Música e Historia: Chaltén, el cerro hecho canción

“…el Dios que adoró el tehuelche pintó el lucero…”

Escribe: Leonardo Diego Muñoz

El cerro Chaltén (Fitz Roy) tiene una altura de 3495 metros sobre el nivel del mar, se halla en la provincia de Santa Cruz, cerca del límite con Chile.

Su nombre viene del tehuelche, del “aonikenk”, su nombre significa “montaña humeante”, no porque sea un volcán sino por las nubes que coronan habitualmente su cresta.

En el año 2000 Santa Cruz lo declaró monumento natural. La silueta del Chaltén se encuentra en la bandera provincial.

Los Tehuelches

Pueblos originarios de la Patagonia y Pampa, ocupaban la mayor parte de la región. Era un pueblo nómade que vivía principalmente de la caza de guanacos, ñandúes y ciervos, valiéndose de boleadoras, lanza, arco y flecha.

Habitaban en toldos de cuero, vestían con pieles, cubriendo del mismo modo sus pies, la contextura física elevada, 1,80 metro promedio, originó la leyenda de los gigantes australes y el nombre de “patagones”, dado por la expedición de Magallanes.

La organización era tribal. Los que habitaban más al Norte eran los “Puelche-Guénaken”, los del sur “Chóniks” o Tehuelches del Sur. La llegada del blanco y el caballo cambió la cultura de estos pueblos, la veloz reproducción de equinos cimarrones permitió el nacimiento de una cultura del caballo en los pueblos de las tierras abiertas.

Araucanos y Tehuelches

De origen chileno los Araucanos y sus diferentes ramas ocupaban un sector contra la cordillera entre Neuquén y Río Negro en Argentina, mientras el sur de Chile era su dominio casi exclusivo.

El ingreso cada vez mayor de los Araucanos (mapuches) en territorio argentino se aceleró con el caballo. Disputaron el espacio a los Tehuelches. La lucha entre araucanos Vorogas y Huilliches fue feroz en la Araucania.

Vencidos, los primeros cruzaron a territorio argentino, maloneando en Mendoza y San Luis, ubicándose finalmente al Sur de Buenos Aires. Los Tehuelches enfrentaron a los invasores perdiendo cada vez más terreno en repetidas batallas (Languiñeo, Barrancas Blancas, Shótel Naike), siendo definitivamente derrotados en 1821 en la batalla de Choele Choel, isla, vado y paso de los arreos de ganado robado en los malones hacia Chile.

Parte se refugió bajo las autoridades nacionales actuando como aliados y otros se replegaron más al sur y hacia la cordillera. Los pampas argentinos sufrieron suerte similar en Bahía blanca en 1830, masacrados por vorogas y “pincheirantes”.

En 1834 Calfucurá (“Piedra Azul”, de los hulliches), llamado por Juan Manuel de Rosas aniquiló a los vorogas en Masalle, iniciando el largo dominio de su Imperio salinero.

Era la definitiva araucanización de la región. Cabe mencionar la presencia regular de milicias chilenas en las incursiones de indios chilenos, como las alianzas transitorias de diversas tribus para malonear.

Según estadísticas recientes subsisten unos 1000 Tehuelches entre Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego.

“Chaltén” (Hugo Giménez Agüero)

Madre roca, padre cielo,
tu llanto descansa al pie de los ventisqueros,
y cada estrella se posa en tu cima blanca
alumbrando el camino de los silencios.

Madre roca, padre cielo,
a veces me lleva el alba con un arreo,
entonces mi piño blanco trepa tu senda
y mis ojos se quedan en tu misterio.

Cerro, cerro de mi Patagonia,
no sabes, chaltén, cuánto te amo,
cuando se desploma la nevada
y cantan los vientos en tus grietas,
en el idioma puro de mi raza.
Aoniquen chaltén, aoniquen chaltén.

Madre roca, padre cielo,
el Dios que adoró el tehuelche pintó el lucero,
y yo que vivo en tu falda gastando tiempos
te canto vadeando el río de los recuerdos.

Madre roca, padre cielo,
hermano de mi vigilia quiero ser cerro,
para ganarte en altura de piedra eterna
quedando siempre de pie sobre la tierra.

Cerro, cerro de mi Patagonia,
no sabes, chaltén, cuánto te amo,
cuando se desploma la nevada
y cantan los vientos en tus grietas,
en el idioma puro de mi raza.
Aoniquen chaltén, aoniquen chaltén.

  • Mirá los videos de la canción:

Facebooktwitterlinkedinmail

1 comentario en “Música e Historia: Chaltén, el cerro hecho canción”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat