[La Columna de Noelia Benedetto] Psoriasis y sexualidad: Cómo convivir con la enfermedad

Escribe: Lic. Noelia Benedetto (Psicóloga y Sexóloga)

La psoriasis es una enfermedad inflamatoria del sistema inmunológico que puede afectar a la piel, a las uñas y las articulaciones. Es crónica y se presenta en brotes, con exacerbaciones y remisiones y no es contagiosa.

Puede provocar inseguridades, vergüenza, disminución de la libido, afectar la autoestima o que aparezcan síntomas relacionados con la depresión, la ansiedad, el aislamiento social y la estigmatización.

Dos tercios de las personas con la enfermedad pueden desarrollar psoriasis genital en algún momento. Alrededor del 25% tiene afectados los pliegues cutáneos que involucran la zona de los genitales.

Los síntomas pueden incluir dolor y escozor durante y después del sexo. La actividad sexuall también podría provocar un brote de psoriasis genital, ya que pequeños traumatismos de la piel debidos a la fricción pueden exacerbar la psoriasis en esa zona.

En las personas con artritis psoriásica, el dolor en las articulaciones y la fatiga, pueden determinar dolor y movilidad reducida durante las relaciones sexuales.

Sugerencias para vivir una sexualidad plena conviviendo con psoriasis:

1. Comunicación abierta: Hablá con tus vínculos sobre ello. Esto crea un ambiente de comprensión y apoyo mutuo.

2. Aceptación y confianza: Trabajá en la aceptación de tu imagen corporal.

3. Cuidado de la piel: Consultá a profesionales dermatólogos para encontrar un plan de cuidado de la piel adecuado.

4. Ropa interior cómoda: Cómoda y suave en la intimidad para evitar irritaciones innecesarias.

5. Lubricantes: A base de agua para reducir la fricción y la irritación.

6. Protección: Si utilizás conservantes o métodos de barrera, elegí los que no irriten tu piel.

7. Explorá tu Cuerpo: Aprendé a erotizar y disfrutarlo. La psoriasis no define quién sos y no determina tu deseabilidad.

8. Hidratar: Utilizá cremas sin alcohol, fragancias o colorantes para evitar irritaciones.

También podés ver:

[La columna de Noelia Benedetto] Educación sexual Integral, la ley de dudosa y escasa implementación
Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *