[Desde Adentro] Mauro Bizarri: “Tuve propuestas, pero nunca me interesó ser intendente”

Juan Mauro Bizarri (44), secretario de Relaciones Instituciones y Políticas Sociales de la Municipalidad de Villa Nueva, es licenciado en Desarrollo Regional y Local. Nació en Bell Ville y desde los 4 meses, la ciudad lo adoptó. Vivió toda su vida en barrio Las Quintas, se considera buen cocinero con las pastas, caminar es su terapia y le gusta leer. En varias oportunidades le ofrecieron ser intendente y siempre dijo que no: “Principalmente, es una decisión personal y nunca sentí la necesidad de serlo. Uno puede aportar a la ciudad y al proyecto desde el área que esté”.

Entrevista: Carolina Durand

¿Qué barrio te vio crecer?

Las Quintas, mi infancia, mi adolescencia, mi juventud y mi actualidad, nunca me fui del barrio. Mis abuelos paternos, hace décadas atrás, habían comprado una manzana y, de a poco, cada uno fue construyendo su casa, prácticamente toda mi familia vive allí, mis padres, tíos, primos. Y con los años, los vecinos pasaron a ser parte de la familia prácticamente, por lo que, en las fiestas estamos todos juntos.

¿Cuáles fueron tus pasatiempos de adolescente?

Por la edad, compartí mucho con mis primos y los amigos del barrio. Nos íbamos al zanjón a jugar, para la zona del puente de hierro pasábamos horas jugando. En vacaciones, salíamos a la mañana, llevábamos comida para hacer un picnic y volvíamos a la tardecita (eran otras épocas, la inseguridad no existía con los niveles actuales).

Armábamos chozas, subíamos a los árboles, jugábamos a las escondidas, teníamos en el barrio la chacarita de Reynaldi y jugábamos con linternas, fue una linda etapa.

Cursaste la secundaria en el Pío Ceballos. Cuando estás en la Plaza San Martín o en la Iglesia, ¿qué recuerdos emergen de la escuela?

Sí, me recibí allí como Perito Mercantil. Y la plaza era la parada obligatoria. Las horas previas al ingreso, las pasábamos allí, en el Monumento a San Martín y cuando escuchábamos el timbre nos cruzábamos. Es un lugar muy especial.

¿Eras revoltoso o tranquilo?

Muy tranquilo, por demás. Yo era introvertido y totalmente contrario a mi hermana menor, Antonella (con quien me llevo 14 años). Eso me jugó un poco en contra en la universidad, cuando tuve que rendir las primeras materias frente a un tribunal porque nunca había tenido esa experiencia de ser evaluado por tres personales en un final.

Sos peronista. ¿Cuándo tuviste tu primer acercamiento a la militancia?

Mis papás siempre fueron peronistas. De hecho, a la oficina me traje un cuadro de Perón y Eva que, estaba en mi casa.

Desde muy chico me siento peronista y he cantado la marcha peronista. La historia familiar se desarrolló de la siguiente manera. Mis abuelos eran radicales y mis abuelas eran peronistas (porque empezaron a votar con Eva).

Mi abuelo paterno, a mi papá y a sus hermanos, cuando cumplían 18 años los afiliaba al partido radical. Mi viejo nunca se desafilió porque lo toma como un regalo del padre y por respeto, pero, más allá de su afiliación, siempre fue peronista.

Nadie en mi familia ocupó ni ocupa cargos, pero, siempre fueron militantes. En todas las épocas, mi casa fue un comando electoral, organizando reuniones y todo lo que conlleva ser militante de un proyecto político.

Crecí con eso y de ahí supongo devino mi compromiso por la militancia, recorriendo barrios, pegando carteles, llevando votos. Siempre fui inquieto y me atrajeron las causas sociales.

¿En qué trabajaban tus padres?

Mi papá, metalúrgico, y mi mamá, ama de casa. Tuve una infancia linda, tranquila, con amigos del barrio, pero, pasamos algunas necesidades. Siempre fuimos humildes y austeros (hasta el día de hoy). Teníamos piso de tierra, el excusado estaba en el patio, agua de bombeador y a base de esfuerzo y trabajo, de a poco, fuimos accediendo a cambiar esa situación. Nunca nos faltó la comida, pero se valoraba mucho el plato de comida, fuera lo que fuera.

Este proceso me permitió valorar lo que uno va consiguiendo a base de esfuerzo. Ninguno, en mi familia, pretende más de lo que cada uno puede conseguir con su trabajo.

Recorrido de cargos

En diciembre del 2003 asumí como concejal en el gobierno de Marcelo Frossasco con Unión por Córdoba (ingresamos 5 concejales del oficialismo y 2 de la oposición). Repetí un segundo periodo del 2007 al 2011.

Estuve en la Dirección de Deportes, Recreación y Turismo (cuando aún era Secretaría), en Seguridad Ciudadana, volví al Concejo Deliberante y en el último mandato de Natalio (Graglia) asumí en la Secretaría de Relaciones Instituciones y Políticas Sociales.

En varias ocasiones tu nombre resonó como candidato a intendente y nunca prosperó esa idea. ¿Por qué?

Nunca me interesó ser intendente. He tenido propuestas en varias oportunidades, siempre dentro del peronismo (no sé porque o qué habrán visto en mí) pero es una decisión personal y nunca sentí querer serlo.

Siempre he acompañado al peronismo, en su momento con Marcelo Frossasco, luego con Guillermo Cavagnero y en ambas oportunidades con Natalio Graglia. Sentí que puedo ser útil al proyecto desde otro lugar, de hecho, me he adaptado a todas las áreas y siempre dando lo mejor.

Pasaste por muchos cargos políticos. ¿En qué áreas te sentiste más cómodo?

En todas. Si uno tiene la inquietud, la idea de generar algo productivo y generar proyectos, lo hace desde donde sea. El Concejo es un ámbito político partidario que te forma y enseña muchísimo, pero, las decisiones y los tiempos son distintos a los de las Secretarías, en las cuales recae la toma de decisiones y la inmediatez de dar soluciones.

Más allá del área, siempre trabajé de la misma manera. Permitiendo libertad de trabajo a los equipos que me ha tocado coordinar, a medida que se van planteando los objetivos. Quizás esta última Secretaría (de Relaciones Instituciones y Políticas Sociales) es una de las que más trabajo interdisciplinario tiene con el trabajo, el empleo, la vivienda y las relaciones institucionales.

Fuiste elegido presidente de la comisión de bomberos 2022-2024. ¿Qué balance hacés de este primer año?

La invitación a formar parte de la comisión, surgió cuando estuve en el área de Seguridad Ciudadana, a raíz del permanente contacto con la policía y las fuerzas vivas. La invitación, en ese momento, me llega por Henry Mandaio.

Pasé de ser socio a vocal durante cuatro periodos y el año pasado fui elegido presidente de la comisión (2022-2024).

La asociación ha crecido muchísimo en los últimos años, estamos en 2.800 socios. Nos damos cuenta del crecimiento a través de los balances anuales. Estamos superando los 35 bomberos activos y, de 20 aspirantes, la mitad son mujeres.

Estamos evaluando la situación de cada aspirante, porque va a cambiar la ley, y las modificaciones contemplan un cupo mínimo y máximo, con 41 bomberos de máximo (en base a la población) y tenemos vacantes para seis.

En campaña recorriste los barrios acompañando a Franco (Graglia). ¿Qué apreciación hacés del resultado de las elecciones?

Mi impresión personal, fue un error de estrategia por no advertir algunas cuestiones en relación a prioridades de los vecinos en materia de servicios, faltó tiempo para imponer el nombre de nuestro candidato (Franco) y dilatar la interna y cerrar un acuerdo muy a último momento, no nos favoreció. Enfrente había un candidato muy bien instalado (por sus anteriores candidaturas) y la definición fue muy encima de las elecciones.

Otro factor importante, fue la cantidad de votos en blanco, lo que denota, la falta de capacitación (por nuestra parte) a la hora de que el vecino pueda elegir a quien quería con a boleta única.

Natalio (Graglia) hizo una muy buena gestión, la ciudad creció con eventos, obras y nos sorprendió el resultado, pero, claramente en algo fallamos. No obstante, vamos a seguir trabajando.

¿Y tu análisis frente al balotaje con las opciones que han quedado de cara a las presidenciales del 19 de noviembre?

Soy justicialista, me hago cargo de Menem, Duhalde, los Kirchner y Fernández (Alberto). El peronismo tuvo diferentes facetas, pero nunca dejó de ser peronismo y levantar sus banderas.

Considero que, el problema, estuvo cuando el Kirchnerismo quiso meterse en Córdoba, sin sentarse a hablar con el peronismo de Córdoba, en ese momento con De La Sota y Schiaretti, no valorar y respetar el gobierno que venían llevando adelante.

Mi posición personal es que Milei no es la opción, pero lo que yo decida no va a modificar a quiénes voten los villanovenses y, está bien que así sea, cada uno es libre con su voto. Más allá de las vertientes, yo soy justicialista.

¿Tuviste algún ofrecimiento del candidato electo para quedarte en el municipio trabajando en alguna área por tu experiencia en varias áreas?

Tengo amigos dentro de lo que será la nueva gestión, pero, no he pensado ni hablado sobre eso. Mi idea es seguir trabajando con el equipo que hemos formado dentro de la gestión de Natalio Graglia. Porque la militancia y la actividad política es un trabajo de todos los días, es una vocación.

¿Tenés planes a partir del 1° de diciembre?

En materia laboral, desde el sector privado he recibido varias ofertas, propuestas fuera de la política, llegado el momento lo evaluaré. Por lo pronto, aún queda un mes para terminar de trabajar, para la comunidad desde el municipio y, estoy abocado a terminar mi gestión como corresponde.

¿Preferís leer un libro o ver un documental?

Leer un libro, pero, me cuesta mucho hacerme el tiempo para avanzar en la lectura. Quizás en los próximos tiempos pueda hacerlo. En cuanto a series de televisión, documentales o películas, si me acuesto a ver algo me duermo.

¿De qué color nunca te pondrías una remera?

Uso de casi todos los colores, pero, una amarilla flúor no sé si me la pondría, depende las circunstancias.

¿Qué día de la semana no te gusta?

Los martes.

¿Hobbies?

Salgo casi todos los días caminar o trotar. Es una terapia para mí, además, es en el único momento en que salgo sin celular, el resto del tiempo estoy al pendiente de lo que suceda. Le sumo a eso que, cuando caminás, podés ver la ciudad desde otra perspectiva, por lo general lo hago por los barrios.  

¿Pastelitos o tortas fritas?

Pastelitos de membrillo. En esa línea, me gusta cocinar y suelo hacerlo para mis amigos. Me gusta hacer fideos caseros y si tengo tiempo sumo un postre, budín de pan, por ejemplo.

Juntada de amigos. ¿Sos el primero en llegar o el último en irte?

Suelo ser el último en llegar, siempre me están llamando (se ríe) y entre los últimos en irme. Tengo varios grupos de amigos y cuando nos juntamos me distiendo un poco y no estoy al pendiente del horario.

¿Cómo ves la juventud villanovese?

Hay mucha participación porque tienen varios espacios activos desde los colegios, instituciones religiosas e intermedias. Sin embargo, aún tienen que apropiarse más y dimensionar en materia educativa, las oportunidades actuales.

Tenemos muchos programas estatales para estudiar, opciones de universidades, transporte público, material de estudios on line, accesos que en mi época no los teníamos.

 La ciudad tiene muchas comunidades en las que sus hijos estudian aquí y son muy agradecidas de la posibilidad de hacerlo. Tengo amigos que, vienen de países limítrofes y en Perú, Chile, estudiar una carrera equivale a pagar una casa o 5 autos cero kilómetro.

Si tuvieras la oportunidad de presentar un proyecto para que mejore la calidad de vida de los villanoveses, ¿sobre qué sería?

Creo, sería en materia de educación y ambiente. Destinaría recursos en esa dirección. Además, Villa Nueva, creció en las últimas dos décadas potencialmente. Cuando ingresé  a trabajar en el municipio había 12 barrios (2003) y ahora son 36. No obstante, el estado no creció al mismo ritmo.

También podés ver:

[Desde Adentro] Franco Graglia: “Gobernar los destinos de la ciudad que nos vio crecer es algo inexplicable”
Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *