Semana de la lactancia materna: lo complejo

No hay semana de la lactancia que no venga de la mano de la polémica y quizás, este sea uno de los objetivos encubiertos.

Escribe: Paula Díaz de Arcaya*

Problematizar, indagar, reflexionar, cuestionar, criticar. En todo proceso de visibilización hay tensión, posicionamientos opuestos, razones, verdades diversas que se espejan, que coexisten y que quizás se abrazan.

El año pasado tuvimos que salir a explicar por qué en estos 7 pedorros días se visibiliza un derecho, o la vulneración del mismo, o la atención precaria en lactancia o la existencia de abordajes que impactan negativamente en las díadas reales, que luego se traducen en duros números de indicadores.

Y tuvimos que explicar -incluso dentro de este colectivo- qué es un mandato hegemónico de alimentación, los nuevos mandatos en la maternidad (su impacto, su no subestimación) y cuál es la diferencia y el objetivo de esta semana en función de los mandatos hegemónicos.

Tuvimos que hablar y explicar que esta es una semana en la que se le habla a los Estados!!!! Y no a las mujeres que decidieron en función de tal o cual deseo o en función de tal o cual variable, estructura, andamiaje, circunstancias. Y por qué esta semana no es para imponer ninguna forma de alimentación, sino que en un mundo donde la imposición es la fórmula, podamos pensar los derechos desde una perspectiva política y colectiva.

Esta red es la consagración del pensamiento binario, por eso cala tan hondo en cada unx de nosotrxs. No pudo haberse generado una plataforma más útil y más servil al propósito de dicotomizar lo diverso.

Las decisiones no como sentencias sino como trascendencia.

La complejidad de buscar las palabras para visibilizar sin ofender, defender un derecho sin ignorar las luchas internas, contextualizar, determinar al interlocutor, pero sobre todo entender que es una semana de visibilizacion en la que no se juzgan las vivencias personales sino las condiciones de atención en la perinatalidad y la garantía de derechos.

Lactancia colectiva

Qué ensalada que se nos arma a todxs, no?

Tengo la sensación que cuando explicamos algo, nos queda por afuera tanto..

¿Es posible la intervención aséptica y sin errores? ¿La intervención que lo contempla todo? ¿Los posteos que lo ven e integran todo?

¿Es posible la lectura que sobrevuela y totaliza (en el sentido de abarcativa)?

Esta plataforma nos compele a una forma de comunicar. La cantidad de caracteres NO ES casual. Hacer un uso acertado requiere de destreza, y aun así podemos morir en el intento.

Volviendo a esta semana, al lema, los valores, la misión de la WABA y a los interlocutores:

• La lactancia (como cualquier alimentación) se construye colectivamente: la forma en la que nos alimentamos no depende de decisiones aisladas de mujeres aisladas. Así como hacer budín de brócoli orgánico no construye soberanía alimentaria per se.

• La norma es la penetración con fórmula como reacción automática a cualquier dificultad en la lactancia. Incluso allí donde la mujer tiene un claro deseo e interés de probar con otra cosa.

• La lactancia NO ES SOLO LACTANCIA MATERNA EXCLUSIVA. Voy a repetir esto hasta el cansancio. Ni tampoco lo es solo a LIBRE DEMANDA. Tanto la LME como la LD están íntimamente ligadas a variables que son singularísimas y que por lo tanto no son extrapolables a toda la población.

• El acceso a servicios de salud en lactancia constituye un problema de asignación desigual de recursos que se refuerza por la falta de políticas públicas en el sector y por la ausencia de reconocimiento de nuestro rol.

• Esta falencia no la resuelve el ACCIONAR INDIVIDUAL de una puericultora ni tampoco la GRATUIDAD de una consulta.

• Los estados potentes que saben la importancia que tiene el vínculo temprano y la alimentación en la epidemiología, sostienen atenciones institucionales y domiciliarias por varios días luego del nacimiento. Y esto es pagado por los Estados.

Revisemos los conceptos de colectivo, estado, gratuidad, derechos, interlocutores válidos.

* Pau Díaz de Arcaya
@paulapuericultora
Socióloga | Puericultora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat