Uribarren: “Veremos que pasa con las industrias después de la pandemia y sin los ATP”

Escribe: Gabriela Beck

Marcelo Uribarren fue reelegido días atrás para continuar presidiendo la Unión Industrial de Córdoba (UIC) en un segundo mandato y en una charla que mantuvo en Radio Centro dejó algunos conceptos muy claros de la industria en estos tiempos que corren y fundamentalmente en el futuro post pandemia.

Felicitado por su reelección destacó que se siente halagado “porque repetir en el cargo significa que la institución buscar consolidar lo que hemos hecho en el primer período, así que personalmente es una satisfacción y que el trabajo ha valido la pena y eso es lo importante”.

En estos tiempos no es una tarea sencilla el rol que le toca jugar a Uribarren, ya que lamentablemente son pocos los períodos de bonanza que vive la industria en general en el país. De todos modos el presidente de la UIC sostiene que “cuando uno es crítico de los tiempos que corren en la Argentina, que el desarrollo que uno espera nunca se da, está bueno motivarse en el grupo de industrias que representa a Córdoba porque es muy valioso, con muchas ganas de trabajar, sin importar el tamaño de las empresas que representen, micro, mediana o grande, todos participan y eso hace que todo valga la pena, y para el que tiene vocación de servicio, eso es lo importante”.

Industria automotriz, de las más fuertes en la Provincia.

Coordinar y mejorar junto al Estado

Para Marcelo Uribarren hay una gran labor y desafío de la Unión Industrial que representa: “es relacionarse con el Estado y que el Estado entienda cuáles son las necesidades del sector y que cuando ponga una medida no nos perjudique, de manera tal que invalide los esfuerzos que se hacen”.

Pero no es todo, ya que sostiene que “también tiene que ver con la preparación para que nuestras industrias sean mejores; estamos tratando de poner empeño permanentemente en eso porque si no uno termina cansándose de la coyuntura y eso tampoco es bueno. La responsabilidad que se tiene como industrial es muy grande, primeramente con el personal, luego están los proveedores y los clientes, de allí que es importante crear programas que permitan saber que no todo está perdido”.

Sobre la relación de la UIC con los estados provincial y nacional Uribarren destacó: “con el estado provincial todo se hace más sencillo, tal vez por la cercanía y algunos puntos afines o concordantes; en cuanto al estado nacional se hace más complicado ya que antes, tal vez era un poco más directa la relación, ahora al contacto lo hacemos a través de la UIA (Unión Industrial Argentina), de la cual integro la comisión directiva y tenemos mucha relación . De todos modos, uno se ve imposibilitado de generar proyectos más esperanzadores al no poder concretar consensos en la sociedad y que tengan larga duración o que sean fuertes premisas o sobre conceptos realmente básicos para que la tarea luego sea más sencilla. Por eso tratamos de hacer llegar siempre las cosas que creemos deben ser cambiadas, muchas veces sin las respuestas que deseamos”.

Esa eterna presión fiscal

“Uno de los ítems sobre el que siempre volvemos es el del gasto público porque eso luego deriva en mayor presión fiscal, que imposibilita luego los programas de inversión. Argentina es el país que actualmente menos invierte con respecto a su PBI de Sudamérica y eso no es fortuito, tiene que ver con algo: la falta aceptación de la sociedad con el Estado y la relación que tiene que tener el Estado con la modernización del mismo y las reformas necesarias para tener un Estado moderno y eficiente y que permita que las empresas crezcan. Ese es uno de los mayores anhelos de todas las industrias”.

La relación con Accastello

Siendo Uribarren de esta ciudad y habiendo sido Accastello intendente de la ciudad surgió la inquietud sobre cómo es esa relación entre la entidad que preside y el actual ministro. “La relación con el ministro de Industria anterior ha sido buena y con el ministro Accastello también; el secretario de Industria es Fernando Jorge Sibilla, que también es una persona muy allegada a la UIC y estamos trabajando muy bien con todo lo que tiene que ver con programas de apoyo y organismos que dependen del Ministerio de Industria de la Provincia, fundamentalmente buscando que la industria cordobesa lleve sus productos al mundo a través de exportaciones que sean cada vez más grandes.”

Los desafíos en este momento de pandemia

“Es muy importante destacar que actividad es lo mismo que economía. Entonces, cuando uno restringe la actividad, justificada al principio, valorada por todos, pero que después nos mostró la reacción que tiene la disminución de la actividad sobre la economía, lleva a pensar que hay que buscar la manera de ver que la actividad no se reduzca, tratando de convivir con la actual situación sin que ello nos afecte la economía ya que eso trae aparejando consecuencias muy graves. De allí está que los protocolos sanitarios que se han aplicado en las empresas son fundamentales, por lo fuerte que es el hilo de contagios de este virus. Un claro ejemplo, es lamentablemente la ciudad de Marcos Juárez, donde las industrias, empresas, estaban trabajando al 100% y que luego fueron todas cerradas por la ola de contagios. Tenemos que aprender a convivir con ésto. Lamentablemente los argentinos tenemos hábitos muy apegados, muy fuertes en las relaciones interpersonales, pero todavía no nos hemos amigado con las disposiciones más elementales que son distanciamiento, alcohol, barbijo entre nuestros hábitos permanentes, hasta tanto haya una vacuna. Esas medidas serán fundamentales si no queremos restringir las actividades”, reflexionó Uribarren, entre los desafíos que trae consigo estos tiempos tan excepcionales de pandemia y nunca antes atravesados“.

Industria láctea, otro potencial cordobés y de nuestra región

Cierres o concursos

Una vieja expresión dice que “empresa que cierra, no vuelve a abrir” y sobre cómo está el sector en ese sentido Uribarren subrayó: “Puede que haya algunos cierres pero no son tan llamativos o no asustan,por ejemplo, como se ha visto en el comercio. Eso tiene que ver con que la industria normalmente tiene mayor cantidad de empleados y una estructura más pesada. El tema será que pasará cuando entremos a una “normalidad” en la que haya que empezar a pagar los impuestos al día y ya sin los ATP. Lo que puede aparecer es un mayor número de concursos en la fase industrial. En los comercios se ven más visiblemente los cierres porque es más fácil también la apertura de este tipo de negocios. Pero cuando una industria cierra efectivamente es mucho más difícil volver a ponerla en marcha nuevamente. Hoy lo que ha pasado es que se han reducido las empresas al mínimo de sus capacidades, excepto las que producen elementos esenciales o ligadas al campo, que son las que mejor están por estos días, pero el resto de las industrias, están trabajando sólo a un 40% de su nivel de actividad como estrategia. Por ahora no hay cierres masivos”.

Empresas que se reinventan

Con el panorama descripto por Uribarren surge que hoy más que nunca se ven empresas que se reinventan y no tienen que ver exclusivamente con la pandemia. La Generación 4.0, internet, la robótica, entre otros adelantos tecnológicos, ha hecho que el mercado haya cambiado y muchos negocios han desaparecido para reinventarse como otro. Inclusive con una capacidad de adaptación que ha sido máxima. Por supuesto que la pandemia ha acelerado estos tiempos. Por lo tanto, innovar y emprender hoy son palabras que están en el tablero de control de cualquier industria.

Buscando la salida

Está claro que no hay salidas mágicas. Uribarren insiste con algo elemental: “Hay que volver a generar confianza en el inversor privado. Argentina no va a poder endeudarse nuevamente como lo ha hecho y seguir emitiendo a los niveles escalofriantes en que lo está haciendo no es sustentable a mediano plazo. Debemos entender que sólo generando trabajo verdadero podremos generar riqueza. Para eso se debe arreglar rápidamente con los bonistas y con el FMI. Después generar un programa que aliente a aquellas personas que tienen el dinero guardado porque de lo contrario nos ganará el desempleo como está sucediendo en otras partes del mundo. No hay otra que producir, producir y producir. No hay otra”.

Compartir
Facebooktwitterlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat