Música e Historia: “Zamba de las Tolderías”

“Amansada de distancia de largo tiempo sufrido!”

Escribe: Leonardo Diego Muñoz

Antología bárbara

Buenaventura Luna, cuyo nombre era Eusebio de Jesús Djorti, fue un sanjuanino de múltiples actividades, influyente hombre del folklore que en los 30 condujo “El Fogón de los Arrieros”, primer programa radial de música folklórica con alcance nacional.

Entre sus canciones, la “Zamba de las tolderías” es de las más laureadas, aunque su obra cumbre es “Sentencias del Tata Viejo”.

Muchas versiones se grabaron de la zamba referida, “Los Quilla Huasi” (la convirtieron en un clásico), “Los Chalchaleros”, “Los Indios Tacunau” y Atahualpa Yupanqui, entre muchos.

Las tolderías, hechas con cueros y palos.

Tolderías y malones

Las comunidades originarias de la Llanura Pampeana y de la Patagonia se reunían habitualmente en tolderías. Un toldo se confeccionaba con cueros y palos que los sostenían.

A la llegada del hombre blanco a estas tierras argentinas inició la larga lucha entre el invasor europeo que fue adueñándose de las tierras ancestrales. La guerra que inició en el Plata con la muerte de su descubridor Solís a manos de los charrúas, se extendería por 400 años.

El malón era un masivo ataque de guerreros indios a poblaciones, puestos, fortines, estancias, con objeto de robar todo tipo de elementos y mercancía, cautivando mujeres y niños. La contracara eran las campañas contra los pueblos originarios.

  • Mirá el video:

La frontera

Se usaba la expresión “frontera” para señalar aquella franja de contacto entre las dos culturas, la europea acriollada y la originaria, entre el gobierno y los caciques.

Posiciones defensivas jalonaban la línea que procuraba frenar las incursiones indias, pero también las de renegados, bandidos, desertores, que asolaban la frontera.

En parte, incluso, llegó a cavarse la “Zanja de Alsina” con objeto de dificultar el arreo de ganado robado. La miseria de la existencia fronteriza es reflejada perfectamente en el “Martín Fierro”, tanto para los fortines como para las tolderías.

Numerosos escritos de época, fuentes primarias de la “Historia”, colaboran a la reconstrucción de lo cotidiano, como ocurre con “Una excursión a los indios ranqueles”.

  • Mirá el video:

“Zamba de las Tolderías” (Buenaventura Luna, Óscar Valles, Fernando Portal)

Tristeza que se levanta
del fondo ‘e las tradiciones,
del toldo traigo esta zamba
como un retumbo en malones.

Con una nostalgia fuerte
de ranchería incendiada,
de danza de boleadoras
y de mujeres robadas.

Yo di mi sangre a la tierra
como el gaucho en los fortines
por eso mi zamba tiene
sonoridad de clarines.

Estruendo de los malones,
ardores de las correrías,
tostada de amores indios,
cobriza es la tierra mía.

Amansada de distancia
de largo tiempo sufrido
mi zamba viene avanzando
del toldo donde ha nacido.

Facebooktwitterlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat