Juan Pablo Inglese, hombre del accastellismo ¿Potencial candidato a la intendencia?

Escribe: Miguel Andreis

La pasada semana circuló una noticia que indicaba que, según el intendente interino, Pablo Rosso, habría expuesto a un medio radiofónico, que en junio regresaría a nuestra ciudad, el intendente electo Martín Gill, que apenas ungido con el voto de la ciudadanía “huyó” hacía Buenos Aires, ya que desde el Gobierno nacional lo habían convocado para un alto cargo en el Ministerio de Obras Públicas, secundando a Katopodis en dicha área. Este medio intentó comprobar con algunos hombres de la gestión municipal, no obstante, nadie se hizo cargo de confirmar o negar lo que cobró trascendencia. La duda sobre si el ex jefe comunal regresará y, si así lo hiciera, tendría que ver con retomar su cargo o simplemente, en una manipulación, como en tantas otras oportunidades, de la Carta Orgánica, buscar algunos intersticios, como para en unos días dejar a su sucesor por 6 meses más. Después, como es muy creyente, Dios proveerá.  Mientras tanto, sin importar si las elecciones serán para agosto, mes más o mes menos, se dieron, en el plano política, algunos movimientos por la ciudad. Es por entonces donde comienza a aparecer un nuevo nombre en la escena de los posibles candidatos. Hasta el momento solo dos aspirantes, bien abrigados y con barbijos como para que no se les escuche la voz, son los que, con movimientos ínfimos, esperarían para entrar en las gateras. Ambos del peronismo. Verónica Navarro Alegre y Raúl Costa. No se observa en el horizonte de la oposición ningún rostro con ganas y posibilidades de zambullirse a las complicadas aguas de ir por la disputa del centenario e icónico Sillón de Viñas. Sin embargo, dentro de las tropas accastellistas, comienzan a hacer trascender el nombre de un joven abogado, con un importante cargo en el gobierno cordobés. Juan Pablo Inglese. Este funcionario, Secretario de Comercio de la Provincia, hecho políticamente entre los preferidos del Ministro de Industria, Comercio y Minería, Eduardo Accastello, comienza a ser observarlo con mayor atención. Digamos, empiezan a ver un potencial candidato. Aún entre quienes resaltan su capacidad y militancia, argumentan su corta edad, no tiene aún treinta años. Otros se interrogan ¿No será lo que la ciudadanía quiere? La dinámica y la proyección de un joven que, convence a propios y extraños. Lo que haga Gill de ahora en más, no le transparentará su indisimulable error, primero, el sospechoso intento de la venta de la Placita Ocampo, que ha dejado bastante herida su credibilidad. La palabra que se usaba era “negociado”. Y la segunda acción, poco fortuita, fue irse a Buenos Aires, casi como una evaporación, cuando aún las urnas no se habían contabilizado totalmente. Lo llamativo, en este resquicio de tiempos inciertos, es que apareció en escena, alguien que no figuraba como titular en ningún plantel, como lo es Inglese. De ahora en más, que su persona gane notoriedad, dependerá de varios factores. Uno, de los movimientos que se le observen en el ring, otra, del dedo de su formador, que más tarde o más temprano, se encontrará en una complicada encrucijada. Su compañera Verónica Navarro, ya está en línea de largada.

]]>
Facebooktwitterlinkedinmail

1 comentario en “Juan Pablo Inglese, hombre del accastellismo ¿Potencial candidato a la intendencia?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat