Solidaridad sin descanso: entregan 400 viandas y dan la merienda a 50 niños

La acción solidaria de un grupo de vecinos en barrio Los Olmos, de Villa Nueva, permite entregar 400 viandas a 87 familias, los días jueves. También, la merienda a 50 niños, los viernes. El único objetivo en común es extender ayuda alimentaria a quienes más la necesitan.

Escribe: Carolina Durand

Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe de Naciones Unidas, hay más de 2 millones de argentinos con déficit alimentario y, recientemente, el Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina, estima ese déficit, en 3 millones. UNICEF Argentina, por otra parte, estima que la pobreza llegaría al 58,6% en niños y adolescentes para fin del 2020.

Sin embargo, Villa Nueva no necesita estadísticas internacionales, para reconocer la problemática alimentaria que existe, desde hace años, y que en los últimos 7 meses se ha incrementado. Se percibe en la cantidad de merenderos, comedores y actividades sociales que se han multiplicado.

Solidaridad en acción

El motivo es denominador común en todas las organizaciones: solidarizarse con quienes la están pasando realmente mal, ya que la pandemia del coronavirus ha incrementado la desocupación, además de la gravedad del virus como brecha entre el trabajo y las necesidades básicas a satisfacer.  

“Construyendo futuro” es uno de los comedores que se solidariza, paleando junto a instituciones semejantes, la cobertura de acción del estado, cuando las ayudas nacionales, provinciales o municipales no alcanzan.

Allí donde el estado no llega, es donde existe un club, un ropero comunitario, un merendero, una iglesia, un comedor, para ocuparse del sector social que más necesita.

La organización funciona en barrio Los Olmos, sobre calle Entre Ríos, los días jueves. “Estamos hace dos meses. Antes, una compañera, Vanesa, tuvo un merendero durante un año, colaborando con 100 niños. Se fue vivir al campo, y hace poco más de 8 semanas, nos organizamos un grupo de 15 amigos y vecinos, para ayudar a lo que actualmente son 87 familias, hoy 400 porciones de comida, con pan y postre”, narró Camila, una de las colaboradoras.

Los días viernes por la tarde, en casa de otra colaboradora, Roxana, que vive a unos metros del lugar, entregan la merienda sellada a 50 niños, y en ambos casos (viandas o meriendas), se les lleva a los vecinos que están aislados.

Trabajo mancomunado

Todo este equipo de trabajo, sabe que está expuesto, que lleva horas y días, recolectar los insumos y luego cocinar, pero su solidaridad excede esas barreras.

“Me sumé hace dos semanas a colaborar, y poder ayudar a quienes necesitan de nuestra solidaridad no tiene precio. Los jueves nos reunimos a cocinar a las 2 de la tarde y son las 9 de la noche y este gran equipo sigue trabajando con mucha dedicación para extender una mano. Sumado al trabajo durante la semana de conseguir insumos y preparar algunas cosas previas al día de entrega de las viandas”, comentó Valeria.

“Además del alimento, cuando se acercan, algunos vecinos nos piden medicamentos o ropa, o cosas que necesitan y no tienen recursos para conseguirlos, por lo que en un grupo de WhatsApp que tenemos, vamos colaborando con lo que cada uno tiene o pueda conseguir”, explicaron.

Roxana aseveró que, si pudieran, realizarían las viandas todos los días, pero no pueden costearlas solo con las colaboraciones. Cada jueves apropiadamente tienen de gasto 10 mil pesos en mercadería y estiman que podría llegar a ser más, a medida que las porciones se van multiplicando.  

  • Mirá el video:

Viandas nutritivas

“Se nos hace difícil la compra de los insumos más caros, como 50 kilos de carne, la verdura. El pan, la fruta, nos los donan, pero tratamos de brindar una vianda saludable y no solo fideos con salsa o arroz, sino más alimenticio y nutritivo, como pollo, albóndigas, pastel de papas”, detalló la vecina.

Para organizarse en las cantidades, Camila está encargada de anotar el nombre del vecino que va a solicitar la vianda, su domicilio y el número del grupo familiar. Si el día de entrega, se suman  vecinos nuevos,  y no alcanzan las raciones, se lo anota y se suma para la semana siguiente, con la meta de lograr superar las donaciones para cocinar más porciones.

Para quienes quieran colaborar con el comedor Construyendo Futuro, pueden escribirles en Facebook o comunicarse con Roxana Cornejo, 3534292032, Cami 353 401-1358, Vero 353414- 3874.

Facebooktwitterlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat