[Opinión] ¿Y si inventar votantes que no existen fue la gran maniobra del gobierno?

Escribe: Miguel Andreis

Las informaciones nos desbordan. Inmovilizan. Confunden.  En ocasiones nos llenan de dudas. Aquel viejo apotegma de que nada mejor para disimular un elefante en la calle es largar otros cien. Es lo que acontece con los diferentes medios digitales y, aquellos que no lo son.

Sin embargo, en ocasiones aparecen videos-audios que obligatoriamente por su contundencia nos obligan a pensar. En un país donde todo es posible, como el nuestro, nada debería sorprendernos, menos aún si observamos la cotidianeidad de quienes gobiernan y las indolencias de todas las oposiciones. Casi sin exclusión.

La ineptitud copula con las farsas del poder y el resultado son los monstruos que paren en cada acción. La sociedad en gran parte cooptada por el poder a cambio de planes, subsidios, o votos comprados de la manera más ruin, nos siguen demostrando que para nada sirve esta “democracia representativa” que dejó de ser eficaz o equitativa hace años, al poco tiempo de su creación en 1912.

Dicha herramienta esencial en su creación quedó caduca apenas el populismo se hizo del poder. Hoy se convirtió en un instrumento exponencial para someter a la gente. Aquello del voto secreto, obligatorio y universal está perimido. Feneció hace décadas. Defender a la misma es continuar dándole un arma al sometimiento del poder. Perdón, a los tres poderes.

Este accionar no es nuevo en el mundo… el populismo sabe de argucias exterminadoras

Después de escuchar el video con el audio, lo menos que podemos hacer es intentar reflexionar. No obstante, mínimamente en una “democracia participativa”, contaríamos con otros elementos para que tal denuncia se investigue exhaustivamente. Cosa que no ocurrirá en este caso.

Muy factiblemente esta denuncia quedará en la nada. Es la manera de retroceder que tenemos como país. Ya no pasa por creer en la “derecha o ultraderecha”, las complejidades y sociedades de los que mandan nunca cómo antes han quedado tan expuestas. No necesitan disimularlas.

El discurso de la izquierda que no cambió ni un punto ni una coma desde los setenta, es de una liviandad pasmosa. Intrascendente. Las ideologías permanecen en terapia intensiva a punto de que se le desconecte el respirador y nadie derrama una lágrima. Ya no es necesario.

El “Ejército” de millones de marginados actuarán, hablemos de más de 10 millones, si es necesario operarán de la misma manera que antes lo hicieron los uniformados. Tal vez dirían que como las acciones provienen del pueblo ya no se trataría de “terrorismo de estado”.

Es muy posible que de eso se trate el futuro por el que la dirigencia que se supone más democrática no hace nada para cambiarlo. Por el contrario, se unen en esa sociedad anónima de una corrupción voluptuosa y una impunidad que al ritmo del sarcasmo nos somete a una vejación cotidiana cada vez peor.

Volvamos al video- audio y escuchemos con atención. Afirmar que todo lo que allí se dice es cierto, puede ser temerario, ahora, negar lo que allí se explica y pone en números, es aún más temerario y cobarde. Es lo que pretenden. El silencio, siempre el silencio.

  • Mirá el video:

Compañeros comunicadores, Marcelo y Mario, me indican algunos parámetros evaluativos sobre los fundamentos en cuestión, por ejemplo, los datos del SENAF son del 20- 21, no del 22 como allí se dice.

Claro que es preciso recordar que por más un año no se dieron a conocer las cifras del censo. Por otra parte “si a la casta no le cierra los números de la economía, ¿por qué deberían cerrarle los números de la o las elecciones” ?; no podemos dejar de observar con cierta desconfianza el por qué salió tan, pero tal mal el censo que estuvo a cargo de Marcos Lavagna, un servil sin fronteras. ¿Casualidad o ineptitud?

Y estos amigos adicionaron: “Por qué a los billetes le es tan fácil imprimirlos sin respaldo alguno -una estafa exponencial-, esos papeles han quedado demostrado que en gran medida se usan para comprar voluntades a la hora de votar, para incrementar los planes, que se multiplicaron indefinidamente en los últimos meses, para que los planeros se reproduzcan. Tal vez optaron por lo más fácil, claro no les pidamos moralidad ni ética. Fue necesario fabricar nuevas identidades. Millones si todo desde la confección de las mismas hasta los padrones están bajo la mano del Estado. Simple tenían todo en bandeja para obrar inescrupulosa y delictualmente, ya que el Censo solo fue una suma de inconsistencias.

Nada que sirviera para conocer los datos sobre dónde está parado (o acostado el país). Nada y si hubo algo lo ocultaron. Acaso el comandante Chávez en Venezuela no había hecho algo muy parecido en sus inicios de destrucción de Venezuela. O idéntico. Vale pensar que, en este estado de farsas, a la primera que “vacunaron” fue a Bullrich, la sacaron volando para que no ingresaran al ballotage. Una menos.  

No olvidemos que entre el primero y el tercero solo lo separaban tres puntos, una bicoca para tantos millones de documentos (DNI) de dudosa validez. Quedan en el tintero un sinfín de preguntas, ¿el ingeniero Mauricio Macri nunca supo nada de esto? ¿Lo ignoraba?  Tal vez su desmedida egolatría lo emborrachó de complicidades. Perdón por mi suspicacia. Fue tan ambivalente, incoherente, extravagante y llamativo su accionar, siempre desde las sombras o apelando a argumentos tan bizarros como incomprensibles: “me lo pidió mi hija Antonia” (lo de aliarse con los libertarios).

Lo cierto es que, indiciarían que Massa llegaría con algunas ventajas a los sufragios finales; por otra parte, lograron romper “Juntos por el Cambio” lo que no es menor, y hacer naufragar a Milei, cuya experiencia política no alcanza a la de un caprichoso niño de Jardín, o en todo caso, el hombre de peinado exótico no logró entender los mensajes cósmicos que le enviaban sus perros.

Caro precio el que deberemos pagar la sociedad. Ojo, que esto recién empieza…

Vale la pena escuchar y mirar con atención los números que en el audio se denuncian…  

  

También podés ver:

[El Deschave] El gran enemigo de Massa… ¿Será Milei?
Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *