso, conocido periodista local además de piloto e instructor de vuelo, planteó un debate muy interesante: Los aeroaplicadores piden a la Provincia que los dejen actuar en incendios como los de las serranías cordobesas.

La trayectoria de Fernando Rasso con el tema de los aviones es muy conocida a nivel local y regional lo que lo convierte en una voz autorizada para hablar sobre la cuestión. Los aviones aeroaplicadores están convencidos que pueden ser de gran utilidad en los incendios y pese al pedido reiterado en tal sentido no se los tiene en cuenta.

Rasso siempre aclaró que daba su opinión personal sobre el tema, pero sabe que igual sus palabras son concordantes con las de la Cámara de Aeroaplicadores a nivel provincial. Dicha Cámara reúne a unas 50 empresas del rubro, a nivel provincial y a su vez, tiene una Federación a nivel nacional.

Rasso (izquierda) sostuvo que los aeroaplicadores podrían realizar aportes importantes contra el fuego.

Aligerar las estructuras y costos

“Entendiendo que los aeroplicadores cordobeses podrían haber realizado un aporte importantísimo en los incendios de las serranías cordobesas. La Provincia cuenta con una infraestructura que es muy cara, comprar el avión Fire Boss ha sido muy caro, un avión que a Córdoba le costó dos millones de dólares y que después hay que mantener; no los paga el gobernador de su bolsillo al igual que la pesada estructura, que es muy cara y onerosa para todos nosotros. Cuando pasan cosas tranquilas, livianas pueden actuar rápidamente y todo es solucionable, pero cuando pasan cosas como las que acabamos de vivir en las sierras hay que replantearse un montón de premisas.  Igual sostengo que Córdoba pese a todo lo vivido es la mejor provincia equipada en tal sentido, pero hay que aclarar que las estructuras, tanto nacional como provincial, son limitadas ya que los recursos nunca son suficientes con incendios como los que hemos padecido”.

Según explicó Rasso: “la Provincia hace muchos años paga bastante dinero por un sistema operativo que gran parte del tiempo está inactivo, es decir tienen un avión parado en Alta Gracia y un avión parado, por ejemplo, en La Cumbre, durante todo el año, un piloto de guardia, toda una estructura que es pesada de mantener en cuanto a costos. Pero en cambio, los aeroaplicadores que en esta época del año están parados, que se están preparando para el trigo (no sé si habrá mucho este año por la sequía) tienen sus aviones listos y si bien están concebidos para la aeroaplicación, en cuanto al funcionamiento son de muy similares características a los que se usan en el Plan del Manejo del Fuego. Hay sutiles diferencias con los aviones preparados para el manejo del fuego, pero todos nacen de la premisa de un avión aeroaplicador”.

Contando mayores detalles sobre el equipamiento, explicó: “Los aviones que posee la Provincia tienen una capacidad de agua de 2 mil litros, otro de 2.400 y dos o tres más que son los más grandes, llamados Air Tractor 802, que cuentan con una capacidad de 800 galones, es decir unos 3.200 litros, que cargan en lagos. Sólo hay dos en el país y uno de ellos está en Córdoba. Pero como esos aviones en la provincia, a nivel privado, debe haber 20 con una capacidad similar”.

Un ejemplo para tener en cuenta

“En Tucumán algunos incendios de las características que tuvimos en Córdoba fueron apagados íntegramente por aviones aeroaplicadores, sin la necesidad de llevar bomberos. Eso tira por el suelo la palabra de Vignetta, que, para mí, a esta altura del partido, no es más que un farsante. Este hombre (Claudio Vignetta es secretario de Gestión de Riesgo Climático y Catástrofes de la Provincia) debería saber que a los aeroaplicadores se los puede utilizar de manera práctica en este tipo de incendios y que además estaban listos, en todo momento a total disposición”, dijo duramente Rasso, sin esconder su descontento sobre lo sucedido con los incendios.

Lo irrecuperable y la eficiencia

Este piloto y eximio aviador contó que todo se convirtió en una terrible situación y que quizás mucho se podría haber evitado. Indicó por ejemplo que “en el incendio de Achiras, Alpa Corral y demás, estaban peleando con un fuego terrible que se acercaba a La Cumbre y Alta Gracia, que rodeaba a las viviendas, en lo que se llaman incendios de interfase. Allí no mandaron ni un avión y se les quemó completamente la zona de Alpa Corral, Las Albahacas. Allí el fuego se terminó cuando no había más nada por quemarse. Entonces, permitir que se quemen más de 300 mil hectáreas de nuestras serranías por necedad o falta de conocimiento de un funcionario es inaudito”.  

Agregando además que “eso ha significado que se han gastado o malgastado fondos, con el agravante que hay pérdidas que no se recuperan con dinero, como el bosque nativo”.

“Para que se entienda, lo que decimos entonces los aeroaplicadores es que la puerta está abierta, hay un convenio disponible, que no tendría gastos operativos muertos para la Provincia contratar a esas empresas. Simplemente con abonar las horas de vuelo necesarias para hacer un trabajo más eficiente y rápido se garantizaría un buen resultado y ahorrando un montón de plata. Recuerden que al Plan Provincial del Fuego lo pagamos todos con la boleta de la luz, en uno de sus ítems”.

Para Rasso la propuesta cierra por todos lados. “En la Provincia hay cerca de 80 aeroaplicadores y si el gobierno provincial y sus funcionarios escucharan lo que se les está diciendo, no tendríamos que estar lamentando la gran cantidad de hectáreas quemadas. Si se los tuviera en cuenta a los aeroaplicadores, sería cuestión de mejorar el equipamiento de los aviones disponibles para esa tarea y habilitarlos para cumplir con ese fin. No es lo mismo tener 5 mil litros de agua sobre los incendios en dos aviones que 30 mil con 10 de esos aviones”.

“Si a los aeroaplicadores les pagaran las horas de vuelo, combustible, es decir gastos operativos, no habría gastos muertos para la provincia cuando no se utilizan sus aviones. Ni mencionar que los aviones están distribuidos en toda la provincia.  Sería cuestión de una simple organización con todos ellos, de idear un plan para cuando ocurren los incendios”, acotó.

En Villa María, más de una vez el jefe de bomberos, Gustavo Nicola, pidió a los aviones del aeroclub que hagan sobrevuelos en zonas de incendios desatadas en zonas rurales para ubicar los frentes de incendio, y así evitar que lleguen a los montes de Cárcano, por ejemplo.

Siempre listos, como los bomberos

Por lo pronto, la Cámara de Aeroaplicadores se ha puesto a disposición por si tienen que resembrar en distintos lugares, para recuperar la vegetación y lanzar semillas. Existen unas especies de cápsulas de arcillas llenas de semillas, algo que se habría probado con éxito en algunas partes del mundo. “Hasta el momento no han dejado entrar al ring a los aeroaplicadores y es momento que alguien los escuche, para que puedan pelear también contra los incendios que tanto daño han provocado”.

Más duro todavía fue Rasso al señalar: “Espero que alguien no disfrute del marketing de ver a todos los bomberos agotados, trabajando hasta 48 horas, no es suficiente con que subamos videos diciendo que son los mejores, porque realmente lo son. A nuestros queridos bomberos se los ha expuesto a incendios dantescos, que todos hemos visto estos últimos meses. Estoy seguro que los aeroaplicadores habríamos sido de gran ayuda para ellos”.

Es simple. Los aeroaplicadores quieren que los pongan a prueba, que se los tenga en cuenta. “Hubo empresas preparadas a combatir los incendios, esperando que los convocaran. En Alpa Corral, productores contrataron a un aeroaplicador que estaba combatiendo las llamas y que cuando llegaron los aviones del Plan del Manejo del Fuego, lo echaron literalmente del sector. Es decir, es una cosa de locos lo que se ha hecho; la gente la ha pasado muy mal y da la sensación que algunos disfrutaron más restando que sumando voluntades”.    

Facebooktwitterlinkedinmail

3 comentarios en “Incendios: ¿Y si con la ayuda de los aeroaplicadores se los hubiera dominado más rápido?”

  1. En general el problema de la Argentina en todos los lugares donde trabaje es que la POLITICA no elige para puestos importantes a personas idoneas sino a los punteros
    que le suman votos

  2. Existe entre nosotros los argentinos una mentalidad corrupta, de no ser así todo esto que se narra aquí, más otras temáticas políticas por demás trascendentes en este tiempo que transitamos, como lo económico y lo social, tendría otros resultados; no creo que un futuro próximo se vean cambios profundos para el bien común, tan necesarios para convivir sin grietas y sin diferencias sociales tan marcadas.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat