[Historias] China y su expansión voraz: Un nuevo “canal de Panamá” en Centroamérica

Escribe: JULIO A. BENÍTEZ – benitezjulioalberto@gmail.com

Lo que está sucediendo políticamente y económicamente en las actuales relaciones entre Argentina y la República Popular de China es tema poco frecuentado en los medios.

La misteriosa base china en Neuquén.

Pero todo se vuelve interesante, teniendo en cuenta que China tiene instaladas dos bases en nuestro país, una cerca de Neuquén y la otra en Malargüe (Mendoza) y ya ha firmado con Nicaragua la construcción para construir en su territorio, un canal que permitirá unir el Océano Atlántico con el Océano Pacífico.

¿Necesidad imperiosa o simplemente para competir y a la vez tener prioridades sobre el Canal de Panamá, inaugurado el 18 de noviembre de 1903?

Un nuevo canal

La fuente indicada al pie dice: “El 8 de julio de 2014, la empresa china HKND Group anunció oficialmente sobre este contrato con la nación centroamericana, que ya señala la ruta del canal interoceánico, así como la construcción de 4 subproyectos más.

El primero de esos subproyectos estaría formado por dos puertos, uno en Brito (Océano Pacífico) en el departamento de Rivas y otro en Punta Águila, jurisdicción de Punta Gorda en la Región Autónoma de la Costa del Caribe Sur.

Ambos puertos tendrían una capacidad para 2,8 millones de toneladas y 25 millones de TEU (abreviatura del inglés, unidad de medida igual a 20 pies), y que C.C.C.C. (China Comunicationns Construction Company) Second Harbour Consultants sería la encargada del diseño de ambos puertos.

El segundo subproyecto será la zona que tendrá un área comercial libre, otra de procesamiento para exportación, una más para oficinas financieras, así como la creación de una ciudad para 140.000 habitantes, que construirá la empresa Shenzhen LAY-OUT Planning Consultants. La zona de libre comercio ofrecerá 130.000 puestos de trabajo y generará 27 mil millones de dólares anuales en el 2030 según los cálculos realizados.

El tercer subproyecto sería un aeropuerto cerca del canal, en la ciudad de Rivas, con capacidad para 1 millón de personas y 22 mil toneladas, que servirá para cubrir rutas internacionales de largo y mediano alcance, cuyo diseño lo realizará la compañía Civil de Aviation Engineering Consulting Company of China.

El cuarto subproyecto serían las carreteras y puentes que unirían a Nicaragua con su región sur y unirían los distintos subproyectos del canal y estarían siendo diseñados por China Railway SIYUAN and Design Group.

Sin embargo, existiría oposición, por el costo, que sería del orden de 25 mil millones de dólares estadounidenses (25 veces el presupuesto anual de dicha nación centroamericana).

Apoyo y oposición

Este nuevo canal permitirá aumentar el tránsito transoceánico de barcos de carga más grandes, pesados y con mayor calado y también contribuirá a promover el comercio entre los países de América Latina y Europa y entre China con América, Brasil y Europa, al permitir un mayor tránsito de carga de mercaderías (en menos tiempo), lo que permitirá aumentar la importancia comercial y de navegación del Océano Pacífico en el siglo XXI.

Pero este proyecto, como se puede leer en párrafo anterior, cuenta con una fuerte oposición de los EE.UU., debido a que el contrato fue firmado por el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega y HKDN sin darlo a conocer, y sin discusión alguna con la sociedad civil del país centroamericano, por lo que lo consideraron sumamente dañino para su estabilidad social.

La oposición dio a conocer con base en criterios ambientales y los siguientes argumentos: 1) Que el acuerdo viola la Constitución de Nicaragua, pues entrega a HKND la soberanía del país por 50 años, prorrogables a otros 50 años. 2) Que se podría dañar el lago Nicaragua, que es la reserva de agua más grande de Centro América, así como el nivel del Río San Juan que su nación debe proteger de acuerdo al tratado limítrofe firmado con Costa Rica. 3) No da ventaja alguna al país, pues todos los ingresos le quedarían a HKND y ésta no tendría obligación de usar empresas constructoras ni mano de obra local, ni pagar ninguna clase de impuestos y podría adquirir esas tierras a precios inferiores a su verdadero valor, sin que los dueños tengan derecho a recurso alguno.

Hubo manifestaciones populares, pero la ONG Amnistía Internacional dijo que las autoridades nicaragüenses actuaron “con demasiada y excesiva violencia, arrestando arbitrariamente a los manifestantes”.

Entonces cabe la pregunta: ¿Conocemos los argentinos, que es lo que dicen los contratos firmados oportunamente por nuestro país y la República Popular de China respecto de las dos bases citadas en el segundo párrafo de esta nota?

También podés ver:

[Historias] Las increíbles coincidencias entre Patoruzú y Mickey Mouse, el personaje de Disney

Fuente: Por Carmen Grau Vila-RevistaCIDOB-12/2016-https:soi.org/10.24241/rcai.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *