[Historias] La aventura de vivir en un avión gigante estacionado en medio de un bosque

¿Qué hace un avión en medio del bosque? ¿Cómo llegó allí? ¿Acaso se estrelló y fue abandonado? Un sinfín de preguntas y todas, cada vez cuando existe una posible respuesta, alejada de la realidad.

Escribe: JULIO A. BENÍTEZ – benitezjulioalberto@gmail.com

Desde la aparición del Internet en nuestras vidas, hemos tenido la fortuna de presenciar un sinfín de acontecimientos que van desde lo entretenido hasta lo descabellado. Existen misterios en el mundo que esta red mundial de comunicación nos ha dado la oportunidad de resolver o de descubrir.

Luego apareció Google, siendo una herramienta de búsqueda automatizada que utiliza software de rastreo web, el cual consiste en explorar toda la red, para ir descubriendo la mayor cantidad de páginas posibles, que, con un clic, tenemos un alcance increíble, GPS y tráfico en tiempo real, el Google Maps, y demás asuntos culturales, deportivos, políticos, en fin, un real conocimiento de lo que ocurre en el mundo.

Esta herramienta ha dado a los cibernautas mucho de qué hablar, ya que gracias a ella se han descubierto lugares y objetos que causan intriga incontrolable solamente sabiendo que son reales.

Así fue con el descubrimiento de un avión Boeing 727 situado en medio de un bosque rodeado de árboles en el oeste de Oregón, Estados Unidos.

Muchas dudas han surgido con este misterio: ¿Qué hace un avión en medio del bosque? ¿Cómo llegó allí? ¿Acaso se estrelló y fue abandonado? Un sinfín de preguntas y todas, cada vez cuando existe una posible respuesta, alejada de la realidad.

Antonio Martínez Ron, periodista de radio y televisión (nacido en Madrid el 03/05/1976) y científico, cuando vio estas fotos, se hizo la misma pregunta y puso manos a la obra y comenzó una investigación sobre la verdad de este avión. Al cabo de unas cuantas páginas de búsqueda en la web, llegó a la realidad de este misterio.

Las razones

Y esto es lo que descubrió de este avión. “Fue diseñado para viajes comerciales con una capacidad de hasta 200 personas y había prestado servicios para la empresa griega Olympic Airways. Después lo compró Aristóteles Onassis, multimillonario griego, que transportó su cuerpo cuando falleció”.

Así continúa la historia. En 1999, este Boeing 727 fue comprado por el ingeniero estadounidense Bruce Campbell, quien había adquirido un terreno bastante amplio con muchos árboles y malezas, en realidad un bosque, y adonde decidió colocarlo, para que sea su hogar. 

Pero no todo fue color de rosas para ver realizado este deseo ya que fue complicado y costoso: tuvo que contratar costosas grúas, que ahora se puede ver su aplicación en Airplane Home, en Google Maps.

Y este ingeniero no está conforme porque el aire frío entra por todos lados y no es el hogar ideal y además el tener que subir y bajar a diario del avión es una cansadora tarea, complicada para personas mayores.

Sin duda no fue de las mejores decisiones e inversiones de don Bruce Campbell.

También podés ver:

Historias: Un encuentro de vecinos de nuestra región con Maradona, el médico de la selva

Fuente: greek-reporte-

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *