La vida de un vino, ¿guardar o no guardar?

Debemos tener en cuenta que el vino por tener más años no es mejor. Al ser un producto “vivo” tiene un punto óptimo, a partir del cual puede comenzar a estropearse. La edad del vino se mide por el año de cosecha (añada).

Todas las añadas son distintas, y pueden ser muy diferentes en función de múltiples factores, siendo de gran importancia el clima habido durante ese año.

Los vinos blancos suelen tener una vida más corta que los vinos tintos. Pocos vinos blancos suelen durar más o menos los 2 ó 3 años, mientras que un buen tinto puede llegar a durar varias décadas.

Aunque siempre hay excepciones que confirman la regla. Respecto de la graduación, un buen tinto no debería tener más de 13 – 14 grados; los blancos de 10 a 11 grados. Pero puede haber distintos tipos de graduaciones en función del tipo y origen del vino.

Tipos

• Sin crianza. Vinos del año.
• Crianza. 1 año al menos en barrica de roble.
• Reserva. 1 año al menos en barrica de roble y 2 años más en botella.
• Gran reserva. Más de 2 años en barrica de roble y 3 más en botella.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.