[El Deschave] La Casa Blanca: ¿Será el principal sostén de Massa?(Primera parte)      

Lo que comenzará a salir a luz…

Escribe: Miguel Andreis

Si la política nacional fuera referenciada en el juego de las letras cruzadas, difícilmente alguien terminaría de llenar un cuadro.

Los entrecruces que se van promoviendo día a día entre los dos candidatos que transitan el camino a un balotaje, carecen de nomencladores o peor, las flechas de direccionamientos giran como un molinete en forma permanente. Nada es lógico y mucho menos democrático.

No se trata solamente de visualizar o imaginar quién podría ser el vencedor, sino del escaparate ideológico que aflora en la superficie. Parece que todo da lo mismo.

Por un lado, el rompimiento del “Juntos por el Cambio”, viejo sueño que venía acuñando Mauricio Macri y, que al final lo logró. Con la complicidad de no pocos radicales, tal vez como ningún otro partido, afectos a las infidelidades políticas, y con sectores del PRO que entendieron que por algo el expresidente tiene, a igual que CFK, un 72% de imagen negativa.

Ya no enamora, pero no pierden su enfermedad de poder. No obstante, Milei y su gente comprendieron que la política en ese nivel debe jugarse con matrícula profesional, el amateurismo es para los campeonatos de barrio.

Milei y su gente comprendieron que la política en ese nivel debe jugarse con matrícula profesional, el amateurismo es para los campeonatos de barrio

Debió beber su propio veneno con respecto a la “Casta”. Aliarse. Ya no le alcanzaba con hablar de la dolarización, ni el estallido del banco Central, menos la venta de órganos, y otros disparates más. No se comprende cómo, entre tantos dislates y extravagantes personajes, Diana Mondino, a quien se la considera una intelectual de la economía, dueña de un Banco Internacional (mejor dicho, varios), pueda salir a expresar que el «mercado de órganos» es «fantástico» aunque «la gente crea que la van a cortar en pedacitos».

Todos amateurs, pero con perfiles de autocracias, no democráticas, apuntando a gobiernos totalitarios. Igual que Massa; Cristina, Axel Kicillof o Macri.

Por su parte el “ingeniero”, se encargó de sugerirle personalmente al ignoto Ramiro Marra, con su soberbia, altanería y desconocimientos de política, que se “borre” de concurrir a los medios de comunicación.

El ingeniero sentenció en una entrevista: “Este pibe nunca atajó un penal y ya se siente Chiquito Romero”. Razones no le faltaban. Ahora, encargarse de esas nimiedades deja en claro que la conducción de la campaña de los libertarios ha quedado en sus manos.

Empezaron las negociaciones sobre el supuesto cambio de votos por cargos

Bullrich, atrapada en su derrota y luego, antes las cámaras televisivas, actuando de un verdadero abrazo de “oso” con quien la había acusado de “asesina montonera” horas antes, terminó firmando su sentencia de retiro de la política. Fue usada como una marioneta sin darse cuenta. O dándose.  

Schiaretti, en cambio, no prometió nada. Sabe que sus seguidores, algunos, le pueden aceptar la sugerencia de inclinarse por los libertarios. Pero solo algunos. Las estimaciones que bajan desde El Panal cordobés no van más allá de un 2,5.

Los mileistas sacan cuentas, suponiendo que el grupo duro de Patricia, estaría rondando un 14% (estimativamente) y que tales sufragios se sumarían a sus arcas. De los radicales no esperan demasiado, algo así como un 14%. La suma total de las suposiciones con las que alientan la esperanza de un triunfo, los llevaría a acercar los guarismos con Masa. Posiblemente sacar una pizca de ventaja (piensan).

Bien, el tigrense, un hombre de versatilidad infinita en la proyección de farsas, y usurpación de funciones, continuaría sin el menor desparpajo avanzando bajo la subliminal amenaza de lo que ocurriría en el país si el hombre de melena y pensamiento enmarañado se alza con el triunfo.

El miedo que subyace en millones de argentinos es que los comicios, puede, en este caso también, atravesar sin demasiados inconvenientes un nuevo fraude

El miedo como factor de presión lo aplica con solvencia quirúrgica. Continuará como hasta el momento, con el exasperante y perverso reparto de dádivas, dinero, y el agotamiento de la maquinita de fabricar sueños y multiplicar pobreza.

Esta, su campaña electoral, fue la más costosa en millones de dólares en la historia de Latinoamérica. Nada lo detendrá, por el contrario, este accionar pandillero se irá acrecentando en la medida que se acerque la fecha de concurrir a las urnas.

Lo que implica, supuestamente, sumar papeles en las urnas sin importar los métodos. La izquierda, da la impresión, al menos desde su dirigencia, que se volcarán por el actual ministro de economía; vaya contradicción, pero no deja de ser los espejos de la realidad; por otra vertiente, el peronismo independiente o no kirchnerista, en gran medida harán valer su consanguinidad.

El miedo que subyace en millones de argentinos es que los comicios, puede, en este caso también, atravesar sin demasiados inconvenientes un nuevo fraude. Recuerdan la logística usada una y otra vez por Chávez en Venezuela.

Dan cuenta que los ardides, léase trampas, para cambiar los guarismos se usaron por miles recientemente a lo largo y ancho de nuestro país por parte del oficialismo…

Lo concreto hasta el momento es la incertidumbre. Sobre la materia del engaño, Massa lleva ventajas siderales. Por un lado, pero, además, nadie pregunta de dónde provienen los millones y millones de dólares con los que se compra la voluntad popular. ¿Solamente del Estado o de organizaciones de las que él no quiere hablar? Claro que, sobre las mismas, es decir incrementar el poder de los narcos dentro la gobernabilidad, tampoco es tema que aborde más claramente Milei…

Si todo esto es complicado de entender, lo será mucho más saber quién podría ser el nuevo socio de Massa… 

(Mañana segunda entrega)

También podés ver:

[El Deschave] Qué es peor: ¿Votar sin convencimiento o no avalar a quienes se burlan de la sociedad?
Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *