[Desde Adentro] Néstor Mojica: “Me han ofrecido trabajar en la Municipalidad, pero nunca quise; todo lo conseguí con trabajo y esfuerzo propio”

Néstor Mojica (48), es de profesión panadero, mentor y coaching, locutor, presidente de la Cámara de Panaderos de Villa María (Capavim) y se postula a intendente de Villa María por el Frente Federal Acción Solidaria,

Es separado, padre de Paula (25), Julieta (24), Luciana (20), Néstor (16) y Carina (15).  Nació en Arroyo Cabral, vivió en Las Perdices y Río Tercero y, a los 17 años, se vino a vivir a Villa María para trabajar.

Entrevista: Carolina Durand

Si tuvieras 12 años, ¿qué estarías haciendo a esta hora? (dos de la tarde).

Estaría seguramente estudiando. Siempre me gustó estudiar y leer sobre el funcionamiento de la mente.

¿Quién te enseñó el oficio de panadero?

Empecé a los 13 como empleado en una panadería de Río Tercero, limpiando latas, viendo las máquinas y a los 15, ya era un maestro panadero. Durante esos años, mis propios compañeros me enseñaron de panificación.

¿Cuándo pusiste tu propia panadería?

Cuando me vine a Villa María, trabajé en un supermercado durante tres años. A los 21 años, puse una panadería en Corrientes 1790. Hacía cosas para vender y trabajando en el súper junté dinero y puse mi propio negocio. Soy obsesivo con el trabajo, he llegado a tener jornadas de 20 horas, cuando me pongo un objetivo lo persigo hasta alcanzarlo. Los panaderos no sabemos de feriados, fin de semana largo, nuestro oficio es una vocación.

A los 23 años tuve un accidente, me explotó un horno y mis ahorros se fueron en el tratamiento por las quemaduras. Un cirujano de Córdoba me hacía un raspaje en la cara.

Cuando me recuperé, empecé de cero. Trabajé en panaderías y en un año compré la llave de un local. No la pude hacer andar. Trabajé de remisero tres años y en panaderías. Después, empecé en el ex súper Argentino, seguí juntando dinero y a mis 31, alquilé en San Juan 1741 una panadería y ahí empecé a hacer realidad lo que yo quería.

Me fue muy bien, y unos años después, en el 2010/2011 compré un terreno en barrio Nicolás Avellaneda, donde edifiqué mi actual panadería “Néstor Mojica”.  

Hay que persistir y no darse por vencido. Lo que parece una derrota, son situaciones de antesala al éxito, los pesimistas abandonan, los optimistas van para delante. Siempre me acompaña la resiliencia, la voluntad y el optimismo.

El optimismo, te da la capacidad de reinventarse y ver lo positivo de las cosas; la resiliencia, es la capacidad de reconstruir tu vida; y la voluntad te hace llevar el mundo por delante.

Recientemente te entraron a robar en tu negocio en barrio Nicolás Avellaneda. ¿La inseguridad en el barrio es frecuente?

Al igual que en la gran mayoría de los barrios, la inseguridad afecta a toda la ciudad y la política no ha sabido frenarla. Se debe hacer un acuerdo social con los representantes de los centros vecinales, de las iglesias, la cámara de industria y los comerciantes. Hay que prevenir y cuidar, no accionar cuando el daño ya está. Faltan móviles, cámaras de seguridad, iluminación y políticas preventivas del delito.

Lo que parece una derrota, son situaciones de antesala al éxito, los pesimistas abandonan, los optimistas van para delante

¿Cuándo diste tus primeros pasos en radio?

La radio siempre fue una pasión que, en ocasiones tuve que relegar y abocarme a lo primero, trabajar para alcanzar mis objetivos económicos, tener mi propia panadería.

Mis primeros pasos radiales fueron a los 16 en Río Tercero y en Villa María, una vez que pude asentarme laboralmente con mi propio negocio, en el 2011 pude empezar a trabajar en radio.

Estuve en Radio Fantástica, Conexión y Capicúa, siempre en horarios de la siesta, con música popular. Desde que lancé mi candidatura, dejé porque los tiempos son tiranos y en el medio, uno es trabajador y cuando te diste cuenta se te fue el día.

¿Qué te motivoó a estudiar coaching ontológico?

Estudié en la facultad de Córdoba. Hace unos 5 años atrás tomé la decisión. Me gusta el desarrollo humano y analizar la mente. Aprendí que, con autopreguntas aprendés a conocerte, trabajás de tu estado actual a tu estado deseado.

Hay que ser protagonista y no víctima, porque la victimización no invita a la acción. Ser protagonista te saca de la zona de confort y te lanza a lo nuevo. La persona optimista, de fe, voluntad y capacidad de acción, es la antesala a la victoria.

¿Qué es lo más difícil de la profesión?

Quedarse con el problema ajeno y querer solucionarlos, lo cual no se puede. Hay que dejar que la persona se dé cuenta y tomen la iniciativa, los coaching brindamos las herramientas y acompañamos ese proceso, pero la decisión es personal.

Tus primeros pasos como militante…

Soy de la escuela de Sabatitni, Alem, Illia, Veglia, de los políticos que tenían ganas e impulsos de ir por la transformación. Yo tenía que transformar mi vida primero y lo logré. Ahora me siento capacitado y en condiciones de afrontar el compromiso de trabajar por la ciudad.  

Te lanzaste como candidato en mayo por Radicales Auténticos y ahora vas con el Frente Federal. ¿Qué pasó? ¿Quién es el referente en la provincia?

Con los radicales auténticos no teníamos sello. A nivel nacional no hay líderes radicales, la mayoría están absorbidos por Juntos por el Cambio.

Contame dos propuestas concretas para los villamarienses…

Convocar a un acuerdo social y gestionar un Hospital Pediátrico Regional de alta complejidad, articulando el trabajo público con el privado. Es de suma urgencia contar con un nosocomio que atienda a los niños.

Un programa municipal de viviendas ambicioso. Para lo cual, tenemos la voluntad de gestionar préstamos ante provincia y nación que, serán devueltos con la cuota de cada uno de los beneficiarios. No pretendemos regalar nada, pero sí, dar las oportunidades de acceder al techo propio.

La casta política, con tantos años de privilegios, se ha olvidado de lo que siente la gente, de sus necesidades diarias reales. Nuestro proyecto de ciudad tiene propuesta para cada necesidad, desde una clínica para animales hasta maximizar el parque industrial y convertirnos en un polo industrial de alimentos para abastecer al país. Nuestra ubicación geográfica nos lo permite.

La gente debe dejar morir sus animales porque no pueden pagar una internación o hacerles un tratamiento, eso no es justo para los villamariensses. El estado debe articular público y privado y estar en las necesidades.

¿Tenés animales?

Si, Rocco, un bulldog francés de un año y medio. Lo amamos, va y viene para todos lados con nosotros porque es parte de la familia. Los animales siempre son una parte importante de la familia.

Una frase de cabecera

“Tanto si crees que puedes como si no, tienes razón”, de Henry Ford.

¿A qué jugabas cuando eras niño?

Como la gran mayoría de mis amigos de niño, a la pelota, pero hasta los 13 años.

¿Qué tipo de alumno eras en la escuela?

Tranquilo y muy estudioso. Brillaba en la escuela porque siempre tuve capacidad de retención y análisis. Mi papá no estuvo en mi vida presente porque no quiso, sin embargo, nunca me distrajo de mis objetos su ausencia. Lo conocí a las 21 por casualidad, pero, no hizo la diferencia en mí. Su desamor pudo haberme marcado y, sin embargo, no. Soy buen padre y cuando me separé, mis 5 hijos se quedaron a vivir conmigo. Siempre busco la parte positiva de la vida y doy lo mejor.

Empecé a trabajar de chico para ayudar a mi mamá, estudié hasta donde pude (5° año) y me vine a Villa María a los 17 a trabajar y alcanzar mis objetivos, tener mi propia panadería y lo logré.

Los funcionarios actuales no hablan con el común de la gente, fuera de la época de elecciones, y no saben qué siente la ciudadanía, por eso no saben dar respuestas

¿Hacés deporte?

Antes hacía pesas, me encanta, pero, ahora no tengo tiempo.

¿Cuál fue el último libro que leíste?

El aprendizaje viene de la reflexión. El que estoy leyendo actualmente es  “Coach ontológico profesional”, de Oscar Anzorena. No obstante, el libro que me cambió la vida a los 15 años, fue  “Piense y Hágase Rico”, de Napoleón Hill, se escribió en 1937, es el segundo libro después de la Biblia, más vendido.

Si bien, es un libro sobre finanzas personales que explica cómo las personas pueden alcanzar el éxito financiero, también enseña sobre la riqueza desde el punto de vista de  la abundancia y la felicidad.  

Una fortaleza y debilidad de la ciudad

Un de las fortalezas más grandes, es su gente. Además, tenemos un parque industrial inmenso para seguir creciendo, una costanera preciosa costeando el río, tenemos una cuenca lechera, agricultura, ganadería, somos privilegiados.

Una de las debilidades de la ciudad, a pesar de tener tanto potencial, es la falta de liderazgo en la conducción política y de empatía con los vecinos. Y las problemáticas base que tienen que ver con el transporte público, la falta de vivienda, la inseguridad y la salud.

¿Vino o champagne?

Vino.

¿Guardás algún recuerdo en tu billetera?

No.

¿Hiciste yoga alguna vez?

No, pero sí medito todos los días 10 minutos.

¿Por qué los vecinos deberían darte su voto?

Conozco de primera mano lo que les pasa a los villamarienses, sé lo que le hace falta a la gente porque a lo largo de mi vida, con la panadería, la radio y las acciones sociales que, he llevado a cabo, terminé conociendo la calle.

Me han ofrecido trabajar en la Municipalidad, pero nunca quise, todo lo que he conseguido fue a base de trabajo y esfuerzo propio.

Los funcionarios actuales no hablan con el común de la gente, fuera de la época de elecciones, y no saben qué siente la ciudadanía, por eso no saben dar respuestas.

Tengo un equipo que va a dar respuestas. Está formado por vecinos del sector privado y con ganas de concretar nuestro proyecto de ciudad.

También podés ver:

[Desde Adentro] Eduardo “Tati” Rodríguez: “Accastello me manifestó que, si es intendente, le gustaría que forme parte de su equipo”
Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *