La pobreza superaría el 60%… ¿Vos dónde te ubicarías?

Escribe: Miguel Andreis

Afirman que, en el mundo, luego de la pandemia, nada será igual. Tal vez.  No obstante, la humanidad ha pasado por catástrofes no menos costosas en vidas.  Por lejos. Argentina se vuelve siempre en un país exótico a la hora de las determinaciones. Luego del anuncio del presidente Alberto Fernández en horas de la noche del jueves 5, que estiraba dos semanas más el aislamiento “obligatorio”, Esto puso en zona de marcada desconfianza el perfil del pensamiento social. Sin embargo, no se puede desconocer que el ciudadano argentino casi en un 40%, acuerda con la cuarentena, mientras que otro, está con temor cuando no pánico y a un paso de la rebelión. La publicidad “gebeliano” puesta en marcha desde el poder, con el consentimiento y la anuencia de los grandes medios de comunicación y, no tan grandes también, lograron en auto encerramiento de la comunidad. Quizás, que también en cierto modo, existe una curiosa comodidad de aquellos que viven de un sueldo seguro. En general eso no sucede con los trabajadores de empresas privadas que, dudan si podrán seguir operando.

El miedo premeditado

Los muertos imaginarios, que dichosamente no llegaron en las cifras que se barajaron en sus albores, ya que no faltaron aquellos “científicos” que pululaban de una pantalla a otra contándonos cuentos de terror, llegaron a arrojar que las cifras de fallecidos podían alcanzar los 120 mil; más tarde cuando sus presagios no cerraban acortaron los números y soltaron 30 mil. Desde las huestes de Tío Alberto, les escabullían a las profecías numéricas. De todos modos, tenían quién sí los tiraba. Cercaron el país, lo paralizaron y ahora no se saben que piezas mover, porque la realidad tarde o temprano, mostrará su rostro desfigurado. Puede suponerse que nada de esto fue al azar. Todo meticulosamente preparado. Se podría inferir que las medidas originales, del aislamiento social, posiblemente estuvieron acertadas. Claro que, también no se podrá explicar como en zonas donde nunca se respetó la cuarentena, tampoco hubo contagiados. Por lo que todo, en cuanto a los pocos infectados, no pasó solamente por las medidas adoptadas de prevención. Y sin irnos de nuestra aldea, es elemental destacar que solamente había que ir por gran número de los barrios de Villa María, alejados del centro y, la cuarentena quedaba solamente en la retórica. Algunos no la hacían debido a que el hacinamiento en que habitan, no le daban otra posibilidad y estaban aquellos que debieron sentir que su organismo estaba en condiciones de hacer frente al COVID 19.  Lo real es que, en nuestra ciudad, con medidas, muchas de ellas absurdas que bajaban desde Buenos Aires y rebotaban en el municipio, hasta el momento, por fortuna, no tenemos bajas. Claro que seguimos en el marco de Zona Roja.

El Gobernador Juan Schiaretti, este viernes anunció que, desde el lunes 8, abrirán varios rubros más, entre ellos los bares y restaurantes. Un intersticio de sociabilidad tan degradada últimamente. Seguramente, en estas decisiones no está ajena la valorización de la pérdida de poder electoral.

Temerosos a la orden de reclamar

De a poco vamos ir viendo la realidad que, de diferentes maneras, se fue disfrazando.  Los estudiosos en la materia, aventuran que con la economía que venía detonada, más las explosiones neutrónicas que se impuso desde el poder central, volviéndonos parapléjicos en la generación de recursos, y temerosos a la orden de reclamar, el futuro es un borbollón de incertezas.

Lo inevitable es pensar sobre cuánto de asidero tienen los vaticinios de que Argentina con la destrucción del aparato productivo dejará cientos de miles cuando no millones de personas sin su trabajo. Fábricas y comercios cerrados sin posibilidades ciertas de una apertura medianamente rápida.  Los analistas conjeturan una sociedad con más del 60% de pobres; y un 30% que deberán hacer ingentes esfuerzos para no caer en su escala social y económica. Ni pensar en la inflación y agigantamiento del valor del dólar, que influirá a la hora de regresar al campo minado de lo cotidiano.

Estamos seguros de despertar y no ser pobres…

Ante este panorama, podemos, a priori, ¿sentirnos excluidos de entre aquellos que no lleguen a la escala mínimo de ingresos para no ser pobres?  Alcanzar la tan vapuleada clase media será un tarea titánica -si solamente acertaran la mitad de lo que pronostican-.

Da cierto escozor suponer que ese será el futuro de muchos, y no podemos excluirnos, no porque la pobreza sea indigna o una condena a muerte, sino porque trabajar toda una vida para lograr un pasar una existencia medianamente normal, sin sobrantes ni faltantes, y en tres meses, caíste al abismo. Por un virus, inventado o no, pero que indudablemente fue aprovechado políticamente y, no solamente en Argentina.  Otros países con más muertes, se atrevieron a salir antes del aislamiento debido que vieron lo que se vendría desde lo económico. Aquí, en nuestra patria, siempre conjugando la política en primera escala, pero usando las muertes aparentes como aliadas, se terminó condenando al menos, a una generación a la desesperación sin final. Recuperarse, posiblemente ya no dependa de nuestras generaciones sino de las que nos sucedan. Cuando hablemos de futura pobreza, preventivamente, no nos excluyamos…

]]>

Compartir
Facebooktwitterlinkedinmail

5 comentarios en “La pobreza superaría el 60%… ¿Vos dónde te ubicarías?”

  1. SR D ‘ ANDREI
    Por favor me responde mi pregunta a una inquietud
    CUANDO EL PRESIDENTE PERON Fundó una escuela primaria La Juana Manso,
    Tambien fundo un escuela media cerca del hospital viejo ?
    La ruta pesada ?

  2. ¿QUE tiene mi pregusta para ser pendiente de moderación ?
    SOLO PREGUNTO POr una ESCUELA MEDIA fundada por el presidente
    JUAN DOMINGO PERON
    ¿EN la zona donde está la ruta de camiones ?y había un hospital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat