[El Deschave]: Llaryora… Gobernador: “¿¡El ejemplo de lo que pasó con Milei no les sirve!?”

Cuando no se quiere ver el cansancio, fastidio y bronca contenida de la sociedad

Escribe: Miguel Andreis

Leo en El Diario de nuestra ciudad, una nota política que me causó cierto escozor. Diría que una mezcla de impotencia, rabia y decepción. También casi una nomenclatura que nos permite pergeñar una respuesta a la realidad que nos mantiene alerta.

Se trata de un escrito sobre dónde irán a “ejercer” dos funcionarios villamarienses, lo que suena a broma de mal gusto, dentro del flamante gobierno Cordobés de Martín Llaryora. Hombre que aún no asumió y ya comenzó a arreglar con los distintos estamentos políticos, léase oposición, para avanzar hacia su candidatura a Presidente de la Nación dentro de cuatro años.

Emprendimiento que tiene, desde lo económico, un alto costo. Hace unos meses había escuchado en una entrevista realizada a Luis Juez, adelantar estos lances. Mi primer pensamiento fue: “no puede ser verdad, es la diatriba de los vencidos”.

El excandidato afirmaba que “la gente ya va a conocer quién es en verdad Llaryora, todavía no asumió como gobernador y ya se está preparando para ir por la Presidencia…”.

Olvidé el tema hasta que hace dos semanas cuando comenzó a movilizarse en la búsqueda de arreglos con individuos de otras fuerzas o partidos para lograr acuerdos que le quite a la oposición todo tipo de control sobre los gastos públicos que el Ejecutivo pueda hacer.

Allí metió a varios disidentes en la bolsa. Aseguró el número de levantamanos que le darán la impunidad en el manejo de importantes sumas de dinero. Hasta el momento los guarismos en la Cámara Legislativa estaban empatados en 33. Eso ya es parte de la historia. Seguramente el ciudadano de la provincia, la nuestra, proveerá el vil metal para que se lance en la búsqueda del Sillón Rivadavia. Tal vez algunos sueñen que el gobierno de Javier Milei sea de corta duración. Tal vez…

31 ministerios y la desvergüenza de un poder autocrático

En una larga lista que integrarán los 31 ministerios proyectados para gobernar a los cordobeses, aparecen dos (o tres villamarienses) que estarán al frente de los mismos. Martín Gill iría a “Cooperativas y Mutuales”, mientras que Darío Capitani se lo sentaría en la conducción de la “Agencia de Turismo”.

No pocos todavía se interrogan el por qué el resonante triunfo de Milei en el orden nacional. No entienden (o entendemos) que una persona que parecía o sigue pareciendo no estar en sus cabales, sin estructura política alguna, sin recorrer el país, abarrotó las urnas con su imagen. Tal vez deberíamos preguntarnos, como ciudadanos, usted, no se siente que le están tomando el pelo o en todo caso tomándonos como manadas de bobos con estos y muchos más nombramientos.

¿De verdad que Gill está capacitado para desempeñar este cargo en algo tan complejo como Cooperativas y Mutuales? Hay por cientos de personas competentes para que tal operatividad sea adecuada y eficiente. Al poder poco les incumbe, si son necesarios para juntar votos “vengan nomás que las arcas del estado son generosas”.

Lo mismo nos lleva a presuponer que en una provincia con tanto Turismo, mucho internacional, justo se lo designe a Darío Capitani, suena a cachetada. Que, sin entrar en el plano personal, genera muchas dudas de su eficiencia o erudición.

Aquí, perder y por bastante una elección, es recibir el premio de los corchos, a los que siempre se los saca hacia arriba. Los elevan.

No interpretaron el mensaje de la sociedad del pasado domingo

No tengo idea de cómo podrá gobernar Milei, nunca me despertó credibilidad, no obstante, para más de la mitad de la población fue lo antagónico a mi percepción. Sin embargo, si lo que se pretende es buscar entender, comprender qué nos sucedió a los argentinos, solamente tendremos que mirar, como un ínfimo ejemplo, lo que está haciendo Llaryora. Regando de ministerios y nombres, muchos, casi seguro incompetentes pero funcionales a sus proyectos de alcanzar la Presidencia.

Pueden pasar por cualquier casillero, lo mismo les da. La sociedad ni sus pensamientos, no les interesa, cada quién pretende salvarse mamando la teta del Estado y la voracidad o enfermedad del poder. 

Y cuidado, ya aparecerán en poco tiempo cientos de intendentes a los que, se dice en voz baja, que ya los sedujeron para esta campaña, saliendo a convencer ciudadanos.

Si esto que estamos padeciendo no nos sirve como peligroso paradigma, ya que se trata de la construcción de una AUTOCRACIA auténtica, las consecuencias pueden ser fatídicas.

¿Qué les o nos hace falta para aprender que el abismo está muy cerca?… Más cerca de lo que pensamos. Así estamos, queriendo curar un adicto al alcohol poniéndolo a trabajar en una bodega.

También podés ver:

[El Deschave] Martín Gill: ¿De qué Estado cobrará ahora?
Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *