¿Qué hay detrás de las investigaciones judiciales contra Gill y Graglia?

Escribe: Germán Giacchero

Dos de los apellidos más destacados en el universo político de esta parte de la provincia se encuentran bajo la mira de la Justicia.

Martín Gill y Franco Graglia, a su modo, estuvieron y están en boca de todos, dirigentes, funcionarios y vecinos.

También bajo la lupa de la fiscal de Instrucción Juliana Companys, quien lleva adelante sendas investigaciones judiciales para determinar si el intendente de Villa María en uso de licencia y el subsecretario de Relaciones Institucionales (y hermano del intendente de Villa Nueva) violaron la ley.

Graglia se encuentra imputado por violación de aislamiento y por propagación de enfermedad, desde poco después de conocerse que el funcionario trajo en su auto particular a un vecino con Covid-19 que se encontraba en Buenos Aires.

La funcionaria judicial también imputó bajo los mismos cargos al paciente trasladado, que dio positivo en un nuevo hisopado que se le realizó en la ciudad.

Leé más: Coronavirus: Graglia, imputado

Gill aún no ha sido imputado, según confirmó la fiscal a EL REGIONAL. “Seguimos investigando”, fue la respuesta de Companys ante la consulta acerca de novedades en las averiguaciones.

Antes de que el propio Gill confirmara que estaba infectado el martes 7 por la noche, el Ministerio Público Fiscal difundió que había iniciado actuaciones judiciales para saber si el secretario de Obras Públicas de la Nación había participado en un festejo de cumpleaños familiar con un número superior de asistentes autorizados.

También, el organismo judicial se preguntaba si Gill figuraba en la lista nacional de pacientes con Covid-19, lo que agravaría su situación de comprobarse la existencia de la supuesta populosa reunión.

Leé más: Martín Gill: Justicia investiga si violó la cuarentena y si tiene Covid-19

La defensa

Tanto Gill como Graglia descartaron haber violado las normativas vigentes.

A pesar de que el arribo a su ciudad se produjo sin aviso previo al Centro de Operaciones de Emergencias Regional (COE), Graglia aseguró haber respetado las medidas de bioseguridad y remarcó que el paciente contaba con un permiso especial. Esto último también es materia de investigación.

El intendente Natalio Graglia, hermano y jefe del imputado, salió en su defensa. “Estoy convencido de que hizo las cosas bien” y “si hizo algo en perjuicio de la comunidad de Villa Nueva, voy a ser el primero en pedirle que dé un paso al costado”, aseguró al Canal Unitevé.

El intendente en uso de licencia, que se encuentra actualmente aislado y sin síntomas en su residencia de Buenos Aires, negó los hechos de los cuales se lo acusa. “No fui a la casa de mi hermana, ni realizó ninguna fiesta”, enfatizó en declaraciones a un medio cordobés.

De todos modos, indicó que se ponía “a disposición de la Justicia”.

Leé más: Aislado y asintomático, Gill confirmó que tiene Covid-19

Si bien Gill alegó que como trabajador esencial circulaba con la autorización correspondiente, “de tal modo que no he violado disposiciones que tengan que ver con la cuarentena”, el ministro de Salud provincial, Diego Cardozo, dejó en claro que el funcionario nacional debió haber cumplido con el aislamiento al arribar a territorio cordobés.

Versiones y contradicciones

En medio de ambos casos aparecen acusaciones cruzadas, versiones de apresuramiento en las denuncias e imputaciones, y las sospechas detrás de la divulgación de los nombres de los enfermos, más allá de su notoriedad pública.

En ambos municipios no cayó para nada bien la decisión de Companys, a la que tildan de, al menos, “apresurada”. En el caso de Graglia, más allá de la denuncia penal y posterior imputación, su entorno se muestra enojado por la celeridad en la difusión de las identidades, tanto del funcionario cuestionado como del paciente con Covid-19. Algo que, por ley, está prohibido realizar.

El intendente villanovense se mostró disconforme con el accionar del titular del COE Regional, Sergio Arroyo. “Creo que estuvo muy apurado con la denuncia penal y dar transcendencia a los nombres. Lo atribuyo a una inoperancia y a un desconocimiento total”, disparó en declaraciones periodísticas.

En este sentido, el asesor letrado del municipio de Villa Nueva, Dr. Marcelo Martín Silvano, remarcó a Radio Centro que: “Por protocolo, no deberían haber trascendido las identidades de Graglia o de Gill”.

Esta sensación de irregularidad en los procedimientos pareciera acentuarse en el caso de Gill. Es que la mayoría se enteró de la posibilidad que estuviera infectado -luego confirmada- mediante un comunicado del Ministerio Público Fiscal.

Un texto que anticipaba que el funcionario villamariense y sus familiares estaban siendo investigados para ver si habían violado las normativas por la cuarentena. Pero, que desde el vamos tejió un manto de sospecha sobre la salud de Gill y su responsabilidad en posibles contagios.  

La divulgación del organismo judicial fue considerada en los despachos del  ex Palace Hotel, como mínimo, “prematura” y “apurada”, cuando no “interesada”. Es que no pocos funcionarios del gabinete municipal creen en la existencia de una mano negra vinculada con la interna peronista.

Por lo bajo, el nombre de Eduardo Accastello en este escenario no les pareciera sonar demasiado extraño. Aunque algunos prefieren apuntar los cañones un poco más arriba, al momento de hallar responsables detrás de la vía libre para la difusión.

Como sea, la Fiscalía número 2 se encuentra trabajando en los casos. Y habrá que esperar el desenlace.

Y más allá del “internismo” o las razones políticas que fuesen, si Gill y Graglia fueran responsables de haber cometido infracciones y de saltearse algunas normativas vigentes, sobre ellos debería caer el mismo peso de la ley que ya se ha deslizado con rigor sobre las espaldas de miles de vecinos, ciudadanos y argentinos por violar la cuarentena.

Sentido común, nomás.

Facebooktwitterlinkedinmail

3 comentarios en “¿Qué hay detrás de las investigaciones judiciales contra Gill y Graglia?”

  1. Las supuestas intenciones políticas que se adjudican al accionar del COE son hijas del prostíbulo político. Lo que importa es la irresponsabilidad cívica frente al Covid-19 de Graglia, Gill y ahora Morcilla (Defensor del Pueblo de villa Nueva). El pueblo merece respeto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat