Mucho más que información

[Opinión] Milei, ese personaje: Un presidente influencer

Escribe: Cristina Pablos

La definición de personaje es: “persona de distinción, calidad o representación en la vida pública”.

En el caso del presidente lo veo como un “influencer” disfrutando de su posición.

¿La agenda de Milei es la misma que la del país? Lo percibo al presidente más enfocado en su rol de líder liberal-libertario, con ganas de ser un referente mundial. En ese caso estaría un poco desenfocado de la agenda del país.

Tuvo entredichos con los gobiernos de Perú, Colombia, Brasil, Méjico y, más recientemente, España.

Me da la impresión que a Milei le agrada ser el “niño malo de la película” sin importarle que bajo su responsabilidad hay 47 millones de argentinos que lo votaron y los que no.

Si bien el país necesita un líder fuerte está de más un bravucón. Su carácter es impulsivo, disruptivo, contestatario y no lo va a cambiar, pero el límite es su investidura presidencial.

Al presidente Javier Milei se lo observa como un “influencer” disfrutando de su posición

Debo reconocer y aceptar que Milei es el primer líder político del siglo 21. Todos los que gobernaron entre 2000 y 2023 fueron dirigentes que se formaron en la era analógica y aplicaron métodos de centurias anteriores.

El libertario se inició en la política en la era de la comunicación digital y entendió a la perfección cómo construir poder a través de las redes. Es en ese marco que se habla de “batalla cultural”.

Según las encuestas más recientes Milei tiene el 58% de aprobación de la gente. La revista TIME lo consideró un excéntrico jefe de Estado. Al pertenecer a una (o más) generación anterior, tal vez, preferiría un líder más formal.

Si bien Menem bailó con odaliscas, CFK bailaba mientras había saqueos en 14 provincias en 2013, Macri bailaba en el bunker de campaña y Alberto Fernández cantaba tocando la guitarra durante la pandemia, eran cosas, quizás, espontáneas.

Muy distinto es organizar un show en el Luna Park, con la excusa de presentar su libro, para que Milei diera rienda suelta a sus habilidades como “rock-star”.

Si bien no es de mi agrado ese papel, lo voy a juzgar por lo que haga debajo del escenario, no arriba, con la economía, la educación, la salud, la inseguridad, etc.

El presidente seguirá así, con su carácter y forma de ser; en el exterior se lo reconocen. Es invitado al G7 el 20 de junio, recibirá una distinción nuevamente en Madrid y otra en Alemania. Me gustó su discurso del 25 de Mayo en la ciudad de Córdoba. Se refirió estrictamente a la fecha destacando a los hombres que forjaron nuestra Patria.

Prometió convocar a un Consejo de Mayo del que participarán: un representante del gobierno, uno de los diputados, uno de los senadores, uno de los sindicalistas y uno de los empresarios.

Eso será siempre y cuando el Congreso le dé las herramientas para trazar la hoja de ruta para su gobierno, y terminar de completar su gabinete, léase Ley Bases.

¿Podrá?

También podés ver:

 [Opinión] Los argentinos y la felicidad (o la infelicidad)
Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *