Ticino: 109 años de historia y futuro

Este sábado 15 de agosto, la localidad celebra sus fiestas patronales en homenaje a la Virgen de la Asunción. Este día también festeja un nuevo aniversario. Esta vez, sopla las 109 velitas.

Han pasado 109 años desde que fuera aprobado el plano del poblado que luego sería Ticino. Eso ocurrió el 6 de febrero de 1911. Pero, la jornada central de festejos es el 15 de agosto. La fecha cuando se brinda homenaje a la santa patrona, la Virgen de la Asunción.
Este año no habrá desfile, ni los numerosos eventos que se extendían a lo largo de este mes hasta el año pasado. La pandemia y el aislamiento social impiden una celebración tradicional.
Los actos religiosos, la misa y la procesión se realizarán con el protocolo adecuado, a las 15 y las 16 horas, respectivamente.
Luego, a las 17, se realizará la inauguración oficial de la plaza ubicada en el barrio El Matadero. Se trata de una de las obras del plan de renovación del sector encarado por el municipio junto con los vecinos.
En tanto, el domingo 16, habrá un show de circo por Facebook, a partir de las 16 horas, y dos funciones de autocine, desde las 19.30 horas. El lunes, será el turno del acto en conmemoración del fallecimiento del general José de San Martín.

Un poco de historia 

Cuenta la historia que el 30 de diciembre de 1909, el señor Juan Thiele, a través de su apoderado general el señor Ricardo Simonini, transfiere al ferrocarril Central Argentino Limitado, campos con objeto de obtener el trazado de vías en tierras propias.
Cede así una parcela situada en la pedanía Chazón, del departamento Tercero Abajo, actualmente Departamento General San Martín.
Se trataba de las tierras emplazadas en la colonia María, llamada antiguamente Paraje La Paja, con una superficie de 366.017 metros cuadrados. Thiele sugirió la creación de un poblado cuyo plano remitió.
En 1910 el ferrocarril comenzó la construcción de las vías y la estación, y el 6 de febrero de 1911 fue aprobado el plano del pueblo.

Con respecto al nombre del pueblo, Thiele sugirió al ferrocarril que la flamante estación llevara el nombre de Ticino, el mismo nombre del cantón suizo donde él había nacido.

Inmediatamente después Thiele y Simonini comenzaron con el loteo que daría forma al pueblo, que además de la estación contó con un hotel y un almacén de ramos generales. Hasta ese momento el nuevo poblado se conocía como “Kilómetro 228”.
El 2 de mayo de 1911 se inauguró el ramal Cruz Alta y llegaba a la estación el primer tren de pasajeros. El poblado limitaba al norte con La Palestina, al sur con Ucacha, al este con Pasco y al oeste con Dalmacio Vélez Sarsfield.
Por esos días, con un arado a mancera, Miguel Bonetto y Patricio Lescano demarcaron las manzanas y quintas de Ticino, delineando las primeras huellas de progreso.
Las primeras casas particulares fueron las de Hércules Brignoli, Guido Giardenei, José Cignetti y Ventura González.

En tanto, los colonos pioneros del poblado, de origen italiano, fueron José Spessie, Jorge Gianoglio, Pedro Taricco y Antonio Bonetto, hacia 1900. Unos años después se instalaron Antonio Picotti, Francisco Rubiolo, José Raca y Francisco Cardone.
La agricultura fue el medio de vida de los primeros habitantes, que cultivaron principalmente maíz y trigo. Luego, con los años, los cultivos se fueron diversificando y se llegó al marcado perfil agroindustrial que tanto caracteriza a Ticino en la actualidad.

Facebooktwitterlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat