Finito, finito: El edificio más angosto del continente es tan cordobés como La Mona y “el chori”

Conocido como “La Mundial”, se levanta en la esquina de Avenida Emilio Olmos y Rivadavia el edificio más angosto del mundo. Bueno, a decir verdad, de Sudamérica, según quienes más saben. En su parte más reducida tiene solo 3,70 metros de ancho.

No solo existen estadios de fútbol, como La Bombonera en el barrio de La Boca, que parecieran estar cortados por la mitad, o que les faltara una parte, con perdón de los hinchas xeneixes.

También existen edificios que dan la sensación de estar a medio terminar o incompletos. Pero, no se trata de errores de cálculos o fallas arquitectónicas. Un poco por necesidad, otro tanto por no contar con mayor espacio y quizás por algún capricho personal.

Y como no podía ser de otra manera, este edificio céntrico de amplia fachada de 32 metros, pero de perfil muy angosto, declarado patrimonio arquitectónico de la capital cordobesa, ubicado a 200 metros de la Plaza San Martín, tiene una historia particular. Una pelea entre vecinos para ser más precisos. 

Pelea de vecinos

Cuenta la historia que su construcción se originó luego de una disputa entre vecinos en 1927, tras el ensanchamiento de la avenida 24 de septiembre, actualmente la avenida Emilio Olmos.

Para poder agrandar la calle, se procedió a la demolición de una gran parte del edificio que estaba en esa esquina y el espacio que quedó era demasiado estrecho como para construir otro.

El propietario del terreno ubicado detrás de lo que hoy es “La Mundial” ofreció comprarlo a un precio muy bajo. El dueño del terreno angosto se negó a “regalar” su parte y, como ninguno de los dos estuvo dispuesto a ceder su espacio, cada cual se quedó con lo suyo. Así las cosas, el lugar quedó reducido.

Dos arquitectos franceses fueron los responsables de su diseño y recibió el nombre en función de la compañía de seguros que se alojaba en sus oficinas.

La “Gillette”

Con el tiempo, esa empresa desapareció, pero la denominación quedó. En la actualidad, posee oficinas en casi toda su superficie de 5 pisos y una terraza de dos departamentos.

La fachada es de estilo neoclásico y posee muchos detalles, como columnas de distintos órdenes, balaustradas y balcones en hierro forjado.

También se lo conoce como “Gillette”, porque su filo da sobre una de las calles de la esquina donde se construyó.

Sobre “La Mundial” se han tejido numerosas historias o leyendas urbanas, pero nada que pueda comprobarse en realidad.

De todas maneras, es una buena excusa para conocerlo cuando visitemos Córdoba, ya que seguramente no conocías este extraño inmueble, tan angosto y tan particular.

También podés ver:

[Historias] Poderoso el chiquitín: El hotel más pequeño del mundo

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *