Un apasionado por los “fierros” que montó su propia empresa y produce simuladores de conducción

Un emprendedor se define por ser quien decide correr el riesgo de crear un proyecto y materializarlo, ofreciendo un servicio o producto y, sobre todas las cosas, concretando sueños y deseos. Dueño de la marca JMT Factory, Juan María Torres (28), tomó la iniciativa en plena pandemia (2020) de iniciar su propia industria metalúrgica. Entre sus productos figuran los simuladores de manejo o conducción vehicular.

Escribe: Carolina Durand

Fanático de Ford y todo lo que tenga motor y ruedas, Juanma, como le dicen sus amigos, con entusiasmo recordó, “empecé a trabajar en plena pandemia”. Trabajó en una conocida empresa metalúrgica y adquirió el conocimiento, profesionalismo y habilidad para emprender con su propia marca, la cual, en tres años la llevó a dos líneas de producción.

“La pandemia hizo que tuviera lapsos en los que no podía ir a trabajar y eso me generaba mucha incertidumbre.  Entre medio de no saber qué iba a pasar y, con el apoyo de mis amigos que conocían cuánto me gustaba, me animaron a que empezara a trabajar por mi cuenta”, recuerda.

“Conocía del rubro y en mi cabeza había muchas ideas, tenía que arriesgarme y ponerlas en práctica. Con una soldadora eléctrica que tenía en el galpón donde trabajó en vida mi papá, comencé con canastos de basuras, rejas y, de a poco, invertí en otras máquinas”, relató.

La marca, está compuesto por dos líneas, Racing Parts, abocada al sector automotriz, accesorios para autos de rally, Utv, Cuadriciclos, 4 x 4, equipamientos para taller y simuladores de manejo. La segunda línea, Soluciones Metalúrgicas, que aborda trabajos en metal como rejas, portones, tinglados, maquinarias en general.

Simulador de manejo

“Tengo un eterno amor por los autos y motos, todo lo que tenga motor y ruedas es algo que me enloquece. Para poder acercarme al mundo de los fierros, dentro de la línea Racing Parts, mi primer trabajo fue un simulador de manejo y fue un éxito”, sentenció.

Las estructuras de los simuladores, son para mejorar la habilidad conductiva de un piloto, antes de ir a una pista o subir a un auto de carrera.

Consiste en la fabricación de una estructura metálica en la cual, el interesado le colocará por encima la butaca, el soporte del televisor y las pedaleras. Tiene regulaciones, inclinaciones del asiento, el manubrio se desliza, “y lo más importante, hago todo a medida, cada simulador es único y personalizado”.

“No ha llegado el cliente especifico que lo pida, pero, puedo replicar lo mismo para un piloto”, agregó el entusiasta emprendedor.

El funcionamiento tecnológico lo dará la PC, Play Station o Xbox que se le conecte. Actualmente, este tipo de estructura, oscila entre los 250 mil pesos hasta 2 millones, todo dependerá de lo que el cliente quiera.

Los simuladores de conducción, son herramientas tecnológicas avanzadas que se utilizan para simular la experiencia de conducir un vehículo en un entorno controlado.

Sin embargo, el público que invierte en este tipo de estructuras por diversión o para profesionalizarse, es bastante reducido y selecto y, Juan María, supo encontrar la veta entre el trabajo y su pasión por lo automotriz.

Protección para los aventureros

Siguiendo en la misma línea, este emprendimiento metalúrgico de solo tres años, también confecciona equipamiento para 4 x 4, fenders para los paragolpes, autos de carrera, jaula antivuelco, sistema de escape, de suspensión, pisos interiores, y para los Utv, ofrece la reforma de las jaulas antivuelco, cumplimentado la normativa para la homologación.

“Incursioné en esto que me apasiona y me aboqué a clientes aventureros que quieren andar con la camioneta segura en montañas, haciendo travesías y puedan estar seguros que no se les va a romper, ni a quedar estancada, teniendo en cuenta que no son para circular en la ciudad”.

En cuanto a la segunda línea (Soluciones Metalúrgicas) con los equipamientos de taller, Torres ha logrado imponer su marca en la zona y provincias como Salta, Tucumán, Chaco, Corriente, Misiones. “Fue el propio boca a boca de los clientes lo que me ayudó a expandirme en tan poco tiempo y que, al mostrar su trabajo, equipando sus talleres con estos equipos, tienen mayor presentación visual en sus espacios, además de permitirles trabajar de manera sectorizada y ordenada, ya que me han pedido bancos de trabajo, tableros, carros porta herramienta, soportes para motor”.

Proyecciones 2024

Para este 2024, el joven aspira a montar elevadores, lo cual requiere un trabajo más fino por las homologaciones que se necesitan y bateas para camiones, entre otras cosas que pudo adelantar.

“Mis amigos me apoyaron muchísimo, porque todos sabían que siempre me gustó. Me decían, anímate, tenés potencial. No tenía nada para perder y empecé, crecí y estoy muy orgulloso de lo que he logrado hasta el momento”.

“Estoy en este espacio trabajando (su galpón), gracias a mi papá que trabajó toda su vida y construyó esto. Si bien no me dedico al mismo rubro que él, pero, fue un emprendedor y me dejó herramientas de vida, ejemplo de esfuerzo, trabajo y dedicación para alcanzar las metas que uno debe proponerse alcanzar por mérito propio”, concluyó.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *