La caída del dólar y un respiro para la economía argentina

Escribe: Julio César Nieto

La debilidad de la principal divisa del mundo vuelve al centro de la escena en los mercados financieros internacionales.

La megaemisión del país del norte, impulsada por los paquetes de asistencia a fin de paliar los coletazos del coronavirus, generó una devaluación del dólar, que ya perdió un 8,5% en el último año.

Según datos de la banca central norteamericana: FED (Federal Reserve System), el volumen de dólares ha pasado de US$15,33 billones a fines de 2019 a US$19,1 billones tras la salida del presidente Donald Trump.

La emisión u oferta monetaria se ha incrementado en casi un 24%.

Más aún, tras el triunfo de Joe Biden, la nueva secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen instó en el Capitolio a que “actúen en grande” en alusión a un programa de ayuda por el coronavirus.

Esta nueva masa monetaria en circulación podría generar inflación en Estados Unidos ofreciendo un inesperado respiro a las economías de América Latina, devastadas por los efectos de la cuarentena.

Esto, en parte, explica por qué en las últimas semanas en algunos países de la región se ha notado una bajada del dólar de entre el 10% y el 15% frente a sus divisas.

Algunos sostienen que se debe a que el año pasado muchas empresas y personas se “sobredolarizaron” a la espera de una devaluación.

¿Un dólar débil ayuda a Argentina?

En nuestro país, el dólar libre cerró a $149, casi $6 por debajo del “solidario”, precio al que lo venden los bancos después del recargo del 65% (Impuesto PAIS + la percepción a cuenta de Ganancias y Bienes Personales).

La baja de los últimos 45 días ha sorprendido a varios operadores y analistas, que buscan explicar cómo el dólar blue o paralelo cotiza por debajo del dólar solidario u oficial.

Algunos sostienen que tal situación se debe a que el año pasado muchas empresas y personas se “sobredolarizaron” a la espera de una devaluación; así como también la idea de un equilibrio estacional debido a la baja en la demanda de dólares por parte del turismo internacional restringido por la pandemia.

Es importante entender que cuando el tipo de cambio peso/dólar sube, la carga de todas las obligaciones en la divisa norteamericana es cada vez mayor. Pero con este descenso, dicha presión se reduce.

Por otro lado, al ser Argentina un país exportador de materias primas, el impacto de una depreciación del dólar es menos importante, ya que de ayudar un poco dependerá de la confianza que el país y su dirigencia genere, considerando la posibilidad en medio de un nuevo conflicto con el campo de tener una mala cosecha ,lo que haría un año horrible independientemente de la divisa.

A ciencia cierta, lo que mueve o determina la cotización del dólar en un país es la confianza y el manejo tanto de la política económica como de la monetaria.

En los últimos días, las magras señales del Gobierno en cuanto su iniciativa en controlar nuevamente los precios, las señales de renegociación con el FMI y los intentos de restricción y/o regulación de divisas o criptomonedas (hoy en el ojo de la tormenta mundial) serán la prueba de fuego en un año donde se necesitará llegar a las legislativas de agosto/octubre con la economía en calma.

Seguinos Facebooktwitterlinkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat