La deuda argentina y un viejo conocido

Escribe: Julio César Nieto

“BlackRock” es el fondo de inversión más grande del mundo y el principal acreedor de la Argentina tras la reestructuración lograda por el ministro Martín Guzmán.

La empresa, cuyos activos superan los 6 billones de dólares, cuenta con 1600 de los 2000 millones de dólares de deuda que el país tiene con los bonistas. 

Su CEO, Larry Fink, fue una de las figuras más controvertidas ya que representó el ala más dura en el proceso de renegociación.

Tras el triunfo de Joe Biden en las polémicas elecciones de EEUU, Fink suena como el principal candidato a ocupar la Secretaría del Tesoro del país del norte.

¿Qué implica esto?

Con cada presidente que asume en EEUU, la atención en lo que respecta a la Secretaría de Estado o del Tesoro definen la agenda mundial.

Argentina, que durante la gestión de Trump tuvo el aval del FMI para un desembolso histórico, ha iniciado un proceso de negociación por la deuda de USD 44 mil millones, contraída por la administración de Mauricio Macri entre 2018 y 2019.

Durante los próximos días, una misión del FMI realizará una visita exploratoria de la actual situación económica a fin de renegociar el crédito stand by buscando cerrar un programa de facilidades extendidas. 

Ahora, 2021 será la prueba de fuego, ya que el país del Norte tendrá un cambio de administración y quien asoma para ser el próximo secretario del Tesoro no es alguien que tenga la mejor imagen financiera y de negociación con nuestro país.

En sus recientes declaraciones para un grupo de banqueros españoles, Larry Fink señaló que la Argentina “debe recuperar la confianza que se necesita, porque si nos sentimos seguros vamos a invertir”.

“Nosotros invertimos en activos de mediano plazo, en representación de los jubilados y pensionados. No vamos a invertir en deuda de la que no nos sentimos seguros, colocando dinero con un riesgo que es demasiado alto en nombre de estos jubilados”, agregó.

Además, aseguró que “va a llevar mucho tiempo para que el financiamiento privado vuelva a confiar” en el país.

¿Biden o, mejor, Trump?

Si bien América Latina no tuvo un rol relevante en la agenda de Donald Trump, el apoyo de Washington al país con el FMI por el préstamo de 57.000 millones de dólares que contrajo el gobierno de Mauricio Macri fue una “buena” señal y hoy es el principal nexo que tiene la Casa Rosada con la Casa Blanca. 

Más allá del apoyo implícito de casi toda la dirigencia nacional por el partido y candidato Demócrata, las declaraciones de quien podría ser el próximo hombre fuerte de la economía norteamericana, acecha ciertas preocupaciones frente a una renegociación caliente y donde el país devastado por la cuarentena necesita una vez más llegar a un nuevo acuerdo a fin de no erupcionar en un año electoral. 

¿A la Argentina le hubiera convenido un triunfo de Trump en lugar de Biden?

Facebooktwitterlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat